El 4, 5 y 6 de junio de 2020 fueron detenidos arbitrariamente, reprimidos, golpeados, desaparecidos forzadamente y torturados cientos de jóvenes en Guadalajara, Jalisco, que asistieron a las protestas de exigencia de justicia por la ejecución extrajudicial de Giovanni López en manos de policías municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos. 

A un año de lo que han nombrado el “Halconazo Tapatío”, las y los sobrevivientes pertenecientes al colectivo “5 de junio memoria” realizaron la instalación de un memorial en la Glorieta de las y los desaparecidos.

Una gran jardinera de madera en la que colocaron un árbol primavera al centro, es el símbolo del mensaje más potente de su exigencia de justicia, reparación y no repetición a un año: “donde han querido sembrar muerte, nosotras y nosotros sembramos vida”.

Por Aletse Torres Flores / @aletse1799

Foto: Mario Marlo / @MarioMarlo

“Por un mundo con justicia y dignidad”, “5 de junio no se olvida”  fueron algunas de las consignas que se leían en las pancartas de los y las asistentes al acto de memoria del colectivo 5 de junio memoria en “Glorieta de los y las desaparecidos”, este sábado.

Hace un año, el 5 de junio de 2020, a las 19:30 horas, recordaron, más de 100 personas fueron desaparecidas forzadamente por miembros policiales del estado de Jalisco. Las y los jóvenes, en su mayoría, protestaban por la liberación de 28 manifestantes detenidos un día antes, en el marco de las protestas de exigencia de justicia por la ejecución extrajudicial de Giovanni López, en Ixtlahuacán de los Membrillos.

“Miedo, terror, muerte y desesperanza” fue lo que las autoridades del estado, a través de su brazo armado, quisieron implantar en quienes salieron a las calles esos días. Por ello, decidieron sembrar un árbol en este espacio, para simbolizar por siempre su historia, la memoria de todas las víctimas, el poder de la vida, la esperanza en el futuro y la fuerza del pueblo por buscar justicia.

En la jardinera donde fue colocado el árbol primavera, se escribieron algunas frases: “5 de junio no se olvida”, “Les queremos vives” y “Jamás olvidaré la mano que me dio fuerza”, acompañadas de dibujos de flores color morado.

En su pronunciamiento, manifestaron que lo que realmente “quieren” a un año de estos eventos, es  “paz, tranquilidad y justicia”, esta última, aseguraron, no es esa que se enuncia como penas severas de cárcel y promesas de reformas policiales que nunca se concretan, sino aquella que se muestra en la reconstrucción del tejido social  y  que  garantiza que la “no repetición” no sólo sea una frase anotada en la libreta de alguna autoridad. 

Los y las sobrevivientes, expresaron que ya no quieren mesas de diálogo ni foros, mucho menos si estos  no van acompañados de procesos efectivos y transparentes de rendición de cuentas y de reformas no solo policíacas, sino sociales, políticas, económicas y culturales.

Con ello, exigieron una disculpa pública del Gobierno de Jalisco, donde se reconozca ante la prensa, funcionarios y ciudadanía que el 4, 5 y 6 de junio hubo un uso criminal de las fuerzas de seguridad, durante todos los episodios de violencia.

“…en lo que se refiere al viernes 5 de junio, demandamos que se reconozcan los delitos a los que sobrevivimos: tortura y desaparición forzada, ambos imprescriptibles y de lesa humanidad…” sentenciaron uno de los miembros en la lectura del pronunciamiento.

Reclamaron además, su derecho a ser reparadas de manera óptima, plena, diferenciada y transformadora, como lo estipula la Ley General de Víctimas.

Esta reparación integral, argumentaron, se construye a través de procesos participativos y comprende: a) medidas de restitución, b) rehabilitación, c) compensación, d) satisfacción y e) garantías de no repetición, cubriendo las dimensiones: a) individual, b) colectiva, c) material, d) moral y e) simbólica.

Por otra parte, recordaron que permanecen a la espera  de una audiencia con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, solicitud que ya han hecho ante la Oficialía de Partes del Palacio de Gobierno. Y es que, advirtieron, tanto el caso de Giovanni como lo ocurrido en las protestas, fueron atraídos por la Fiscalía General de la República (FGR), quienes vía transparencia han negado tener carpetas abiertas. Es por esta razón que, además, exigen que las autoridades federales ofrezca información pública sobre estos crímenes de lesa humanidad cometidos en Jalisco.

Finalmente, expresaron que están “listos para el mañana», para recordar a quienes faltan y exigir su regreso:

“Aquí seguimos. Sin importar los nombres propios, solo las voces unidas. El eco de los sueños que hoy enunciamos seguirá sonando al apagar estos micrófonos” finalizaron los y las miembros del contingente.  

Publicado originalmente en ZonaDocs

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here