Mujeres de la UANL : Laura

Mujeres de la UANL hablan sobre la violencia de género dentro de la institución.

0

Texto: Karen Castillo/@karencitatacha   Ilustración: Belem Ilustra

Laura comparte su experiencia dentro de la preparatoria y la Técnica Médica de UANL, ella fue víctima de abuso por parte de un docente de la preparatoria a quien conoció en su segundo semestre.  

Laura comenta que en ese tiempo tenía muchos problemas emocionales, por esta razón tomo la decisión de buscar terapia misma que se ofrecía dentro de la preparatoria. Así fue como Laura entro en contacto con Juan quien era maestro y orientador de psicología. 

“Cuando intentaba expresar mis sentimientos de porque no quería socializar, de porque estaba enojada y mil cosas más, él me decía que yo estaba exagerando y que era una persona que lo tenía todo. Llegó a poner música, jugar en su teléfono, y responder mensajes durante la supuesta terapia…. nunca tomó en serio mis problemas.”

“Poco a poco me fue metiendo ideas en la cabeza me decía que si mis compañeros no socializaban conmigo y no me invitaban a fiestas me decía que era porque era por mi físico, porque no me arreglaba, y que no cooperaba.”

Fue alrededor del tercer semestre cuando Laura comenzó a tener relaciones con su agresor, Laura cuenta que a partir de ese momento Juan comenzó a tener una actitud violenta y controladora.

“Cuando el veía que socializaba con compañeros hombres iba y me quitaba de ahí, entonces todos mis compañeros decían que éramos pareja pero él me hacía negarlo porque me decía que si lo aceptaba lo iban a correr.”

“Siempre me decía que le gustaba pero que no era lo suficiente bonita para estar conmigo en una relación formal. Él comenzaba a salir y tener relaciones con otras chavas, algunas también alumnas de la prepa, después regresaba conmigo porque yo me comenzaba a alejar y entonces eso no le agradaba.”

Cuando pregunta a Laura si los directivos de la Técnica Médica alguna vez tuvieron conocimiento sobre esta situación, Laura comenta que toda la escuela lo sabía. 

“La Jefa del Departamento de Psicología siempre lo supo y nunca hizo nada. Además, yo no era la única alumna que andaba con un maestro. En una ocasión, los papas de una chica se dieron cuenta que su hija de 15 años salía con un maestro de 30 años. Ellos fueron a reclamar pero la respuesta de los directivos fue decir que nosotras ya estábamos grandes y podíamos tomar esas decisiones, a lo mucho nos cambiaba de salón.”

Siempre que Laura intentaba dejar a Juan, el respondía acosándola en redes sociales, insultándola y amenazándola. Laura menciona haber vivido con mucho miedo de lo que Juan podría hacer, por un tiempo ella tuvo que refugiarse en la Ciudad de México pensando que solo así podría estar segura. Recientemente Laura obtuvo apoyo legal por lo cual regresó a Nuevo León

“Yo pensé que Juan ya se había tranquilizado, pero intento regresar conmigo y lo bloque una vez más de mis redes.  Tuve que crear un nuevo Facebook para que no me encontrara.”

“Un día, chicas de la UANL y las preparatorias comenzaron a exponer a sus agresores en redes, yo lo puse a él. No sé quién le dio mi número pero me marco diciendo que cómo me atrevía, que podía perder su empleo.”

“Lo que más me preocupa es que el sigue trabajando en la misma prepa, tiene base ahí, sigue teniendo acceso a adolescentes que como yo son vulnerables y llegan a él buscando ayuda.”

Al preguntarle sobre la responsabilidad de la UANL y en por qué no ha intentado formalizar con la universidad las denuncias en contra de Juan, Laura comenta que no tiene esperanza en que la preparatoria tome responsabilidad por las acciones de Juan.

De acuerdo con Laura, el mismo Juan le llegó a comentar que los directivos tenían conocimiento de que los docentes tenían relaciones emocionales y sexuales con las alumnas.

“Juan me contó que en una ocasión cuando un padre de familia se quejó porque un maestro salía con su hija, el director hizo una junta y les dijo a los maestros que si iban a hacer su desmadre que no le contaran a nadie.”

“En otra ocasión, Juan también me contó que los maestros tenían un chat en redes en el cual platicaban de nosotras, preguntaban a otros que cuáles de las alumnas en cada grupo sí aflojaba y cuáles no”

Por estas razones, lo que Laura desea es que estas historias se conozcan y que la gente se entere del peligro que las adolescentes enfrentan en las prepas y la universidad de la UANL, una institución que poco a hecho para atender denuncias de acoso y abuso sexual por docentes y alumnos de la institución. 

Laura jamás debió de pasar por este infierno, la UANL tenía la obligación de garantizar un espacio seguro para que ella se desarrollara de manera profesional y personal, en cambio, Laura fue expuesta a un agresor en un momento crítico en vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here