El Congreso de la Ciudad de México exhortó el pasado 30 de enero a la Cámara de Diputados, que el delito de feminicidio sea considerado como grave, así como el abuso y la violencia sexual a menores y la desaparición forzada de personas.

La propuesta fue presentada al Pleno por la diputada Paula Soto, presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, y apoyada por las fracciones parlamentarias de Morena y el PT. El Pleno de la Comisión Permanente del Congreso aprobó esta proposición respaldada por una votación unánime.

Soto expresó que “No considerar al feminicidio como delito grave es un paso más hacia el pantano en el que estamos sumergidas. Es por eso que presentamos esta proposición con punto de acuerdo por el que se exhorta a la Cámara de Diputados a que incluya entre los delitos que ameritan prisión preventiva oficiosa al feminicidio, abuso o violencia sexual contra menores y delitos en materia de desaparición forzada de personas y desaparición cometida por particulares”.

Así mismo, Paula Soto remitió en su discurso la palabra “feminicidio”, citando a la escritora feminista Diana Rusell y su obra La política de la violación. “Su idea de feminicidio nos permite nombrar con la fuerza de una sola palabra a un mal que nos aqueja solo por ser quienes somos. Su legado nos permite trazar con claridad los pliegues del odio con el que se nos viola, abusa y asesina. La claridad de Rusell arroja luz en un pantano de miseria humana, que nos recuerda que estamos todavía muy lejos de la mejor versión posible de nuestra triste civilización”, señaló.

Además, la diputada aseguró que la causa de la violación está lejos de ser una desviación conductual, sino que, en cambio, es una consecuencia predecible del mecanismo de opresión, conocido como masculinidad. Por último, Soto puntualizó que, en tanto que la misoginia es esencial para llevar a cabo un feminicidio, los tipos penales con definiciones neutrales de género no son suficientes, “justo porque no enfrentan al odio que yace en el centro de su ejecución. Nuestra protección exige valentía frente a la violencia y no solo buenas intenciones”.

Cabe señalar que los delitos graves son incluidos dentro de los crímenes que ameritan prisión preventiva y el Pleno de la Comisión Permanente del Congreso aprobó esta proposición respaldada por una votación unánime, suscrita por Paula Soto Maldonado.

Actualmente el Código Penal vigente indica que el feminicidio se castiga con 20 o 50 años de prisión. “El término ‘feminicidio’ fue acuñado por primera vez en 1970 por Diana Russell. Esta expresión surgió como alternativa al término neutro de ‘homicidio’ con el fin político de reconocer y visibilizar la discriminación, la desigualdad y la violencia sistemática contra la mujer que, en su forma más extrema, culmina en la muerte”, señala Mujeres sin Violencia 2016.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here