Si el gobierno a nivel internacional ha puesto en vergüenza a nuestra patria aquí está el pueblo de México, que a nivel internacional está mostrando que es un pueblo digno.

México DF, a 11 de diciembre de 2014.-  El día internacional de los Derechos Humanos se celebró en la ciudad de México con un acto cargado de significado. Organizado por el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, se rindió homenaje al estudiante normalista torturado y asesinado Julio César Mondragón Fontes. Al acto, además de la esposa, hija y tíos de Julio César, arribaron los padres de los 42 estudiantes de Ayotzinapa aún en calidad de desaparecidos y Ezequiel Mora, padre de Alexander Mora, uno de los 43 a quien en días pasados el equipo especializado de forenses argentinos logró identificar entre los restos del basurero de Cocula.

Pasadas las cuatro de la tarde, en la parroquia de Sta. María de la Asunción del Centro Universitario Cultural y concelebrada por los sacerdotes Miguel Concha y Jesús Ramos, párroco de la parroquia de la Solidaridad en San Pedro Mártir, dio inicio una misa que se convirtió en canto de esperanza para conseguir justicia.

Desde la profunda fe popular que profesan los padres y familiares de los estudiantes de Ayotzinapa, y la sociedad civil que ahí les acompañaba, la celebración religiosa se convirtió en tribuna para exigir al gobierno de México se abrieran ya las líneas de investigación que permitieran esclarecer los crímenes de lesa humanidad y las graves violaciones de derechos humanos cometidos contra Julio César Mondragón, Alexander Mora y los 42 estudiantes aún desaparecidos. En la voz del padre Concha resonaron las exigencias de Verdad y de Justicia: justicia legal por los hechos recientes pero también justicia social y distributiva para todos los mexicanos; ya que, recordó “lo que ellos reclaman como maestros rurales es que haya justicia legal, justicia de a deveras, que haya equidad, que cambie este modelo económico que no ha sido más que autor de la concentración de los bienes que dios a puesto para beneficio de todos en manos de unos cuantos … justicia, no concentración de los bienes en unos cuantos cada vez más bastos”.

Miguel Concha afirmó también que el primer elemento para la reparación del daño, como reparación real y no sólo para que los de arriba “salgan del paso”, es no manchar la memoria del que ha sido ejecutado, torturado o desaparecido, como continuamente ha  pretendido hacer el gobierno mexiano al intentar vincular a los estudaintes de Ayotzinapa con el crimen organizado. El segundo elemento, sin el cual no existe reparación del daño es que se haga justicia y para ello es indispensable, a decir del padre Concha “abrir otras líneas de investigación, que incluye investigar a las demás policías, no sólo a la de Iguala, y hay que investigar a las fuerzas armadas”, ya que la barbarie que se cometió contra Julio César y los demás normalistas le recuerda “no se porque, las barbaridades que se hacían en Guatemala cuando el ejército guatemalteco quería barrer con los campesinos y las campesinas”.

Antes de concluir la celebración religiosa, Ezequiel Mora, padre de Alexander Mora anunció en un acto simbólico y por la voz del padre Miguel Concha que ha decidido ocupar el lugar de su hijo, ahora él es el 43.

Al concluir la misa, dentro de la misma parroquia, inició el foro Memoria, Verdad y Justicia para Ayotzinapa, en el cual participaron entre otros: el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vittoria, los padres de los 43 normalistas detenidos-desaparecidos, estudiantes del colectivo de artistas, el colectivo de mamás y papás porteando por la paz, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y la Red Todos los Derechos para Todos.

En el acto se recalcó la responsabilidad del Estado en el grave delito de la desaparición forzada de personas. “Ayotzinapa, Tlatlaya, fue la gota que derramó el baso, pero el pendiente de derechos humanos en México no inicia ahí, la  agenda es grande y es vieja”, afirmó Abel Barrera y recordó que en Guerrero diciembre son días “aciagos, son días oscuros, de mucha tiniebla, de mucha sangre, de mucha bala, de mucha impunidad y de muchas autoridades corruptas y asesinas”. El 7 de diciembre de 2011 desaparecieron a Eva Alarcón y Marcial Bautista defensores del bosque de Petatlán, el 12 de diciembre de 2011 mataron a Jorge Alexis y Gabriel Echeverría estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, en diciembre de 2014 sumamos los asesinatos de Julio César Mondragón, Julio César Nava, Daniel Solís y Alexander Mora, y esta lucha incansable por los 42 que siguen desaparecidos.

Durante el foro el señor Felipe de la Cruz, a nombre de los padres y las familias de los 43 estudaintes detenidos-desaparecidos afirmó que a pesar de las trabas que está poniendo el gobierno “nosotros los vamos a seguir buscando vivios y exigiendo la justicia”, agregó que mientras no les entreguen vivos a sus hijos no habrá descanso para el gobierno ya que “vamos a continuar hasta tener en nuestros brazos a los 43 jóvenes que hoy nos faltan”.

Así mismo respondió a las declaraciones del almirate Vidal Francisco Soberón, Secretario de Marina: “dicen como si estuvieramos tontos… dicen que somos manipulados los padres de familia. Queremos decirles que los títeres son ellos, que están bajo las órdenes del presidente corrupto y asesino que tenemos en México y que ya no tenemos miedo a lo que venga. Tenemos miedo del silencio que se siga habiendo entre la gente de México que aún no se atreve a protestar y a decir ¡ya basta a la impunidad de estos gobernantes!… por eso hoy nosotros estamos recorriendo todo el país, para deicr al pueblo que ha llegao el momento de deicr ¡ya basta!, para decir que este sistema tiene que caer y tiene que cambiar, pero antes tienen que entregarnos a todos los jóvenes que nos faltan”.

Durante su intervención el el foro Miguel Concha afirmó que: “Si el gobierno a nivel internacional ha puesto en vergüenza a nuestra patria aquí está el pueblo de México, que a nivel internacional está mostrando que es un pueblo digno. Somos nosotros, el pueblo, los que definitivamente han hecho que nuestra patria no tenga un rostro tan vergonzante y tan desagradable. El régimen podrá ser lo que sea, pero el pueblo es digno, el pueblo tiene valores, el pueblo es solidario, el pueblo busca justicia, el pueblo quiere la verdadera paz, el pueblo es un pueblo digno”. Y finalizó anunciando, a nombre de las organizaciones de derechos humanos que han redactado un plan sobre cómo sí se puede hacer Justicia en torno a las desapariciones forzadas, con lo cual se demuestra, además, que la sociedad civil mexicana sí tiene un plan y un proyecto para el país por el cual “tenemos que seguir luchando”.

El foro finalizó con la participacion de la familia de Julio César Mondragón y la petición de Cuitlahuac Mondragón, tío de Julio César, para que se difundiera que a casi tres meses de la tortura y brutal asesinato de su sobrino, las líneas de investigación que sigue el gobierno son, una por delincuencia organizada y la otra por simple homicidio calificado; pero núnca aparece la realidad que fue una ejecución extrajudicial. Agrega para finalizar que “si existe un estado de derecho, que se dejen de discursos y que lo cumplan porque ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here