30 abr, Cali, Colombia.- Las calles de Colombia han estado en llamas durante dos días. Cinco millones de personas en las ciudades y en las zonas rurales se movilizan desde este miércoles 28 de abril en el marco del Paro Nacional convocado por la ciudadanía en plena pandemia; porque los decretos, reformas y acciones de guerra impulsadas por el Gobierno han ocurrido también así: en plena pandemia.

Por Colombia Informa

El Paro se sintió desde la madrugada del miércoles, cuando manifestantes hicieron un bloqueo en la localidad de Suba en Bogotá, otros más taparon la vía entre Cali y Palmira, y varios trabajadores de Ecopetrol se plantaron en las instalaciones de Tibú en el Norte de Santander. Luego, llegó el primer impacto del día: los indígenas del pueblo Misak habían tumbado la estatua de Sebastián de Belalcazar en Cali.

De a poco se fueron sumando ciudades y municipios. Cajibío (Cauca), Cantagallo (sur de Bolívar), Cúcuta (Norte de Santander), Santa Rosa de Osos (Antioquia), Barrancabermeja (Santander), Saravena (Arauca) fueron algunos de los sitios que se unieron a las jornadas de protesta que serían cientos a lo largo del día. Según la Central Unitaria de Trabajadores el 28 de abril se movilizaron 5 millones de personas en 600 municipios.

“Hoy los estudiantes, los trabajadores, los sindicatos, la ciudadanía en general, salimos a movilizarnos para decirle no a la reforma tributaria… no podemos pagar más impuestos y queremos alternativas reales que nos ayuden a solucionar nuestras problemáticas”, manifestó una de las personas que participó en la movilización en Cúcuta.

Las jornadas fueron seguidas y apoyadas por diversas organizaciones internacionales, así como por colombianos y colombianas que se unieron a las manifestaciones desde sus respectivos países.

Aunque se trataron de manifestaciones pacíficas, varias de ellas fueron reprimidas. Bogotá, Medellín, Cali, Neiva, Ibagué, Pasto, Villavicencio y Yopal fueron apenas algunos de los lugares en los que las movilizaciones fueron brutalmente intervenidas por la fuerza pública. “En las jornadas de hoy este establecimiento no dudó en aplicar el terrorismo de Estado y la guerra contra las movilizaciones en los diferentes sitios”, aseguró Ernesto Roa, presidente del Coordinador Nacional Agrario.

Según La Campaña Defender la Libertad, estas acciones dejaron un saldo de 49 personas heridas, 73 personas detenidas, al menos 10 agresiones a personas defensoras de Derechos Humanos, al menos 78 denuncias de violencia policial, y cuatro personas muertas presuntamente a causa de las acciones de la fuerza pública.

Ante este trágico escenario el Gobierno Nacional solo se pronunció al final del día en contra de los “actos vandálicos” orquestados durante las movilizaciones, dejando aparentemente impunes las acciones violentas perpetradas por la policía durante esta jornada.

Así, las organizaciones sociales en varias regiones del país aseguraron que se mantendrían en las calles. “Convocamos a todas nuestras organizaciones y procesos y regiones a mantener la jornada de protesta. Hay la necesidad imperante desde la clase popular de continuar en el esfuerzo de hundir esta reforma que precariza mucho más la vida para la clase trabajadora… Nuestros muertos tenemos que seguirlos reivindicando en la calle”, aseguró Ernesto Roa en la noche de miércoles.

El Paro continúa

El anunció que hizo Iván Duque, presidente de Colombia, en la mañana del jueves 29 de abril fue gasolina para las nuevas jornadas de protesta. El mandatario aseguró que, a pesar de la masividad de voces que rechazan la reforma tributaria desde distintos campos, esta no sería retirada.

De nuevo, miles de personas salieron a las calles y carreteras en todo el país, incluso haciendo caso omiso a la restricción de movilidad como ocurrió en Cali. Allí, además, desde la mañana se desató un escenario de confrontación entre la fuerza pública y los manifestantes. Una vez más la violencia policial sería transversal a las jornadas.

“El blanco principal en Medellín fueron los defensores y defensoras de Derechos Humanos y la gente de prensa”, explicaron en entrevista para Colombia Informa las plataformas de Derechos Humanos Chucho Minga, el Proceso Social de Garantías -PSG- y el Nodo Antioquia de la Coordinación Colombia Europa Estados Unidos; “Todo mi equipo está herido”, dice. Esto también ocurrió en otras ciudades como Cali, Bogotá y Popayán, en donde los manifestantes aseguran que la arremetida, especialmente contra la prensa y contra las personas defensoras de DDHH fue brutal.

“Hoy fueron las fuerzas policiales fueron totalmente intransigentes en dar números y nombres de personas detenidas”, aseguran las plataformas. Por esto aún no existe un informe que determine con seguridad cuántas fueron las detenciones llevadas a cabo el 29 de abril.

Las detenciones, golpes e incluso disparos con arma de fuego por parte de la fuerza pública fueron una constante en las movilizaciones de ayer. Medellín, Cali, Bogotá, Facatativá, Pereira, Pasto, Bucaramanga, Palmira, Popayán y Tunja, Madrid (Cundinamarca) fueron algunos de los puntos en los que hubo fuertes enfrentamientos entre fuerza pública y manifestantes.

En Cali, por ejemplo, los videos grabados por un periodista de Colombia Informa que se encuentra en el lugar fueron surreales. Claramente se logra ver cómo los uniformados violentan a un defensor de Derechos Humanos y luego proceden a disparar.

Según una defensora de Derechos Humanos que acompañó este punto en Cali “sabemos que la fuerza pública tiene la orden de disolver cualquier manifestación, así sea disparando”. Esto genera un escenario de incertidumbre para la ciudadanía movilizada, pues censura de lleno el derecho a la protesta y arriesga la integridad física de quienes decidan hacer uso de él.

Finalizada la jornada no se tuvo un informe certero de la cantidad de personas heridas y detenidas. Sin embargo, Temblores ONG aseguró que durante las jornadas de ayer había registrado 31 casos de violencia policial y 14 disparos con armas de fuego.

¿Qué sigue ahora?

Algunas organizaciones han asegurado que continuarán con jornadas de movilización hasta el primero de mayo, día del trabajador. Asimismo, el Comité Nacional de Paro anunció una nueva convocatoria para un Paro Nacional el 19 de mayo.

Además, en las vías de Casanare, Norte de Santander y Arauca hay campesinos y campesinas articuladas al Coordinador Nacional Agrario que han sostenido la movilización desde el miércoles, bloqueando por completo el tráfico en el departamento de Arauca.

Por su parte, el ministro de defensa, Diego Molano, aseguró ayer en la noche que enviarían a la ciudad de Cali más uniformados del Esmad y 300 soldados del ejército para contener la situación, lo cual sitúa en un escenario de aún más riesgo a quienes decidan salir a las calles.

La ciudadanía ha convocado a nuevas movilizaciones para los siguientes días, aunque siguen a la espera de que el Gobierno se pronuncie acerca de las violaciones de Derechos Humanos que la fuerza pública ha perpetrado durante los dos últimos días de protesta y brinde garantías reales para la movilización social.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here