OPINIÓN – La audacia del “cochecentrismo” y su comedia involuntaria

0

Por Juan Yves Palomar / @JuanYvesPalomar

Hace algunos días se dio a conocer que Guadalajara ya superó a la ciudad de México en número de kilómetros de ciclovías, dato alentador sin duda para la movilidad y la calidad de vida de los Jaliscienses. Este cambio, impulsado por la idea de la recuperación del espacio público es mérito de toda la sociedad, tanto de los movimientos sociales, los estudiantes, los universitarios y los vecinos de diferentes colonias.

Sería un error que este nuevo rostro que se ha ido dibujando en la capital de Jalisco en la última década se lo tratara de agenciar algún grupo en particular, repensar lo común es una actividad colaborativa y esencialmente colectiva, no se puede pensar la ciudad desde la sola mirada particular, se tiene que acudir a todo un caleidoscopio de interpretaciones y formas de entender lo público. Tanto en el contexto urbano, como rural.

Curiosamente, hoy que se está ampliando aún más, de forma a todas luces necesaria, la red de ciclovías de la ciudad, ha surgido un pequeño grupo de vecinos de la avenida guadalupe que se dice en contra de la supresión de un carril del arroyo vehicular en favor del nuevo tramo de ciclovía pública.

Entre estos vecinos han surgido dos liderazgos muy chuscos, en primer lugar “el aladín de Guadalupe”, un señor que decidió acostarse sobre el pavimento en protesta contra la ciclovía en obra y el “Thor de Zapopan” otro señor que con martillo en mano decidió maltratar el mobiliario urbano recién instalado para delimitar el carril ciclista.

Surge la interrogante de qué habrá pensado el señor que se tiró sobre la avenida porque si quiere “defender” sus derechos, impedir el paso de otras personas no es la mejor estrategia para ganar adeptos a su causa. Por otro lado, el señor del martillo podría hacerse acreedor a una sanción por parte de la comuna por daño a propiedad pública, a la espera de que la autoridad actúe en consecuencia. Ojala y sus agresiones no lleguen a escalar más.

Thordezapopis

Por otro lado, con la extensión de la ciclovía se verán beneficiados los vecinos de colonias y pueblos que están cruzando el periférico, como el Colli, Arenales Tapatios y Santa Ana Tepetitlan, barrios con alto índice de densidad de población y que tienen como uno de sus medios de transporte preferidos la bicicleta y el transporte público.

Queda claro que queda mucho por hacer para mejorar la movilidad y con ello la calidad de vida en la ciudad de Guadalajara y su zona metropolitana. Esfuerzos como el de https://bicicletablanca.org/ impulsado por Ciudad Para Todos y GDL en Bici desde 2009 han ayudado a dejar claro la necesidad de garantizar los derechos de quienes pedalean por la ciudad. La existencia de infraestructura adecuada puede significar la diferencia entre la vida o la muerte.

mapasdebiciblanca

Está pendiente y es urgente recuperar el transporte público de manos del pulpo camionero que lo ha convertido un negocio particular y una herramienta política al servicio de quien convenga.  También está pendiente recuperar avenidas enteras en zonas de la ciudad que prácticamente fueron privatizadas de manera irregular y contraria al beneficio público por fraccionadores privados al amparo de cabildos y presidentes municipales omisos. (Ejemplos sobran en avenidas como Acueducto, Patria, y Naciones Unidas entre otras).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here