Los efectos del coronavirus

0

Por Max González Reyes

Este año 2020 pasará a la historia como el año de la pandemia. No es exagerado decir que el coronavirus, covid 19, marcará un antes y un después en la historia de toda la humanidad. Cuando se abran los libros de historia, las futuras generaciones verán que en el 2020 se suspendieron prácticamente todos los eventos masivos de suma importancia, hubo una brutal contracción de la economía, la gran mayoría de los trabajadores se resguardaron en casa, los niños dejaron de asistir a la escuela, y un largo etc. En resumen, la situación que hoy estamos viviendo.

Así pues, somos protagonistas de un cambio de paradigma mundial puesto que después de lo que ahora estamos viviendo las formas como entendíamos la vida van a cambiar, si no es que ya están cambiando. El fenómeno del covid 19 que primero empezó en China, se extendió por Europa y posteriormente llegó a América ha puesto al mundo de cabeza, de tal manera que prácticamente en todo lo que llevamos de este año ha sido el tema. Pese a que en México llevamos cerca de cinco meses de resguardo, los efectos han sido devastadores. Cada día se suman más infectados pese a las medidas implementadas por el gobierno, como la implantación de la Sana Distancia, el uso del cubrebocas y la suspensión de actividades.

Esta crisis sanitaria vino a empeorar la situación que de por sí ya teníamos respecto del crecimiento económico. Según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) la economía mundial de 2019 se encontraba en proceso de desaceleración, producto de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, las cuales causaron incertidumbre y a la par inhibieron las inversiones internas y externas. Por ello, el organismo internacional bajó su previsión de crecimiento de 4 a 3%. En el caso de México, la OCDE tenía programado un crecimiento del 0.7% para 2020 y del 1.4% para 2021. Sin embargo, con la presencia del coronavirus se empieza hablar de una contracción del 8% que dejaría a la economía por debajo de las perspectivas de 2019.

Frente a este panorama es importante señalar que el coronavirus llegó para quedarse, es decir, una vez que (esperemos) se logren controlar sus efectos más fuertes, o por lo menos hasta que se encuentre una vacuna que logre mitigarlo, tenemos que afrontar los estragos no sólo respecto a la salud como tal, sino sus consecuencias económicas, laborales e incluso psicológicas. En efecto, el gobierno federal está frente al enorme problema de reacomodar sus políticas públicas en temas como la educación y el empleo. Si bien es cierto, para evitar un contagio en las escueles, suspendió desde marzo la presencia de los niños en las aulas y universidades, esa fue una acción a botepronto por la llegada del fenómeno. Sin embargo, una vez que se retome el ciclo escolar tendrá que implementar medidas para no sólo prever la llegada del covid 19, sino su permanencia.

Frente a ello, el panorama no es muy halagador. Según dados del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se prevé que 1.4 millones de estudiantes no regresarán a clases en el ciclo escolar 2020-2021 derivado del covid-19. El mismo organismo señala que se perderían 800 mil estudiantes en el tránsito de secundaria a preparatoria; 593 mil abandonarían sus estudios universitarios y 38 mil 567 los de posgrado, para un total de un millón 431 mil 567 alumnos.

En el ámbito laboral la situación tampoco es muy optimista. Como sabemos, México sufre desde hace décadas de la existencia de un mercado informal el cual ha sido el más golpeado en esta contingencia. Según cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), sólo en cuatro meses, de finales de febrero a junio de este año, el aislamiento dejó a más de un millón de mexicanos sin trabajo. El organismo señaló que el impacto vino en un sector de la clase trabajadora que ya estaba rezagado: 84% de estas bajas fueron empleados que no ganaban más de dos salarios mínimos, lo que quiere decir que desaparecieron 942 mil 161 plazas por las que se pagaban entre 3 mil 46 y 5 mil 641 pesos mensuales

Desde luego, el golpe por la pandemia no es igual para todos. Los que tienen un trabajo estable, en el mejor de los casos, se refugiaron en su casa a laborar desde ahí; sin embargo, el mercado informal es quien más pagó los platos rotos pues sus ingresos son al día. En promedio en México, alrededor de 54.7% de la población trabajadora pertenece a este sector, el equivalente al 30.94 millones de personas, las cuales están a la intemperie en el ámbito de salud y laboral.

Por todo lo anterior, estamos frente a una situación en la que aún no vemos la salida del túnel. Desde luego, lo primero es salir de la situación más crítica por la llegada del covid 19, pero aun falta una segunda fase que sería restaurar los efectos económicos, laborales, educativos y de salud, entre otros aspectos; y una tercera etapa que implica el reacomodo en la manera de vivir por la permanencia de la pandemia, la cual puede durar años. Por eso es mejor ir reacomodando nuestro entorno para lo que se denominó Nueva Normalidad.

No es aventurado decir que el signo distintivo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador será la forma en como enfrente la pandemia. Si bien su gobierno no tenía previsto la situación que hoy vivimos, lo cierto es que le toca hacer frente. Desde ahora se escuchan voces que descalifican las acciones tomadas, lo cierto es que aun queda mucho camino por recorrer. Veremos cómo afrenta este gobierno los efectos de esta pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here