Ciudad de México, 04 de agosto de 2018

El pasado jueves 2 de agosto de 2018, participantes de la comunidad Poetry Slam México enviaron una carta a Jorge Volpi Escalante, coordinador de Difusión Cultural de Radio UNAM ―con atención a Benito Taibo, director de dicha institución―, con el propósito de solicitar que se cancelara el Campeonato de Poesía de Radio UNAM, debido a que integrantes del colectivo organizador han sido señalados en diversas ocasiones por violentar sexualmente a varias exponentes de este movimiento.

El Campeonato de Poesía de Radio UNAM, difundido en redes sociales, es un evento organizado por Editorial Circo Literario y está programado para realizarse en 5 sesiones, los días 2, 9, 16, 23 y 30 de agosto en la Sala Julián Carrillo de Radio UNAM.

La dinámica de este campeonato es la del slam poetry o slam de poesía: pequeños torneos en los que quienes participan tienen tres minutos para recitar un texto de su autoría, usando solo su voz, su texto y su cuerpo.

Los slams de poesía se realizan en México desde 2005, a la fecha son varios los colectivos, tanto mixtos como separatistas ―como el Slam FeMx en el que solo pueden participar mujeres― que gestionan este tipo de encuentros poéticos en diversas regiones del país. Incluso, algunos exponentes como Edmeé García «Diosaloca» y Juan Sant han viajado a otras latitudes del mundo para representar las voces mexicanas, y en 2017 se realizó el primer Circuito Nacional Poetry Slam en el que se enfrentaron representantes de varias regiones de la República.

No obstante, en su larga trayectoria, el slam mexicano también ha sido trastocado por la violencia de género propagada en casi todos los rincones del país. Como resultado, las poetas exponentes de este movimiento han levantado la voz y han solicitado a Radio UNAM que cancele el Campeonato de Poesía del Circo Literario, pues sus organizadores han sido señalados por ejercer violencias de diversos tipos: desde hostigamiento sexual, acoso, agresiones físicas contra exponentes o invitaciones a jóvenes de 16 años para relacionarse sexualmente.

En el texto enviado a las autoridades de Radio UNAM se menciona que este colectivo y sus simpatizantes cometieron, por lo menos, dos tipos de violencias descritas en la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia: psicoemocional y sexual.

Al respecto, se relatan los testimonios de dos personas que, por seguridad, pidieron el anonimato, una de ellas afirma que Jesús de la Peña, director del Circo Literario, intentó besarla y tocarla sin su consentimiento; cuestión que él ha negado en reiteradas ocasiones, a pesar de que no es el único señalamiento.

En el mismo documento, otra de las poetas manifiesta lo siguiente, también respecto a Jesús de la Peña:

«Su violencia escaló de lo psicológico a lo físico. Una noche de diciembre de 2015, fuimos a mi domicilio porque iríamos a una fiesta cerca de ahí. Estábamos solos en mi casa, yo llevaba muchos días sin dormir, estábamos los dos sentados en mi cama y, en un huacal a un lado, Jesús estaba haciendo unas líneas de cocaína, en algún momento comenzó a inhalar sobre la cama y yo me quedé dormida no sé cuánto tiempo, cuando desperté él estaba sobre mí con el pene de fuera golpeándome la cabeza con él y yo tenía los pantalones abajo. Lo empujé y solo se burló de mí: ‘ya sé que no te gusta, eres adicta a las vaginas’. Le pedía que se fuera. Me amenazó con lograr que quedara como mentirosa si decía algo, ‘nadie te va a creer’, sentenció».

Esta situación destapó la cloaca y el Circuito Nacional MX Poetry Slam emitió un comunicado en el que, además de manifestar su desacuerdo con las actitudes de los integrantes de Circo Literario (Jesús de la Peña, Abraham Sánchez Sánchez «BossKabron», Carlos Chávez), revela que el Colectivo RockStar liderado por Alan Casas y otros integrantes (Nimay, Maiki Trauma, Sandino Bucio, Rayénari, Xolotl, Juan Manuel, Israel Gayosso y el Marsupial) han cometido actos violentos contra participantes del Poetry Slam México, sin que a la fecha se responsabilicen por sus actos:

«Sus prácticas van desde la intimidación verbal, los golpes, el acoso sexual, la agresión sexual hasta la violación; así como la discriminación virtual y presencialmente de otros modos de vida, sostenida en un discurso y en un obrar machista, homofóbico, lesbofóbico, tranfóbico y gordofóbico».

Asimismo, a partir de la autocrítica señalan otras formas en las que el machismo se hace presente en esta dinámica poética:

«…son actos machistas […] CUANDO: 1) el jurado tiene una formación total o mayoritariamente de hombres aun cuando la participación es mixta. 2) Prevalecen como slammaster hombres, dando a la mujer u otros géneros un lugar secundario. 3) LOS GESTORES, SLAMMASTERS, PARTICIPANTES, ASISTENTES O ALIADOS HOMBRES DE MANERA PRESENCIAL O VIRTUAL SE REFIEREN, INSTIGAN O SOLAPAN POR OBRA U OMISIÓN HACIA LAS MUJERES DE MANERA SEXUAL Y SIN CONSENTIMIENTO, MENOSCABANDO CON ELLO LA PRESENCIA ARTÍSTICA DE LAS COMPAÑERAS».

También aseguran que han intentado trabajar con este tipo de violencias, generando espacios llamados Círculos de hombres, en los que el propósito es reconocer sus actitudes machistas, no obstante, la participación ha sido mínima.

Cabe mencionar que, tras hacerse públicos en redes sociales estos documentos, otras participantes han manifestado que vivieron situaciones similares con los mencionados, quienes, además, se conocen y solapan entre ellos sus actos machistas.

Un ejemplo es que este evento se promocionó en el programa de radio por internet Fábulas en Sol, conducido por el fundador del Colectivo RockStar, Alan Casas, en el mismo programa el invitado Israel Gayosso (Chihuahua) intentó besar a una de las participantes del Poetry Slam, cuando ella lo rechazó, él comenzó a insultarla con agresiones verbales.

«Me gritaba que era una mamona, con un lenguaje corporal muy agresivo. Pero afortunadamente se desenmascaró a tiempo, porque cuando estábamos en la cabina de radio, previo al programa, fue muy insistente con su invitación para que yo fuera a Chihuahua. Si hubiera ido, quizá la agresión hubiera escalado a algo físico, quizá no estaría en este momento contando lo sucedido. Al principio confías en él, porque te vende la imagen de que es un poeta que visibiliza la situación de las mujeres en Ciudad Juárez», comentó la mujer agredida, en una breve entrevista.

Asimismo, testimonios identifican a Alan Casas como un agresor, pues ha intentado tocar a compañeras, a una le levantó la falda sin su consentimiento y a otra, cuando ella llegó a los slams de poesía con tan solo 16 años, le envió mensajes por inbox para insinuarle que tuvieran relaciones sexuales.

Simpatizantes e integrantes del Circo Literario han denostado estas declaraciones y aseguran que esta situación es un intento por dividir al movimiento Poetry Slam México, no obstante, las mujeres han sido claras y han manifestado que su objetivo es exigir espacios seguros a quienes organizan este tipo de eventos:

«Para los que nos acusan de querer dividir el movimiento slam en México: Nuestro objetivo NO ES expulsar a exponentes del slam de espacios que hemos generado con el trabajo colectivo, el OBJETIVO es generar espacios seguros para quienes participan de esta dinámica poética (generaciones actuales y venideras). No obstante, quienes no estén dispuestos a dialogar y continúen con la posición de desvalorizar los testimonios de las mujeres que fueron agredidas, no tendrán las puertas abiertas, por representar un riesgo para quienes han externado sus experiencias negativas».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here