«Hoy nos volvieron a golpear, pero sabemos que van a florecer en la semilla, las flores y las voces de exigencia de justicia y cambio».

México, DF, 6 de diciembre, 2014.-   Miles de personas volvieron a salir a las calles para manifestarse y exigir la presentación con vida de los estudiantes normalistas que llevan dos meses desaparecidos. Universitarios, campesinos, maestros, organizaciones sociales y la sociedad civil de nuevo gritaron la consigna “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”. 

Desde las nueve de la mañana comenzaron las manifestaciones con la llegada de los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) a Chapultepec, para iniciar un recorrido hacia los pinos y después incorporarse a la marcha convocada del Ángel de la Independencia al Monumento a la Revolución. “Llegamos 34 sesiones de 28 estados de la República, para unirnos a la exigencia de los compañeros normalistas”, anunció un profesor de la coordinadora. Cabe señalar que en el contingente de los profesores se  capturó y se exhibió a 12 personas como infiltradas, quienes iban amarradas. 

En el mitin realizado en el Monumento a la Revolución, a 100 años de la “entrada” de Villa y Zapata a la Ciudad de México, padres de los jóvenes desaparecidos del pasado 26 de septiembre en Iguala, Guerrero, confirmaron la muerte de uno de los 43 estudiante normalista, Alexander Mora Venancio, de 21 años, estudiante de la Escuela Normal “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa. 

«Hoy nos volvieron a golpear, pero sabemos que van a florecer en la semilla, las flores y las voces de exigencia de justicia y cambio», expresó el padre de familia que anunciaba la muerte de Alexander Mora Venancio, perteneciente al municipio de Tecoanapa. Comentó que los restos del estudiante se encontraron entre los hallados en el basurero de Cocula, Guerrero, y que la noticia fue confirmada por el grupo de peritos forenses argentinos (único organismo en el cual han depositado su confianza y que cuenta con la legitimidad para declarar muertos a los jóvenes). Un fragmento de hueso y una muela fue lo que arrojo estos resultados.

Durante el mitin, David estudiante de la normal de Ayotzinapa, dijo que la lucha no se termina con la noticia de la muerte de su compañero Alexander; al contrario, les da fuerza para continuar con la búsqueda de los demás desparecidos y que no van aceptar que los culpables sigan arraigados y sin castigo. Mencionó que para ellos las fiestas navideñas dejaron de ser importantes, pues su mayor preocupación es que vuelvan los estudiantes que les arrebataron y hace un llamado a las sociedad civil apelando a que las vacaciones no sean motivo para dejar en el olvido lo sucedido en Iguala.

“Una pared pintada no vale lo de una vida. Una puerta de un palacio no vale lo que valen nuestros compañeros. Una puerta se puede recomponer, una puerta se puede volver a construir, pero una vida no se recupera. Un hijo no puede volver a nacer. Una puerta no tiene ningún significado para nosotros, no tiene ninguna relevancia, porque no es nada simbólico”, comentó David. 

Por su parte Omar García, sobreviviente al ataque del 26 de septiembre, enfatizó que quieren una justicia que “abarque a todos los Abarca que existen en el país”, ya que en cada estado se está padeciendo lo mismo que en Guerrero, pues México se encuentra lleno de fosas comunes y de desparecidos. Reconoció el valor de quienes han sido reprimidos por apoyar su lucha, como los del 20 de noviembre, que a pasar de haber sido amedrentados no dejaron de contar del uno al 43 y gritar “¡Justicia”; dijo que ese valor es el que les da fuerza para seguir adelante, el que estimula a los padres y estudiantes. 

“Somos guerrerenses y sabemos como se juega en Guerrero. Nosotros no estamos para juegos, mucho menos cuando se trata de nuestros compañeros. El ejército tiene mucho que ver con lo que pasó, los están protegiendo y en lugar de investigarlo los premian con medallas. El 42% del batallón de Iguala ha sido trasladado a otro lado, están recibiendo entrenamiento especial y con la orden específica de que va a empezar de nuevo la guerra sucia, como en los años 70′. Ejemplo de ellos son los compañeros que detuvieron el 20 de noviembre; les dijeron que los llevarían a Ayotzinapa, que los iban hacer pedacitos y después los iban a incinerar. Ese es el pensamiento que tiene Enrique Peña Nieto. ¿Cómo vamos a responderles? Tenemos que responderles de la misma manera, no nos vamos a quedar cruzados de manos. Mientras nos dejen solos, hablando solos a los padres y estudiantes, esto se va a olvidar: queremos que no se olvide. Esta es nuestra mayor exigencia; eso ya no se lo pedimos al gobierno, se lo pedimos a ustedes”, así finalizó Omar García su participación en el mitin. 

También las organizaciones sociales manifestaron su solidaridad y apoyo: la organización campesina “El Barzón”, quienes señalaron que “Peña Nieto no es Ayotzinapa”, como lo declaró hace unos días; “él es el grupo Atlacomulco que significa represión, corrupción y explotación hacia el pueblo mexicano. No se puede dar la vuelta a la hoja como pretende, hasta que se encuentren los 43”. 

También tomó la palabra la Coordinadora Nacional Estudiantil -que se conformó el pasado 30 de noviembre en la normal “Raúl Isidro Burgos”- para dar a conocer sus demandas donde exigen la presentación con vida de los estudiantes normalistas, castigo a los culpables por los hechos del 26 y 27 de septiembre y libertad a todos los presos políticos. Para finalizar, la comunidad gay dio a conocer la conformación de su contingente para unirse a la exigencia que ha mantenido a todo el país en constantes movilizaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here