Mitzi Yanet Torres Quintero es periodista en Morelia, Michoacán; el pasado 20 de agosto fue revictimizada, agredida y detenida ilegalmente por policías municipales, luego de denunciar que había sido víctima de un intento de violación y tras identificarse como reportera.

Ante estos acontecimientos que evidencian la ola de violencia social e institucional contra las mujeres en México, el gremio de periodistas Red #NiUnoMás Michoacán junto con Comunicación e Información de la Mujer A.C. (CIMAC) y distintas organizaciones feministas en el mismo estado, han repudiado estos eventos y se han solidarizado en una sola voz para exigir ¡Justicia para Mitzi!

Por Dalia Souza / @DalhiaSouza

“Hola, mi nombre es Mitzi Torres soy reportera de televisión en Morelia, Michoacán; fui víctima de un intento de violación y al solicitar apoyo de la policía municipal estos arribaron al lugar y, sin embargo, más que ayudarme me detuvieron revictimizándome, me subieron a una patrulla, la cual al momento de indicarles que yo era periodista se inició en mi contra un maltrato físico y psicológico…”

Este es un fragmento del testimonio de Mitzi, que la Red de periodistas #NiUnoMás Michoacán difundió a través de distintos canales de comunicación para visibilizar el contexto de violencia social e institucional radicalizada, que experimentan las mujeres en el estado; de manera particular, hacia las mujeres que laboran dentro del gremio periodístico.

Para Patricia Monreal, vocera de la Red, es un hecho que el contexto de violencia hacia las mujeres se ha radicalizado en todo sentido y hacia todos los sectores; pareciera, explica, que nos encontramos frente a un efecto de “bola de nieve” que “va agregando una serie de elementos, que después se vuelven un foco de agresiones por parte de autoridades y otros actores públicos”:

“Comenzando por ser habitante de una ciudad que está sumergida en la inseguridad y en la violencia; a ello, le agregas el factor de ser mujer, luego, le agregas el factor de la falta de credibilidad de las autoridades hacia el dicho de las mujeres; y a eso, todavía le incluyes el hecho de ser periodista como un elemento, como un factor de mayor agresión”.

En ese sentido, refiere Lucía Lagunes, Directora general de Comunicación e Información de la Mujer A.C. (CIMAC), que, si bien, lo ocurrido con Mitzi es un claro ejemplo de lo que le puede suceder a cualquier ciudadana, también evidencia dos situaciones fundamentales. La primera de éstas tiene que ver con la no instrumentación de un mandato que ordene a las autoridades –en este caso policías- proveer seguridad y protección a las mujeres; y la segunda, comprueba una vez más la criminalización hacia el trabajo periodístico:

“…cuando ella se identifica como periodista hay una mayor agresión y saña hacia ella por el oficio que está desarrollando. Lo que nos deja ver es esta criminalización que se ha hecho hacia la labor periodística que tiene como resultado que las autoridades puedan ser mucho más violentos cuando nos identificamos como periodistas”.

A través de un comunicado, la Red #NiUnoMás ha repudiado y condenado la agresión perpetrada en contra de Mitzi por tres elementos de la Policía Municipal de Morelia –entre éstos dos mujeres- así como, por la jueza cívica y el médico legista quienes actuaron de manera omisa cuando la reportera fue llevada por los elementos de seguridad a los separos para ser detenida ilegalmente por casi ocho horas.

Durante el tiempo que estuvo detenida fue agredida verbalmente por los agentes de seguridad quienes “se asomaban a su celda para burlarse de ella y hacerle comentarios como: “pobrecilla reporterilla”, advierte Artículo 19 en su posicionamiento sobre el caso. También, refiere el documento, cuando finalmente Mitzi Torres fue liberada, la Jueza Cívica le ordenó una multa por supuestamente “alterar el orden público” y con ello, le negó ser revisada por un médico legista pues, a decir de la autoridad “ella misma se había golpeado mientras estaba en la celda”

Por esta razón han demandado al presidente municipal Raúl Morón y a la Comisión Municipal de Seguridad Ciudadana de Morelia que, los procedimientos internos iniciados en contra de los funcionarios públicos involucrados, sean llevados con rigor para lograr la sanción a los responsables; asimismo, han requerido la revisión de los Protocolos de actuación de la Policía Municipal, pues según advierten, esta corporación es “fuente de quejas continuas ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos”.

Con ello, han exigido al gobernador del estado Silvano Aureoles Conejo, “ordenar la aplicación efectiva de las medidas de protección previstas por la norma, a través de la Unidad Estatal de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de Michoacán” para garantizar la seguridad de Mitzi frente a cualquier amenaza o represalia.

Al respecto, advierte Patricia Monreal, las respuestas hasta el momento han sido “tibias” de parte de la autoridad municipal y estatal, pues, fue hasta después de visibilizar el caso Mitzi a través de las redes de comunicación, que éstas comenzaron a reaccionar. Si bien, los procesos judiciales han iniciado gracias al acompañamiento legal que la reportera ha recibido de parte de su abogado, así como de sus compañeros periodistas, aún no hay certeza de que todos los funcionarios involucrados hayan sido sancionados.

Hasta el día viernes 23 de agosto, la Comisión Municipal de Seguridad Ciudadana sólo había informado de la separación de los tres elementos que amedrentaron y agredieron a Mitzi, sin embargo, no se tiene conocimiento hasta el momento de qué sucederá con la jueza y el médico legista, quienes también están sometidos a este proceso.

Video Red NiUnoMás Michoacán: Mitzi Torres denuncia agresiones por policía municipal de Morelia

Una campaña de desacreditación

Respeto a las medidas de protección iniciadas, explica Monreal, se sabe que éstas fueron otorgadas gracias a la petición que el abogado de Mitzi hizo directamente ante la Fiscalía del Estado de Michoacán, mismas que, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) solicitó el jueves 22 de agosto a través del comunicado de prensa DGC/319/19. En dicho documento, el organismo reconoce que las mujeres periodistas “están expuestas a la violencia institucional y la revictimización cuando acuden a denunciar agresiones tan graves como la violencia sexual en su contra”.

Pese a este reconocimiento público, precisa Patricia Monreal, preocupa la campaña de revictimización, desacreditación y agresiones en contra de Mitzi. De acuerdo con la periodista, los ataques provienen de elementos de la Policía Municipal quienes, incluso, con perfiles falsos, han utilizado las redes sociales para deslegitimar su denuncia y los hechos de los que es víctima. A ello se ha sumado también una campaña de deslegitimación de su dicho de parte del Ayuntamiento de Morelia:

“Una mujer que denuncia un intento de violación, luego es golpeada por las mujeres elementos de seguridad que tuvieron que ofrecerle protección y ayuda; y ahora estamos viéndolo nuevamente con la campaña que se pretende generar para restarle y demeritar a la persona, a la mujer víctima”.

En ese sentido, afirma Mitzi Torres en entrevista, la carga negativa del discurso oficial que ha ofrecido la Comisionada de Seguridad de Morelia, Julissa Suárez Bucio respecto al caso, argumentando que miente sobre las agresiones de las que fue víctima el pasado 20 de agosto, ha propiciado no sólo la polarización de la opinión pública, sino, además, ha puesto en juego su credibilidad y con ello, el respaldo social:

“Actualmente tenemos una Comisionada de Seguridad que más que atender esta problemática la ha dejado de lado. Ella salió a decir que yo estaba mintiendo y que no había habido violencia de ninguna forma. Entiendo que quiera defender a su institución, pero lo que hizo fue hacer que la sociedad me atacara a mí; simplemente con el hecho de afirmar que yo mentía, todos empezaron a afirmar que yo mentía”.

Esta campaña no sólo de desacreditación, sino de revictimización, afirma Mitzi, le vulnera y atenta nuevamente contra su seguridad, bienestar y recuperación:

“porque ha sido un proceso muy difícil sobre todo desde que el ayuntamiento comenzó esta campaña para desacreditarme… Y digo: “no se cansan, después de todo lo que me hicieron, no se cansan de seguirme agrediendo”.

Agresiones a mujeres periodistas: omisión e impunidad

“Ser mujer y ser periodista en este país lleva un doble riesgo”, advierte Mitzi, pues pareciera, insiste, que las autoridades “nos ven como enemigos”.

Para ella, lo que le sucedió, es el reflejo de una ideología predominante de repudio contra la prensa de la que no sólo ella ha sido víctima, sino también, otros muchos compañeros y compañeras que han sido agredidos ejerciendo el quehacer periodístico:

“Esto que me pasó a mí, es un reflejo de esa ideología que predomina tanto por parte de las autoridades y de la sociedad. Leí algunos comentarios que decían: “los periodistas se sienten intocables” o “ya porque es periodista puede hacer lo que quiera”. Al final cuando haces tu trabajo lo haces con el objetivo de mantener a la sociedad informada, no entiendo en qué momento nos ven como un enemigo”, precisa Mitzi.

Por ello, coincide en que el contexto de violencia social e institucional se ha radicalizado en todo sentido y hacia todos los sectores, especialmente sobre las mujeres en el estado y, de manera particular, hacia quienes laboran dentro del gremio periodístico:

“Es un escenario muy burdo porque por una parte sufro una agresión como mujer, luego sufro una agresión como ciudadana y sufro una agresión por ser periodistas” afirma.

Como periodista feminista especializada en perspectiva de género, Lucía Lagunes explica que, en México, la violencia hacia las mujeres periodistas vio un repunte en el sexenio de Enrique Peña Nieto, particularmente durante el año 2018 cuando se registraron 101 agresiones. De acuerdo con las cifras que ha documentado CIMAC, durante su administración se registraron 480 atentados a mujeres periodistas a lo largo de todo el territorio nacional, la mayoría de éstos, perpetrados por agentes del Estado:

“Sus perpetradores son agentes del Estado, es decir, son funcionarios públicos en el nivel del poder Ejecutivo, son policías, son las Fuerzas Armadas quienes han estado siendo señaladas por las periodistas, precisamente como sus perpetradores en las agresiones”, afirmó Lucía.

Con ello, denuncia que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra de la Libertad de Expresión (FEADLE), ha dejado pasar inadvertidas cada una de estas agresiones, pues, según precisa, además de mantener los casos en total hermetismo, el común denominador entre ellos, es la falta de justicia y sanción a los responsables:

“A lo largo de estos seis años, con lo que nos encontramos, además, es que la Fiscalía para atender delitos contra la Libertad de Expresión “FEADLE” por sus siglas, prácticamente mantiene las investigaciones no sólo en secrecía, sino en la impunidad total”.

Sin perspectiva de género en los mecanismos estatales y federal de protección a periodistas y defensoras

“Por desgracia no hay una incorporación real de la perspectiva de género ni en las unidades de atención que existen en las entidades federativas, ni en el mecanismo de protección federal” advierte Lucía Lagunes.

Si bien, esta mirada transversal debería existir dentro de las oficinas de gobierno para la atención de las mujeres periodistas y defensoras que han sido víctimas de alguna agresión, la falta de autonomía en las mismas, limita, en opinión de la experta, trabajar a favor de las víctimas. Además, precisa, este contexto de omisiones y deficiencias gubernamentales, condiciona no sólo la capacidad de reacción ante los casos, sino también, la posibilidad de contar con un análisis de riesgo desde una mirada con perspectiva de género.

Por lo tanto, expresa Lagunes, resulta vital que el sistema judicial rompa con la cadena de complicidades que permiten que estas agresiones hacia las mujeres, en Michoacán y en todo el país, sigan perpetrándose sin un ápice de justicia o sanción. De esta forma, explica la experta, mientras no se llegue hasta el último eslabón, el Sistema de Justicia seguirá ocultando la violencia contra las mujeres, más aún, en los casos donde, quienes están involucrados en las agresiones son las autoridades.

Además, señala, es importante que se construya desde la sociedad una cultura de sanción social en contra de la violencia hacia las mujeres, que contribuya a detener esta práctica impune.

Empresas periodísticas cómplices en la omisión

“No hay un respaldo del medio”, advierte Lucía Lagunes, tras cuestionarle sobre el acompañamiento que los medios de comunicación ofrecen a sus periodistas en caso de sufrir un atentado contra su seguridad. Desde el análisis de CIMAC, las empresas periodísticas no asumen la responsabilidad que tienen hacia sus trabajadoras y trabajadores, una situación que determina no sólo el estado de vulnerabilidad al que se enfrentan cuando desempeñan su labor, sino además, condiciona su acceso a la justicia y a la reparación cuando son víctimas de algún delito relacionado con su deber:

“La mayoría de los casos que hemos acompañado en CIMAC, la mayoría de los medios de comunicación busca que la propia periodista no los señale, no haga referencia al medio porque dicen entre comillas “no quieren problemas”. Y eso deja en un estado de gran vulnerabilidad a la periodista porque se encuentra entre la presión del medio por tratar de resolver el caso cuanto antes posible para que no genere conflictos, y su propio deseo efectivo de buscar la justicia y la reparación del daño”

En su opinión, “esta crisis que están viviendo los medios de comunicación y la situación de precariedad y vulnerabilidad laboral que están viviendo las y los periodistas en el país, es muy grande”. Aún más, porque en casos como el de Mitzi, como el de muchas y muchos trabajadores y trabajadoras de la comunicación en el país, la presión es mayor; puesto que, por un lado, intentan mantener su fuente de empleo, y por el otro, se disputan entre la presión del medio para no hacer públicas las agresiones y su deseo de justicia y reparación:

“Necesitamos que los medios de comunicación asuman su responsabilidad en la protección de periodistas, no sólo con generar buenas condiciones laborales, sino darles respaldo a sus trabajadores y a sus trabajadoras cuando viven una agresión, porque en ese sentido, las periodistas cuando encuentran el eco en sus medios tienen un camino menos tortuoso”.

Video: Red NiUnoMás Michoacán. Manifestación 27 de agosto #JusticiaParaMitzi en Michoacán.

Mientras tanto en Michoacán: violencia flagrante y generalizada hacia las mujeres

Si bien el gobernador de Michoacán Silvano Aureoles Conejo, aseguró que en dos años podría “levantarse” la Alerta de Violencia de Género que 14 municipios del estado ostentan –entre ellos Morelia- desde el 27 de junio de 2016, lo sucedido a Mitzi evidencia la falsedad de sus declaraciones, así como, el contexto de impunidad a los casos y la falta de sensibilización a los servidores públicos:

“Morelia es uno de los municipios en los que está declarada la Alerta de Violencia de Género contra las mujeres y evidentemente como mujer nos resulta muy grave, muy significativo y real, pese a todos los protocolos y procedimientos que se han instrumentado. A dos días de que el gobernador hablaba sobre que en dos años podría levantarse la Alerta de Género, vemos que el municipio los servidores públicos no están preparados para abordar este tipo de casos” advierte Monreal.

Según explica la vocera de la Red NiUnoMás Michoacán, es importante destacar lo anterior, pues el llamado que hizo Mitzi para recibir ayuda de parte de autoridad municipal fue por “violencia hacia la mujer”; sin embargo, los elementos que acudieron al llamado de auxilio en lugar de ofrecerle ayuda, le revictimizaron argumentando sobre su comportamiento y posterior a ello, tras identificarse con periodista, le agredieron físicamente.

#JusticiaParaMitzi, #JusticiaParaTodas

Este ha sido el lema con el que Mitzi ha decidido caminar durante las últimas semanas. Si bien, reconoce que, desde el trabajo periodístico ha apostado por la visibilización de la violencia que viven cotidianamente las mujeres y las niñas en Morelia; tras los atentados en su contra y luego de tomar la decisión de hacer público el video con su denuncia, comenzó dimensionar la ausencia de visibilización, acompañamiento, apoyo y atención a las mujeres que han sido víctimas de delitos por razones de género:

“Comienzo a pensar y analizar todo este tema de cuántas mujeres todos los días sufren este tipo de agresiones y no denuncian por miedo, por falta de asesoría o vergüenza”

Hacer suya la frase “Justicia para todas” radica en un posicionamiento colectivo y transversal sobre el contexto de violencia institucional y social hacia las mujeres en el país, manifiesta Mitzi; y, cobra sentido justo después de las protestas en la Ciudad de México contra la violencia policial. Para ella, comparte, jamás había tenido tanto sentido la consigna “Si tocan a una, nos tocan a todas”:

“Es real cuando te toca a ti y te pasa algo, no puedes ser tan prudente y tan tranquila. Inicia todo esto y te queda muy claro. Yo que trabajo con noticias y que todos los días veo la cantidad de mujeres que desaparecen, la cantidad de alertas que se emiten y que circulan en la red de mujeres que salieron de su casa y nunca volvieron. Entonces, esto me hace ser más consciente y visibilizar realmente de qué tamaño es el problema que enfrentamos las mujeres por el simple hecho de ser mujeres y que estas personas se sientan con el derecho de arrebatarte la vida”.

En sentido, expresa Lucía Lagunes, Directora de CIMAC, “el atentado a las periodistas es un atentado a los derechos humanos y un atentado al Estado democrático que queremos construir en este país”.

Por lo tanto, “el clamor, la exigencia de justicia para Mitzi y para todas las mujeres en este país, no solamente es justo, es una exigencia ante el letargo que han mantenido las autoridades a nivel municipal, estatal y federal para generar justicia para las mujeres”.

En ese sentido, las autoridades en sus tres niveles de gobierno, afirma la experta, requieren urgentemente garantizar la vida y la integridad de las mujeres del país, en este caso, de las mujeres periodistas, de lo contrario, como ha sucedido hasta el día de hoy, la violencia en contra de ellas, en contra de nosotras, crecerá hasta rebasar los niveles que de por sí, el Estado Mexicano ha permitido.

Mitzi #YoTeCreo #NoEstásSola

Bajo el lema  #YoSíTeCreo, el pasado 30 de agosto la Red NiUnoMás -integrada por diversos periodistas del estado de Michoacán- hicieron público un video que concentra las pruebas documentales y audiovisuales de las agresiones perpetradas en contra de Mitzi. El material forma parte de la carpeta de investigación y busca hacer frente a la campaña de desacreditación que la autoridad municipal ha iniciado para deslegitimar la denuncia de la reportera.

En el video pueden leerse fragmentos de la declaración de Mitzi y de algunos testigos; también, se presentan las grabaciones que las mujeres policías hicieron dentro de la patrulla luego de que Mitzi fue detenida; los videos de las cámaras de vigilancia dentro de la celda en la que fue aprisionada; las imágenes de la comparecencia de Mitzi frente a la Jueza Cívica y el médico legista; y finalmente las fotografías que dan constancia de las agresiones físicas sufridas.

Si bien, las organizaciones que le acompañan en el estado y en el país tienen como regla no sustituir la voz de la víctima y, con ello, caminar a su lado en la toma de decisiones, afirman desde cada una de sus trincheras Patricia Monreal y Lucía Lagunes, el llamado común es a no olvidar y a exigir justicia para Mitzi y para todas las mujeres que han sufrido un atentado a sus derechos, a su seguridad, dignidad o integridad física.

https://youtu.be/Gb1LZReDJuo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here