Guadalajara, Jalisco, 18 de octubre 2018.- “En Bolivia expulsamos a la empresa Abengoa, por que al igual que en Jalisco, tuvo la osadía de participar en un procedimiento de privatización el agua, plagado de corrupción, de una oscuridad total y una complicidad absoluta con los gobernantes de aquel entonces.” Así lo declaro, Oscar Olivera Foronda, ganador del Premio Goldman en el año de 2001, dirigente social y portavoz de la Coordinadora de Defensa del Agua y la Vida, quienes en el año de 1999 realizaron una lucha social contra la privatización del agua en Cochabamba, Bolivia, mejor conocida como la Guerra del Agua y que concluyó con la expulsión de tres transnacionales, una de ellas la empresa española Abengoa.

A través de un video, Oscar Olivera, mejor conocido como el Guerrero del agua, envió un saludo al próximo gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro desde Cochabamba, Bolivia.

“Un saludo a Don Enrique Alfaro, le saluda Oscar Olivera, un hombre común que vive en Cochabamba Bolivia, un lugar que se encuentra en el corazón de Sudamérica, un territorio tan hermoso como Jalisco donde usted hace poco fue elegido gobernador por los próximos años.”

El también dirigente sindical, recordó su visita a Temacapulín, Acasico y Palmarejo, comunidades que mantienen una lucha desde hace más de 13 años contra el proyecto Presa El Zapotillo–Acueducto Zapotillo León, que los amenaza con inundarlos.

“He tenido el privilegio, la alegría y el compromiso de estar en Temacapulín, Acasico y Palmarejo, tres pueblos que desde hace más de 10 años pelean por la vida, por su territorio, contra la injusticia, la arbitrariedad, la corrupción, el autoritarismo y el desprecio a nuestros pueblos.”

Oscar Olivera, recordó a Enrique Alfaro el levantamiento popular realizado en el año 2000, conocido como La Guerra del Agua, donde el pueblo boliviano expulsó a la mutinacional estadounidense Bechtel, la italiana Edison y la española Abengoa, quienes apoyados por el gobierno de Bolivia intentaron privatizar hasta el agua de lluvia.

“Quiero decirle que aquí en el año 2000 hubo un levantamiento popular que se denomino La Guerra del Agua, y este levantamiento popular logro expulsar a tres grandes trasnacionales de nuestro territorio que al igual como esta ocurriendo ahora en Jalisco, en estos tres poblados, quiso ocupar nuestro territorio y quiso convertir el agua en una mercancía quitando la posibilidad a todos los seres vivos de reproducir la vida.”

Olivera recordó que dentro de las tres transnacionales se encontraba Abengoa, empresa española a quien la Comisión Nacional del Agua (Conagua), dieran la concesión para construir el acueducto El Zapotillo-León, y que actualmente exige a la Conagua el pago de seis mil millones de pesos como indemnización por no haber podido construir el acueducto de 140 kilómetros.

“Abengoa, empresa transnacional que esta en varias partes del mundo y que hoy atraviesa enormes dificultades financieras y administrativas, estuvo dentro de estas tres multinacionales. Fue expulsada por que Abengoa, al igual que en Jalisco, tuvo la osadía de participar en un procedimiento de privatización el agua, plagado de corrupción, de una oscuridad total y una complicidad absoluta con los gobernantes de aquel entonces.” Detalló Olivera.

Por lo anterior, el Guerrero del agua solicitó a Enrique Alfaro que escuche a las demandas de las comunidades para que juntos construyan una gestión del agua participativa.

“Los pueblos no aceptamos aquello, por eso yo quiero pedirle a usted como gobernador Señor Alfaro, que escuche las demandas de esos tres pueblos que incluyen el desmantelamiento total de esta represa, que la gestión del agua sea una gestión integral y participativa con los pobladores y que se puedan resarcir todos los daños ocasionados por esta arbitrariedad y esta injusticia.”

“Le pido de Señor Alfaro, si usted cree en este pueblo que voto por usted y si cree en Dios, que escuche la voz del pueblo, por que la voz del Pueblo, dicen, es la voz de Dios. Muchas gracias.”

Lo anterior se da después de que el próximo gobernador de Jalisco, a través de su cuenta oficial en twitter, se comprometiera a dar con los responsables del “desfalco” de 600 millones de pesos que el Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal), sin embargo no mencionó que el dinero fue entregado a la empresa Abengoa y que seria usado para construir el acueducto El Zapotillo-León, dos plantas potabilizadoras de 3.8 metros cúbicos por segundo y un macro circuito distribuidor de 40 kilómetros.

Sin embargo Abengoa apenas si realizó obras menores como la transportación de tuberías que se encuentran abandonadas desde hace ya tres años en diferentes puntos de los Altos de Jalisco.

Por su parte, María González Valencia, del Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario (IMDEC), explicó para Somoselmedio que la participación de la empresa Abengoa en contubernio con la Conagua, el Gobierno de Jalisco y Guanajuato ha significado un derroche de fondos públicos, incluido el dinero de los trabajadores del Instituto de Pensiones de Jalisco.

La defensora detalló que no solo son 600 millones los que se deben de investigar con lupa, como lo dice Alfaro, sino los 1600 millones de pesos que Abengoa  cobro a la Conagua al momento de ganar la concesión.

A lo anterior se suman los más de 706 millones de pesos, dentro de los que se encuentra el dinero del Ipejal, que se le han entregado a Abengoa desde el  2014, año en que la empresa anunciara su entrada en quiebra. “Desde entonces el gobierno mexicano, de Jalisco y Guanajuato han intentado su rescate usando fondos públicos”. Abundó María González.

En agosto de 2017, al no poder salir de su crisis financiera, Abengoa presentó su renuncia para la construcción del acueducto El Zapotillo-León demandando al Gobierno Federal por cinco mil millones de pesos al responsabilizar a la Conagua por no haber cumplido con la liberación de los derechos de vías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here