Formas de la violencia en la UAM-Cuajimalpa. Los humanistas asaltan una parcela de poder

6

“We are the north”
Escrito al 11° día de huelga de hambre de Edur Velasco,
profesor de la UAM-A,
por una universidad democrática
y con respeto a las y los trabajadores y profesores temporales.

Por Enrique G. Gallegos
Profesor, UAM-C

No podemos quedarnos callados frente a cualquier forma de violencia ejercida desde el poder, menos cuando son reiteradas y se dan al interior de la universidad. No es la primera vez que Álvaro Peláez, Secretario de la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), ejerce violencia simbólica o verbal. Su gestión se ha caracterizado por la intimidación y el abuso. Ha maltratado verbalmente a alumnxs, trabajadorxs y profesorxs. Ahora reprime la legítima manifestación de las ideas de los trabajadores, según se aprecia en un video difundido públicamente en las redes el 13 de febrero y que se acompaña a este texto. Pero lo que vemos en ese video, en el que un colérico Secretario arranca y rompe el papel kraft (colocado en las ventanas), no es un mero exabrupto o hecho aislado: constituye la partitura de un modo de entender la administración universitaria que construye al otro como el enemigo a eliminar (trabajadores).

Eso, hay que decirlo en toda su expresión, son prácticas peligrosamente cercanas al neofascismo, que ha emergido no por casualidad a partir del neoliberalismo, pues entre los objetivos de éste se encuentra desregularizar el trabajo (y, más recientemente, transformar a los trabajadores con estabilidad y garantías laborales, en uberempleados y uberprofesores; muestra de ello es que en la Unidad Cuajimalpa se contratan profesores en lenguas al margen de toda regulación, protección y derechos laborales. El sindicato tiene detectados al menos 46 profesores contratados bajo ese esquema). En otro artículo he llamado la atención sobre el riesgo de que esas prácticas neofascistas se estén introduciendo en la universidad.

El desprecio del Secretario de la Unidad a las y los trabajadores se los ha hecho saber de muchas maneras. Los trabajadores administrativos cuentan las anécdotas a montones. Anécdotas que dejan de serlo por su reiteración y se convierten en relatos de abuso de poder. Pareciera que el “grupo de los humanistas” (como se les comienza a denominar, y que incluye, entre otros, al Director de la División de CSH, Mario Barbosa, quien también ha calificado de violentos a los trabajadores), aunque tienen algunas diferencias, comparten una similar forma de gestionar la universidad. Muchos creyeron —yo mismo— que cuando los humanistas llegaran a la administración, la sensibilidad de la gestión administrativa cambiaría. Pero no. Hubo un error de apreciación y expectativa: la mirada neoliberal no es algo exclusivo de la economía o las políticas del Estado desregularizado. Es, como diría un clásico, una racionalidad que atraviesa diferentes disciplinas, arreglos, miradas y visiones del mundo. Por eso el neoliberalismo es persistente en su desenvolvimiento y penetra con tanta insidia en el tejido social y universitario. Y por lo mismo, debemos desenmascarar y denunciar esas prácticas.

Desde que llegó la actual administración de UAM-Cuajimalpa, ha tenido esa impronta despectiva al trabajo administrativo. Podrán tener diferencias en otros aspectos, pero en eso parece estar perfectamente sincronizada con la administración general de la universidad. El 8° piso de la Unidad, donde se encuentra la Rectoría de la Unidad, se ha convertido en el símbolo del maltrato laboral a las y los trabajadores. El robo de materia de trabajo, el desplazamiento, la invisibilización y/o práctica de hacer sentir “útiles” a los trabajadores, se han intensificado. Incluso, para mi sorpresa, ha resultado peor que con la anterior administración. Acoso laboral que los trabajadores han denunciado al señalar que presumiblemente usan cámaras ocultas para espiarlos en el área del comedor. Sobre esto habría que decir que la Unidad Cuajimalpa es la mayor muestra del sistema disciplinario panóptico de control. Hay decenas de cámaras vigilando y arrojando sospechas. Unidad Cuajimalpa de la UAM: triste e infame laboratorio del neoliberalismo y del panoptismo: todo comandado e intensificado por doctores en filosofía de la ciencia e historiadores.

Hay otra arista que también atraviesa la visión neoliberal que tienen del trabajo. La actual administración de UAM-Cuajimalpa se dice contraria a la violencia y defensores de las políticas de género, pero despidieron abruptamente a la encargada de la “Unidad Especializada en Igualdad y Equidad de Género” (sin dar explicaciones a la comunidad, por ser un tema tan complejo y relevante, particularmente a las colectivas de estudiantes feministas que impulsaron esa instancia) ¿Una violencia más? Por demás, parece que el uso estratégico de esas unidades en las lógicas del poder se está volviendo, infortunadamente, una práctica común entre los administradores de las diversas Unidades Académicas de la UAM.

Esas diferentes manifestaciones de la violencia en la UAM tienen algo en común: las realizan porque pueden, porque tienen el poder de hacerlo, porque son los jefes, porque la universidad es un simple instrumento en su carrera política y su obsesión con el poder. Si bien Rodolfo Suárez, Rector de la Unidad de Cuajimalpa, no es totalmente responsable de los actos de su Secretario, en la medida en que es su subordinado y amigo, resulta poco creíble que desconozca su reiterado comportamiento. En la medida en que no tome enérgicas cartas en el asunto, también es responsable de la violencia que ejerce su subordinado y del clima de acoso laboral que ha mantenido.

La universidad debe restituir el respeto a las personas, a las y los trabajadores administrativo y profesores temporales y dignificar el trabajo administrativo.

6 Comentarios

  1. Eso no es cierto. Los alborotadores son del departamento de cafetería quienes hacen chantaje apoyados por el sindicato cuando solo actúan por su propia cuenta cuando les conviene y lo llaman cuando tienen problemas siempre. Pasan por encima de sus compañeros convirtiendo eso en una mafia

  2. Los alborotadores son del departamento de cafetería quienes hacen chantaje apoyados por el sindicato cuando solo actúan por su propia cuenta cuando les conviene y lo llaman cuando tienen problemas siempre. Pasan por encima de sus compañeros convirtiendo eso en una mafia

  3. A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA
     
     
    Es del interés de la Unidad Cuajimalpa, que la comunidad universitaria conozca las verdaderas razones por las que, a partir de 14 de febrero, está suspendido el servicio de comedor.
     
    El contexto
     
    Como es sabido, a partir de la puesta en marcha de las instalaciones definitivas de nuestra Unidad, y a través de las distintas administraciones, la operación del comedor universitario ha sido menos que satisfactoria, pues el servicio se suspende con frecuencia y de forma contingente: nunca sabemos con cuántos trabajadores contaremos para dar el servicio y cuánto nos costará en pago de tiempo extraordinario, pues cada día el costo de la comida varía para la institución, según se incrementa el sobresueldo a los trabajadores del comedor para que preparen los alimentos ese día.
     
     
    Razones de la intermitencia del servicio
     
    ·      Plazas vacantes por alta rotación de la plantilla.
     
    En la forma, el comedor tiene un número de empleados más que suficiente para dar el servicio a toda la comunidad, pues al 14 de febrero del presente año, se cuenta con 43 plazas de trabajo

  4.  
     
    Es del interés de la Unidad Cuajimalpa, que la comunidad universitaria conozca las verdaderas razones por las que, a partir de 14 de febrero, está suspendido el servicio de comedor.
     
    El contexto
     
    Como es sabido, a partir de la puesta en marcha de las instalaciones definitivas de nuestra Unidad, y a través de las distintas administraciones, la operación del comedor universitario ha sido menos que satisfactoria, pues el servicio se suspende con frecuencia y de forma contingente: nunca sabemos con cuántos trabajadores contaremos para dar el servicio y cuánto nos costará en pago de tiempo extraordinario, pues cada día el costo de la comida varía para la institución, según se incrementa el sobresueldo a los trabajadores del comedor para que preparen los alimentos ese día.
     
     
    Razones de la intermitencia del servicio
     
    ·      Plazas vacantes por alta rotación de la plantilla.
     
    En la forma, el comedor tiene un número de empleados más que suficiente para dar el servicio a toda la comunidad, pues al 14 de febrero del presente año, se cuenta con 43 plazas de trabajo

  5. Soy alumno de la UAM Cuajimalpa. Y de verdad que la gente del comedor es la gente más mierda de toda la unidad, su comida muchas veces hace daño y la verdad es que sirven lo que se les da la gana, y se quejan por todo, que si no vino el que parte los pepinos y si lo hace otro es violar el contrato… De verdad! Han salido gusanos y vidrios en la comida, a mí más de una vez me ha hecho daño y si por casualidad se te olvida algo ahí no te lo regresan TE LO ROBAN, como lo sé porque los he visto.
    De verdad no les queda el papel de víctimas, encima su esa madre sólo era para intimidar, para decir este año no hubo huelga el próximo sí, y además no quieren ni pensar cómo manifestarse de una manera en que no se nos perjudique como alumnos, por qué? Porque no quieren trabajar.
    No sé el alcance que tenga esta página pero ojalá que nadie les crea sus mentiras, embusteros.
    Esto es lo que deberían de poner: «Los alumnos en la UAM viven con incertidumbre porque el sindicato siempre está amenazando con parar las clases y encima de que hay estrés por las diferentes materias y porque estudiar una carrera es algo bastante estresante (algo que bastantes personas del SITUAM no puede comprender), se tienen que estresar más por no saber qué va a pasar».
    Los que apoyan las huelgas son los que verdaderamente están ejerciendo violencia a los alumnos.

  6. Su comentario sobre las situaciones que se dan dentro de la UAM unidad Cuajimalpa, son demasiado ofensivas. Llamar «grupo de humanistas» es ofensivo. ¿Acaso quiere decir que porque son «humanistas» no saben llevar correctamente la administración de una universidad? Y en todo caso ¿Que va a hacer usted ante esta situación? ¿A caso a propuesto alguna solución? Lo invito a que responda el comentario y nos haga saber a todos los alumnos de la Unidad Cuajimalpa cuál es su propuesta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here