Tras mitin frente a PGJCDMX, liberan a primer indígena

Por Mercedes Matz

0

Un mes después de que integrantes de la comunidad otomí en México se manifestaran frente a las instalaciones de la Procuraduría de la Ciudad de México, este martes se llevó a cabo la audiencia de acuerdo reparatorio en la que se acordó la absolución de un indígena integrante de la comunidad, quien pasó dos meses internado en el Centro Varonil de Rehabilitación Psicosocial (Cevarepsi) y quien previamente estuvo como persona en calidad de desaparecida las dos semanas siguientes a su detención.

Durante el mitin, los manifestantes acusaron a las autoridades de una persecución en su contra con tintes de discriminación hacia el grupo indígena que habita en diversas colonias de la Ciudad de México.

Nota relacionada: Después de 10 días de búsqueda encuentran a indígena con discapacidad detenido en el Reclusorio Sur

Luego de varias horas de exigencia, fueron atendidos por la titular de la institución, Ernestina Godoy, con quien se acordaron mesas de trabajo para revisar la decena de casos de indígenas que actualmente están presos acusados de diferentes delitos y a quienes, aseguran vecinos y familiares, se les ha violado sus derechos, entre ellos, el del debido proceso.

Familiares aseguran que tuvieron que llegar a esa instancia y emprender las acciones de protesta para que se pudiera dar celeridad a uno de los casos que han denunciado, pues de otra manera, estos son ignorados.
Por lo pronto, en la audiencia de este día, además de que el juez declaró una sentencia de carácter absolutorio, también se acordó que la persona indígena pagará mil setecientos pesos a modo de reparación, luego de ser señalado por supuestamente robar un espejo retrovisor de un automóvil último modelo en la colonia Roma.

Nota relacionada: Comunidad otomí en la Ciudad de México exige la liberación de dos indígenas

Originalmente la audiencia de acuerdo reparatorio estuvo programada para el pasado 9 de enero, sin embargo, ésta fue cancelada al no contar la presencia de la víctima y de un traductor que asistiera al acusado, quien tiene discapacidad auditiva, de habla y sólo entiende la lengua otomí.

En este caso, sería uno de los familiares quienes asistirían en dicha tarea, pero al no tener conocimiento del proceso para ingresar a los juzgados, tuvieron un retraso de un par de minutos, por lo que les fue negada la entrada, tal como señalaron en una breve entrevista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here