Las protestas protagonizadas por los “chalecos amarillos” durante los últimos días en París, Francia, parecen haber llegado a su fin con la suspensión por seis meses sobre la ecotasa que le impuso el gobierno de ese país a los combustibles.

El primer ministro, Édouard Philippe, anunció la moratoria de seis meses del controversial  impuesto a los carburantes (combustible y gas) que debían entrar en vigor en enero, justo cuando el invierno en el continente europeo es más fuerte.

Philippe anuncio de igual manera que el aumento en las tarifas de electricidad se “pararía” por lo menos seis meses, antes los violentos hechos que se registraron en la capital francesa en los últimos

Foto: Nantes Révoltée

El funcionario explicó durante una conferencia televisada, que el “gobierno de Francia es garante de la paz pública y que fijar el rumbo y mantenerlo es una necesidad para gobernar el país. Pero ningún impuesto pondrá en peligro la unidad de la nación”.

En sus declaraciones, el primer ministro también se refirió a los cuatro muertos y centenas de heridos que se registraron en las movilizaciones y prometió perseguir y castigar a los culpables de los destrozos registrados en París y en todo el territorio galo donde se cometieron actos de vandalismo.

El funcionario no mencionó nada de prohibir las protestas en la capital francesa, pero insistió que los organizadores deben solicitar la debida autorización y garantizar que se realizará en paz.

Otra de las medidas de emergencia dictada por el gobierno francés ante la ola de disturbios, fue la de cancelar por seis meses una nueva inspección técnica de vehículos, que se vislumbra mucho más estricta que la actual y también había generado malestar entre los dueños de vehículos automotores.

Foto: Nantes Révoltée

El primer ministro también se comprometió a iniciar un diálogo nacional sobre los impuestos y las medidas de transición ecológica, luego de reconocer que el problema de los servicios públicos vienen desmejorando desde hace años “y son el producto de una profunda injusticia contra los que trabajan largas horas con baja remuneración y tienen que pagar impuestos en exceso”.

En redes sociales, los ciudadanos galos no creen mucho en el discurso del primer ministro, aplauden que entre las promesas conocidas hoy, se bajen los impuestos. Entre las decepciones del pueblo francés anta las declaraciones del funcionario, está la poca credebilidad en la promoción de los transportes públicos y la oferta de nuevas viviendas.

Sin embargo, mientras dure la suspensión de la ecotasa, será discutidas medidas para amortiguar y compensar el nuevo impuesto que se espera se comience a aplicar, con los respectivos cambios, en la época de verano o cuando los franceses salen de su país a vacacionar.

** Con información del Ciudadano.cl

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here