Como si se tratara de una película sobre el fin del mundo, en el municipio de Zacatepec, Puebla; un socavón en cuestión de horas pasó de los 10 metros de diámetro a los 100, con una profundidad aproximada a los 20 metros.

Por Rodrigo Piña / @Rodrigops19

Foto de portada: AFP

Cualquiera pensaría que se trata de un fenómeno no muy común de la naturaleza, sin embargo el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua – Morelos, Puebla y Tlaxcala (FPDTA-MPT) acusan a la sobreexplotación del agua por la industria como el causante de dicho fenómeno.

Desde la década de 1960, con la llegada de la automotriz Volkswagen a Puebla, comenzó un proceso de industrialización en la zona, lamentablemente junto con ella vino un saqueo y sobreexplotación de aguas superficiales. Con el paso del tiempo, aquella agua que podía ser explotada fácilmente y que pertenecía a ameyales (manantiales) se terminó.

Habitantes de la zona explican que cuando el agua superficial se acabó, las grandes empresas se vieron en la necesidad de extraer el líquido del subsuelo

Es bien sabido que la sobreexplotación de mantos acuíferos no traen consigo nada positivo, por ejemplo el hundimiento de la Ciudad de México, donde se estima que al año la ciudad se hunde de 40 a 50 cm por dicha actividad.

En Zacatepec habían ameyales, era una zona vasta de agua, pero cuando la sobreexplotación del líquido se hizo presente, se empezaron a hacer huecos que en ocasiones dan como resultado socavones, pues el espacio que ocupaba el agua subterránea crea un vacío y este tiene que taparse de alguna forma, en estos casos con tierra que está en la superficie. Tierra blanda.

Habitantes de Zacatepec como el Sr. Miguel comentan que aproximadamente 50 hectáreas corren el riesgo de sufrir hundimientos como el recién ocurrido. Asimismo exigen a las autoridades estatales y federales tomar las medidas necesarias para que las grandes empresas dejen de contaminar, sobreexplotar y robar el agua.

Activistas que tienen un plantón en la zona, dicen que las empresas automotrices, una marranera, un gasoducto, un corredor industrial son las que se acaban el agua, incluso la empresa embotelladora de agua, Bonafont, la cual mantiene sus puertas cerradas debido a que los pobladores de Juan C. Bonilla se manifestaron en contra de la trasnacional porque dicen que extrae más de 1 millón y medio de litros de agua al día y aseguran que secó los pozos que abastecían de agua potable a 5 mil familias.

Por su parte, el gobierno de Puebla informó que ya arribó a la zona para sumarse a las investigaciones. De igual forma, la secretaria de Medio Ambiente Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial, Beatriz Manrique Guevara, reportó que “el socavón de 20 metros de profundidad podría ser resultado de una falla geológica, la anterior existencia de un jagüey y variaciones hídricas en el suelo y subsuelo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here