Los ríos desbordados y la ciudad inundada ¿y aún así insisten?

0
San Gabriel, Jalisco. Despues de la avalancha de lodo y raices el 3 de junio de 2019. / Foto: @Oswi_Ramos

Por Red Indignada

¿Cuántas lagunas de Cajititlán y de Zapotlán podríamos llenar con las lluvias que hoy escurren por el pavimento de Guadalajara? (caso León y su inundación reciente*) Los temporales pasan y desde hace décadas que ningún gobierno municipal o estatal (o alguna administración federal) se hacen cargo de reparar la red de drenaje de una ciudad como Guadalajara por la cual se fugan cientos de miles de litros al año.

Desde el 2013 El Informador publicó que de tres mil 457.9 kilómetros de líneas para el servicio de agua potable en Guadalajara, dos mil 544.1 deben ser sustituidos por tener una antigüedad de entre 31 y 80 años, sin embargo el grupito de constructores de Jalisco sigue reacio en que la única solución para mejorar el abastecimiento de agua es un sistema de presas sobre diferentes ríos mientras las ciudades se inundan varias veces al año y tiran el agua que llega cada día.

Tanto se tira que las pérdidas de agua representaron 33% del volumen extraído por el SIAPA durante los últimos cuatro años y la cosa no va mejorando si se toma a consideración que ese porcentaje era del 28% en 2013. Si esto no fuera suficiente, en otro artículo publicado por el mismo medio en Febrero de 2019 señala que:

Según el manual de “Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento” de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), “un proyecto de incremento de oferta de agua no puede ser concebido si no existe un programa que permita la reducción de las pérdidas físicas”. El organismo federal recomienda una disminución de hasta 25% en este problema, “dependiendo de la localidad y el nivel actual de pérdidas”

En consecuencia lo esbozado posteriormente por el texto “Presas iniciadas y no terminadas en Jalisco” no cumple desde el inicio con lo que la misma autoridad jalisciense en materia de aguas establece. ¿Por qué se construye una obra a 140 km de una ciudad a la que pretende beneficiar si sus vecinos saben que sus tuberías están rotas y se les va un tercio de su agua por ellas? ¿El plan es tener más agua para seguir desperdiciándola?

Un sistema de grandes presas aumenta los impactos por el cambio climático, no existe ninguna evidencia con datos, ni referencia alguna que se aporte para probar lo escrito por Carlos A. Hernández quien afirma que las obras ayudarán a revertir la sobrexplotación de los acuíferos como lo menciona en su artículo del 16 de Junio. Por lógica, el agua superficial tiene mucho mayor grado de evaporación que la que se almacena en los sistemas subterráneos. Además las cortinas de estos megaproyectos impiden la circulación rio abajo de flora, fauna y sedimentos importantes para innumerables ecosistemas de las diferentes regiones.

Por otro lado, con el sistema de “alcancías” agujereadas, el acceso al agua se modifica de manera dramática al dejar de proveerse a través de pozos, a cambio de una gran caja de caudales, esto implica forzosamente un proceso de privatización en donde la obra funciona como una hipotética “solución” para la ´demanda’ de agua pero el truco está en que la presa no hace más que convertirse ella misma en una oferta para las empresas del mercado internacional. Así más que cubrir la necesidad de servicios básicos de cientos de barrios y colonias, la intención del gobierno y los empresarios es aumentar la disponibilidad de agua principalmente para el riego y el ramo de la construcción. Que facilite “impulsar” el crecimiento del PIB a través de la exportaciones de monocultivos como las fresas o el aguacate que han aumentado su valor de forma exponencial en los últimos años o que decir del crecimiento desmedido de las ciudades y la especulación inmobiliaria en el caso de las grandes urbanizaciones.

En el caso de la capital de Jalisco, ¿Es justo que Guadalajara cumpla sus proyecciones hacia 2050 a costa de la desaparición de tres pueblos completos en la barranca del Rio Verde? ¿Para beneficio de quien es la obra? ¿Para las necesidades de las personas o para las necedades del mercado? ¿Es ético plantear la destrucción de los hogares y la agresión a los derechos de las personas de dichos pueblos a cambio del supuesto beneficio estipulado? ¿Es coherente seguir aumentando el tamaño de la ciudad si el suministro de agua es deficitario y los acuíferos de los valles y cuencas cercanas están abatidos?

Pero esperen, no todo esta tan mal, en todo caso, ¿cabría la posibilidad de intercambiar el destino de los deseos hidráulicos, -por no decir dinosauricos-, y en vez de inundar Temaca podriamos abnegar el conocido crucero de Ávila Camacho, Patria y Américas? Digo, seguro nadie habrá visto hasta ahorita que Los Colomos tiene un importante potencial para invernaderos ¿verdad? Así todos felices y contentos ¿no?, matamos dos pájaros de un tiro, almacenamos agua, derruimos un edificio que nunca tuvo razón de ser y para finalizar, empezaríamos a respetar a los pueblos que cuando llegó Nuño de Guzmán, llevaban ya más de 500 años habitando la barranca del rio verde y el rio Santiago.

Va una copa a la salud del agro, las inmobiliarias y el extractivismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here