FGR confirma la localización de los restos de Cristián Alfonso Rodriguez uno de los 43 normalistas de Ayotzinapa

0
Foto: Daniela Hernández

Cristián Alfonso Rodriguez, de 21 años, uno de los 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa fue localizado sin vida; así lo confirmaron los análisis de piezas óseas realizado por  la Universidad de Innsbruck y, posteriormente, ratificados por el Equipo Argentino de Antropología Forense. 

Por Mario Marlo / @MarioMarlo

La Fiscalía General de la República (FGR) confirmó que fueron localizados e identificados los restos de Cristián Alfonso Rodriguez Telumbre, uno de los 43 estudiantes de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, quien fue desaparecido junto a sus compañeros, el 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.

Se informó que del 21 al 29 de noviembre de 2019 se realizó una búsqueda en el municipio de Cocula, Guerrero, en la Barranca de la Carnicería, Ejido de Cocula, para localizar paradero de los 43 estudiantes de Ayotzinapa; ésta pesquisa estuvo integrada por la Comisión Presidencial del Caso Ayotzinapa que encabezada por el Subsecretario, Alejandro Encinas, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (CentroPro) y el Centro de Derecho Humanos Tlachinollan, instancias que representan al Comité de Padres de los 43. 

Esta diligencia fue acompañada por peritos de la FGR; en el lugar se recuperaron 15 indicios que fueron embalados en el lugar para su procesamiento y en presencia de los representantes de las familias y de la Comisión Presidencial.

El 26 de febrero de 2019, la evidencia recuperada fue analizada por los servicios periciales de la Fiscalía en presencia de los representantes de las familias y especialistas del Equipo Argentino de Antropología Forense.

De estos restos localizados se logró identificar seis piezas que podrían ser susceptibles de ser procesados para la extracción de ADN, mismas que fueron analizadas por el Instituto de Genética de la Universidad de Innsbruck en Austria.

Como resultado de este análisis, el 19 de junio de 2020, la Universidad de Innsbruck comunicó que después de realizar los análisis a las piezas óseas enviadas, una de ellas dio positivo a la muestra genética de los familiares del estudiante Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, uno de los jóvenes normalistas desaparecidos el 26 de septiembre de 2014.

Para confirmar este resultado, el Equipo Argentino de Antropología Forense analizó el estudio concluyendo que, efectivamente,  una de las piezas óseas pertenece a Christian Alfonso Rodríguez Telumbre.

La FGR remarcó que con este hallazgo, la llamada “Verdad Histórica” se acabó, pero confirmaron que el caso sigue abierto para encontrar a los 42 estudiantes que faltan y saber la verdad de lo que sucedió la noche de Iguala.

Ilustración por Haayde Flores.

EL SUPERMAN BAILADOR

Christian es el único hijo varón de Clemente Rodríguez y Luz María Telumbre y tiene tres hermanas que añoran su regreso. Creció en el barrio de Santiago, en Tixtla, Guerrero, y tenía 19 años cuando desapareció.

Alto, moreno y ojos negros, Christian sueña con estudiar para forjarse un futuro y ayudar a su familia. Pero lo que más le entusiasma es la danza folclórica que practica desde que era niño.

En el salón de la Casa de Cultura de Tixtla donde ensayaba se extraña el golpe del tacón de los botines blancos de Christian sobre el piso de madera.

Él bailaba en el grupo de danza folclórica Xochiquetzal y sus compañeros de baile lo recuerdan cuando llegaba a los ensayos comiendo un elote y con su mochila beige de asa larga cruzada al pecho. Ahí cargaba sus botines de baile. Le decían Clark, apodo ganado por sus anteojos negros de pasta gruesa, similares a los del periodista que se convertía en Superman, Clark Kent.

Sus amigos de la preparatoria 29 le dicen “Soncho” o “Sonchito”, y en la escuela normal rural de Ayotzinapa lo conocen como “Hugo” ya que le gusta usar playeras de la marca Hugo Boss.

Se graduó de la preparatoria con un promedio de 8.74 y sus maestros lo recuerdan como un alumno serio y cumplido.

Ingresó a Ayotzinapa porque no tenía otra opción, ya que en realidad deseaba ser veterinario o maestro de educación especial, pero ello implicaba gastos que su familia no podía solventar.

En el salón donde Christian practicaba la danza regional están sus botines blancos, con los que solía ensayar. Su maestro los tiene guardados para cuando él regrese y vuelva a zapatear con ellos la tarima, con el entusiasmo de un gran bailador.

Biografía escrita por Patricia Sotelo para el proyecto Ayotzinapa: 43 días por los 43 del CentroPro.

http://centroprodh.org.mx/43xayotzinapa/index.php/project/christian-alfonso-rodriguez-telumbre/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here