Pese al machismo que viven diariamente en sus comunidades, las agresiones del Estado y acoso del crimen organizado, tres mujeres indígenas purépechas se abren paso hacia la defensa de los derechos de las mujeres y la libre determinación de su comunidad.

Texto y fotografías: Mario Marlo/@Mariomarlo

María Eugenia Gabriel Ruiz, María de Lourdes Cruz Ramos y Rosa Ramos Vargas son tres mujeres indígenas purépechas originarias de la comunidad de Comachuén, perteneciente al municipio de Nahuatzen, Michoacán, que actualmente lideran la lucha por la autonomía política de la comunidad.

Con orgullo y emoción, María de Lourdes Cruz Ramos, actual Concejala de Finanzas y Tesorería del Concejo Comunal de Comachuén, me cuenta que junto con María Eugenia Gabriel Ruiz, Presidenta del Concejo, y Rosa Ramos Vargas, concejala de Binestar familiar, han logrado que, desde el 2017, la asamblea comunitaria, donde anteriormente sólo participaran hombres, acepte la participación de las mujeres en la toma de decisiones y que éstas puedan cargos tradicionales.

Rodeada de mujeres purépechas que se le acercan a saludarla o hacerle preguntas en todo momento, la concejala me explica que para llegar a este momento, las cosas no ha sido fácil. Las tres mujeres indígenas han enfrentado al machismo que caracteriza a esta comunidad, amenazas de muerte, desprestigio, ofensas y hasta intentos de linchamiento por parte de grupos afines a los partidos políticos que fueron expulsados de la comunidad a partir de la instalación del Concejo Comunal en el año 2017.

“Anteriormente era mal visto que las mujeres se acercaran a opinar, cuando alguna mujer quería participar los hombres contestaban: Aquí sólo los hombres opinan.”

Fue después de que se eligió al primer Concejo de Gobierno integrado sólo por hombres, cuando ella y sus compañeras comenzaron a reunirse con otras mujeres de la comunidad y apoyadas por “Los Catorce”, concejo de mayores de Comachuén, pusieron a votación de la asamblea la participación de las mujeres.

“Cuando se escogió el primer Concejo fueron puros hombres, nunca se pensaba en que una mujer ocupara un cargo, fue en ese momento cuando nosotras comenzamos a invitar a otras mujeres a participaran. Una mujer fue la que dijo que se nos tomara en cuenta y se hizo una votación a mano alzada para ver si se permitía que hubieran integrantes mujeres y como nosotros logramos llevar a una gran cantidad de mujeres ganamos. Fue ahí cuando se permitió que dos integrantes del Concejo fueran mujeres, una del barrio de abajo y otra de arriba.”

A partir de esa decisión comunitaria, las mujeres comenzaron un proceso de selección para elegir a quienes serían las dos mujeres que ocuparían los cargos.

“Las mujeres al inicio no querían aceptar, algunas no las dejaban sus maridos o sus hijos, finalmente las mujeres se decidieron por nosotras. Ahí fue donde iniciaron los ataques contra nosotras. Como las dos no somos casadas, un grupo de comuneros afines al ayuntamiento comenzaron a hostigarnos. Nos decían que mejor nos buscáramos un hombre, que nos casáramos, que nos buscáramos quien nos mantuviera, que si no teníamos que hacer. El machismo siempre.”

Como resultado de la votación, Lourdes y Eugenia fueron elegidas como Tesorera y Presidenta del segundo Concejo de Gobierno de Comachuén, decisión que no gustó a un grupo de comuneros; sin embargo, gracias al apoyo de las mujeres y del Concejo de Mayores, Lourdes y Eugenia fueron ratificadas en el cargo.

“Para mala suerte de los hombres nos escogieron como Presidenta y Tesorera, cuando lo sacamos a asamblea, ahí si hubo un debate muy fuerte porque los hombres no lo aceptaban. Pero el tribunal ya lo había aprobado, entonces, no les quedó a los hombres más que aceptar.”

Comachuén, es la segunda localidad más grande del municipio de Nahuatzen con 4 mil 762 habitantes según el censo del INEGI del año 2010. Inspirados en la lucha de Cherán, la comunidad de Comachuén inició su proceso para lograr su Autonomía Comunitaria en el año 2017.

Hartos de la inseguridad en la región, la vinculación del crimen organizado con el municipio y la policía estatal y municipal, la tala de sus bosques y los pocos recursos destinados a su localidad. Los habitantes de Comachuén decidieron iniciar su proceso para elegir a su Gobierno Tradicional.

En el mes de mayo de 2018, la Asamblea comunal decidió dejar de participar en el sistema de partidos políticos con la elección de su Concejo de Gobierno Comunal donde se incorporó, por primera vez, a dos mujeres para ocupar cargos de representación comunal. Meses después, fue integrada Rosa Ramos Vargas, como concejala de Bienestar familiar, en sustitución de un comunero que cambió su domicilio a los Estados Unidos.

El 21 de agosto de 2018, el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán (TEEM), reconoció la libre determinación y autogobierno de la comunidad indígena de Comachuén con lo que ordenó al Ayuntamiento de Nahuatzen entregar los recursos proporcionales según el número de habitantes al Concejo de Gobierno Comunal para que lo administre.

Fueron 2 millones 800 mil pesos los recursos que recibió el Concejo de Gobierno correspondientes al mes de octubre, noviembre y diciembre, el dinero se utilizó para realizar 13 obras dentro de las que se encuentran: colocación de techos a escuelas, alumbrado de una clínica, un comedor comunitario, pavimentación de calles, entre otras cosas.

Lo inaudito para Lourdes fue descubrir que el recurso legal que le tocaba a Comachuén, desde el año 2010, era de más de 17 millones de pesos; sin embargo, el Ayuntamiento de Nahuatzen sólo destinaba 3 millones de pesos al año a la comunidad.

“El ayuntamiento de Nahuatzen, dio a la comunidad tres millones de pesos en el 2018, pero cuando entramos al concejo nos dimos cuenta de la cantidad que nos llega según el número de habitantes es el 17.52% del total que le llega al municipio, osea más de 17 millones de pesos, hasta ahora no sabemos que pasó con los 14 millones restantes.

Desde el inició de la gestión del segundo Concejo de Gobierno, un grupo de comuneros ligados al ayuntamiento han iniciado una campaña de desprestigio contra las concejalas y el Concejo de Gobierno actual. Robos de documentos, agresiones a “Los Catorce”, a las concejalas y concejales, impugnaciones por parte del Ayuntamiento para impedir que se les deposite el recurso a el Concejo y la creación de un Consejo Ciudadano afín a la presidenta municipal Mayra Lucia Morales Morales que ha generado división en la comunidad, son algunos de los intentos que buscan impedir que Comachuén continué con su proceso de libre de determinación.

Al respecto, los días 17, 18 y 19 de febrero, representantes de la organización Servicios y Asesoría de Paz (Serapaz), el Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juárez, Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, la Red Solidaria de Derechos Humanos de Michoacán, el Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario (IMDEC) y la Red de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas y Todos (Red TDT), realizaron una Misión de Observación a la comunidad de Comauchén donde documentaron las dificultades a las que se ha enfrentado el Concejo de Gobierno para poder ejercer la libre determinación de la comunidad.

En su informe final, la Misión de Observación denunció las violencias, ejecuciones extrajudiciales, hostigamientos, criminalización, encarcelamientos injustos, y la sistemática intervención de Celerino Felipe Cruz, titular del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) en Michoacán, como una práctica sistemática que se han convertido en una estrategia del Estado para desmovilizar a las comunidades y obstaculizarles el derecho a su libre determinación y autonomía.

Prueba de ello es que recientemente el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán ha ordenado la realización de una asamblea el próximo domingo 23 de febrero para ratificar a las autoridades tradicionales, sin tener ningún fundamento legal y a pesar de que al Concejo actual le restan dos años de administración.

Por lo que exigió a las autoridades estatales y federales, el respeto a los derechos políticos de las mujeres y cese de las agresiones y actos de intimidación de quienes ejercen su derecho a ser autoridades y a trabajar por la libre determinación de sus comunidades.

En el caso de Comachuén, exigieron alto a las consultas y concejos impuestos que intentan desacreditar y desarticular los procesos de autonomía comunitaria y que se garanticen las condiciones mínimas de seguridad para la consulta que se llevará a cabo este 23 de febrero en Comachuén.

Mientras tanto, María Eugenia, María de Lourdes y Rosa Ramos tienen muy claro que su lucha por lograr que las mujeres obtengan el lugar que merecen en su comunidad, la autonomía y el derecho a ejercer la libre determinación de su pueblo, son temas que seguirán defendiendo a pesar de las amenazas del Estado, de Gobiernos Municipales y de personas que siguen insistiendo en defender a los partidos políticos, que sólo han traído división e inseguridad a sus comunidades purépechas.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here