En Ciudad Isla, Veracruz, Fuerza Civil amenaza de muerte periodistas mientras realizaban su trabajo

0

Por Redacción/@Somoselmedio

El día 11 de febrero de 2020 elementos de la Fuerza Civil amenazaron de muerte con armas de fuego a las y los periodistas Julia Santín, Brígido López y Edna López. Además, el reportero Alberto Carmona fue golpeado por la misma corporación y los periodistas Sergio Herrera y César Estrada fueron privados ilegalmente de su libertad.

Los hechos ocurrieron mientras cubrían una protesta realizada por la ciudadanía frente a instalaciones de la Policía Federal, donde también se localizaban elementos de la Fuerza Civil, a la altura de la carretera federal 145 entrando al municipio de Isla. La protesta se realizaba en contra de la Fuerza Civil debido a que elementos de la corporación habían detenido a un pescador de manera arbitraria y lo habían violado, además de la desaparición forzada de un muchacho a quien se le vio por última vez con ellos y de quien localizaron su cuerpo más tarde.

Durante la protesta, las y los manifestantes lanzaron palos y piedras contra las instalaciones, sin embargo, “la situación se tranquilizó y cuando los manifestantes se encontraban dialogando con las autoridades federales, quienes trataban de mediar el conflicto, llegó una patrulla de Fuerza Civil por atrás de los manifestantes y abrieron fuego contra la población, incluyendo periodistas que se encontraban documentado los hechos.” informó Brígido López.

Asimismo, César Estrada corresponsal del medio Noreste afirmó: “nunca pensamos que fueran a llegar de esa manera disparando al aire, apuntando a la cabeza de la gente. Todo mundo corrría tratando de salvar su vida, había mujeres y niños… Yo iba a hacer la transmisión cuando un elemento de fuerza civil me encañonó pero seguí corriendo. Ahorita escucho que dicen que eran balas de salva o de goma pero no, eran balas.”

En el caso de la reportera Julia Santín, reportera del medio digital Los Llanos del Sotavento, narró a la organización ARTICLE 19, que ella se encontraba tomando fotografías de lo sucedido cuando “llegaron policías de Fuerza Civil disparando al aire y acercándose a la manifestación. Conforme se acercaban comenzaron a disparar de frente y hacia el piso mientras la gente corría. Mientras hacían eso nos gritaban que nos iba a cargar la chingada y que ya habíamos valido verga y cortaban cartucho…En algún momento salí corriendo y me caí, ellos me vieron y me gritaron que si no me iba de ahí me iban a partir la madre mientras me apuntaban con el arma”.

Posteriormente, Julia y el corresponsal de Noreste, César Estrada, intentaron resguardarse en un domicilio pero fueron rodeados por policías quienes, en palabras de Santín, “nos gritaron que si no nos ibamos a la verga nos iban a detener por cómplices”. Ambos salieron corriendo nuevamente. Julia localizó a un conocido quien la llevó a un lugar seguro. Sin embargo, en el caso de César Estrada, nuevamente se encontró con otros elementos de fuerza civil quienes le exigieron identificarse para posteriormente amenazarlo y detenerlo.

“Les enseñé mi credencial y sólo me respondió que aquí no importaba si eras periodista, que ibamos a valer madres todos por exhibirlos.  Me pidieron mi celular pero les enseñé que ya no tenía pila. En ese momento fue cuando comienzan a empujarme para detenerme mientras me gritaban que no iba a salir vivo. Me empujaron a la parte posterior del destacamento, paso una camioneta sin rotular de la Fuerza Civil y nos subieron a ella. Ahí a varias personas nos dijeron que nos agacháramos y nos pusieron una capucha en la cabeza, nos esposaron y nos llevaron a un lugar desconocido que parecía una casa de seguridad” En el patio del lugar a donde los llevaron les quitaron la capucha y “nos dijeron que si alzábamos la cabeza me metían un plomazo” ,narró Estrada.

Estrada fue liberado alrededor de las 10 de la noche. “Después de un rato volvió alguien y preguntó “¿quién es el periodista?” Me identifiqué y me dice “te voy a dar chance de que te vayas a chingar a tu madre pero si te veo caminando por Isla, te desaparecemos.”Me volvieron a poner la capucha y me fueron a dejar a una gasolinera, ahí me quitaron la capucha y me dijeron: “camina y a ver como le haces pero sin voltear porque vas a mamar”

Los policías le quitaron su celular y credenciales afirmando que “ya sabían dónde vivía y si hablaba iban a ir por mí”, informó César a esta organización. Estrada logró regresar a Córdoba gracias a que particulares lo trasladaron solidariamente.

Por su parte, Edna López, reportera del medio digital A Título Personal, narró que un elemento de Fuerza Civil le apuntó en la cabeza con un arma de fuego por estar transmitiendo en vivo mientras atacaban y disparaban contra la población. “El policía se acercó y me dijo que me fuera a la verga o sino me iba a chingar, me gritó “vale madres que seas prensa, llégale o aquí te quedas”. Acababa de ver cómo mataban a una persona y pensé que iban a hacer lo mismo contra mí, al darme la vuelta”. Tras esta agresión la reportera corrió a refugiarse al monte mientras esperaba que alguna autoridad acudiera a su rescate. Al momento de la agresión de Edna, junto a él se encontraba el director del medio Los Llanos del Sotavento, Brígido López, quien informó que lo golpearon en las piernas mientras policías apuntando con su arma le gritaban que se fuera de ahí .

A la par, el reportero del Piñero de la Cuenca, Alberto Carmona fue golpeado en dos ocasiones distintas por elementos de la Fuerza Civil. En palabras del periodista “estaba cubriendo la manifestación de la población en contra de la Fuerza Civil cuando llegó otro grupo de la misma institución y dispararon. Me tiré al piso pero seguí transmitiendo en vivo y traté de identificarme pero se acercaron, me golpearon y me rompieron el celular.”

Tras la agresión se escondió en una casa alrededor de 20 minutos pero nuevamente arribaron los elementos de la Fuerza Civil, “me esposaron y me empezaron a patear de nuevo para luego llevarme a una patrulla donde me dijeron que me iban a matar. Insistía en que era periodista pero no les importó.” En algún momento posterior “se descubrieron el rostro y me dijeron que lo viera bien porque iba a ser lo último que vería.  En ese momento un abogado de la CEAPP arribó al lugar y los policías lo escucharon, por lo que decidieron soltarme.”

Finalmente, en el caso del locutor de la radio Mezkla 104.7 de FM y del medio digital Valor Noticias, Sergio Herrera, fue privado de la libertad junto con manifestantes, mientras elementos de la Fuerza Civil le quitó su teléfono celular y borró el material que había recabado.

“Yo estaba cubriendo la manifestación cuando se escucharon las detonaciones de armas largas y vi a uniformados de la fuerza civil que disparaban contra todos lados  empiezan a disparar por todos lados y a correr hacia los manifestantes. Me resguardé atrás de un carro y una señora me vio y me dijo que me metiera a su negocio. Ahí llegó Fuerza Civil y acordonaron para impedirnos la salida. Luego nos quitaron los teléfonos para revisarlos, me borraron mis fotos y videos y nos empezaron a amenazar de muerte. Nos gritaban que eramos delincuentes y que nos iban a matar por trabajar con el cartel”

Sergio Hernández fue liberado alrededor de las 16 horas del día, cuando los elementos lo sacaron junto con manifestantes del establecimiento y los hicieron caminar por un piñar para salir de la zona.

Dichas agresiones se realizan en un contexto donde Veracruz sigue siendo una de las entidades más violentas contra la prensa a nivel nacional y constituyen serios abusos de autoridad por parte de los elementos policiales, un uso indiscriminado de la fuerza pública contra las y los manifestantes así como contra contra la prensa, quienes pretendían informar un hecho de interés público relacionado con violaciones graves a derechos humanos cometidos por elementos de la Fuerza Civil.

Asimismo, preocupan las declaraciones vertidas el día de hoy por el Secretario de Gobierno, Erick Patrocinio Cisneros Burgos, quien afirma que las y los periodistas fueron “reclutados” por los manifestantes para cubrir la actuación de la policía. Esto genera un clima de permisividad de las violaciones a derechos humanos previamente denunciadas por parte de los cuerpos policiacos en contra de periodistas y de quienes ejercen su derecho a la protesta social.

Al respecto, la organización ARTICLE 19 exigió al Secretario de Gobierno abstenerse de realizar dichas declaraciones que criminalizan la protesta y la labor periodística.

Además llamó al Gobierno Estatal, encabezado por Cuitláhuac García Jiménez, a regular a través de un protocolo el uso de la fuerza pública en contextos de manifestaciones para prevenir agresiones contra periodistas, personas defensoras de derechos humanos así como de las y los manifestantes.

De igual forma, instó a la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz de la cual depende Fuerza Civil abrir ante el órgano interno de control una investigación respecto al operativo y la cadena de mando que ordenó abrir fuego contra la población y la prensa. En ese sentido, se hace un llamado a la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales y en la Atención de Denuncias contra Periodistas y/o Comunicadores de la Fiscalía General del Estado de Veracruz investigar los delitos cometidos por los elementos de Fuerza Civil en contra de la prensa que cubrió la manifestación. Asimismo a la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) coadyuvar en el caso.

ARTICLE 19 también solicitó a la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Veracruz a investigar las violaciones a derechos humanos denunciadas en contra de los periodistas por los elementos de la Fuerza Civil y emitir la queja correspondiente para prevenir que este tipo de actos arbitrarios se vuelvan a repetir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here