Espacio público e intervención de calle: mujeres en resistencia y grafiti

0
Espacio público e intervención de calle: mujeres en resistencia y grafiti antipatria ultural Femenil.

Por Citlali del Rocío Morán Ramos

El habitar la calle, sin duda, es un reto que a diario vivimos y enfrentamos; y más cuando se trata de pensar la calle como un territorio tomado. Esto es lo que se alcanza a percibir con el evento Antipatria Cultural Femenil realizado hace unos días (11 y 12 de septiembre) en la unidad CTM de Tultepec, Estado de México por el Colectivo Templo Creativo de Arte Callejero. La convocatoria fue para intervenir muros con el propósito de recuperar espacios y darles voz a mujeres que, por medio del grafiti, pintura mural o gráfica están buscando plasmar diferentes problemáticas sociales que enfrentan las mujeres; además de hacer comunidad desde lo local.

María Magma, una de las integrantes del colectivo, relata: «se buscó darles espacios a mujeres que tienen poca presencia en festivales, encuentros, foros y eventos de grafiti, de westyle y arte urbano, porque predomina la participación varonil. Esto porque al arte de la calle se le ha considerado un espacio más masculinizado; pues la mujer tiene poca participación en dichos espacios, pese que poco a poco se ha ido abriendo brecha en las intervenciones de las calles.»

Espacio público e intervención de calle: mujeres en resistencia y grafiti antipatria ultural Femenil.

Sin embargo, cada vez es más frecuente su participación en la escena del mundo de la cultura urbana. Como ejemplo, tenemos el evento organizado por el colectivo Templo Creativo Arte Callejero es que se pudieron apreciar pintas e intervenciones; además de expresiones artísticas urbanas en donde la música, teatro y manifestaciones urbanas que buscan darle presencia para apropiarse de sus espacios y compartir con la comunidad ese sentir de exclusión. Y así mostrar que ya no es una acción de rayar por rayar, sino que ya hay una propuesta para integrar a la comunidad y a su vez para conformar espacios de creación. Así nos lo hace saber María:

«Es abrir más espacios a la comunidad artística. Para que tenga donde hacerlo porque, por ejemplo, la mayoría de las personas, en el caso de mujeres no lo hacen porque hay más espacios ocupados por hombres y también, pues por esa onda de enfrentarse a la policía que trata a los artistas como delincuentes, no es tan fácil cáele a pintar a un espacio público sin caer en ese temor de que los vayan a agarrar. O sea, es desagradable y pues luego les sacan el dinero y así. Entonces hay que ser estos espacios donde los artistas puedan venir

Te puede interesar: Arte. Mujeres en Resistencia

En el evento se contó con la participación de diversas mujeres que están dentro de la escena del graf, como suele llamarse en la actualidad. En las intervenciones en muro se contó con la participación de Ale Bixablú, Trix Psicokiller, Laely, Viarts, Saku, Desik, Dafojo, Basia, Nalah, Milk, Zyanya, Kun Sabar, Maresdarte, Aremeu, Xuty, Tarya, Mwora, Vicko, Aline Apple, Akito Demon y Hellcat. Y en las participaciones artísticas urbanas: Luz Sandoval, Amy García, Son Sirenas, Karen Amparo, Irais del Carmen, Malitzin, Saba Luna, Círculo de Mujeres y Ramona O´Farril.

En efecto, esta propuesta no solo buscó darle visibilidad a las mujeres que están haciendo arte de calle, sino también apropiarse de los espacios que muchas veces la comunidad local no asume como suyos y que no se atreven a tomar como propios. María, quien vive en la unidad CTM Tultepec comenta:

«Son espacios, pues masculinos y me parece muy importante que las mujeres los empecemos a ocupar. Pues la verdad lo hacemos de una manera diferente; desde el construir y no desde el dividir y generar este ambiente, pues de competencia. Porque, la verdad que entre grafiteros existe más, la onda, de pizarse. La onda, esa más del territorio y esta chido, pero no se dan cuenta, que al final todos estamos en el mismo territorio. Y que es de todos, pues igual es darle un mensaje a la gente. Porque wuey es tu territorio. Ponlo chido, duermes aquí, transitas por aquí; aquí vives. Son tus calles, porque si nos quedamos esperando a que hagan algo, o la gente del gobierno. ¿Cuántos años llevamos y no han hecho nada? hasta que nosotros empezamos hacer ya se mueven ¿no? Es importante, tanta energía moviéndose que ellos reaccionan.»

Espacio público e intervención de calle: mujeres en resistencia y grafiti antipatria ultural Femenil.

De esta manera, su intención es tomar los territorios para construir desde lo cotidiano, pero con el objetivo de acercarse a los sectores considerados más excluidos para así hacerlos sentir seguros de sus propios espacios y que asuman que son de ellos para así romper con estigmas asumidos pues, como comenta María:

«Que se atrevan y se animen a tomar el territorio porque es de todas. Pues el territorio ya está tomando. Ya está habitado ¿no? Y es hacer ese equilibrio para quien lo toma, ellos, pues (ciudadanía) lo toman para la peda, para robar y pues, si, tenemos que empezar ha habitar nuestros espacios e invitar a la gente que lo haga. Pues entre más se vea actividad y se mueva esto, menos va a haber (delincuencia) es como la energía; ese cambio de energía ¿no? Y la otra es que igual, muchas veces este pedo del activismo. Dices ha estaría bien chido irme a un pueblo. A Chiapas y piensan que, para hacer activismo, se tienen que ir y no wuey. Aquí en tu comunidad hace falta un chingo, hace un chingo de falta o sea de voltear a ver donde estas habitando y sí ahí donde tu estas habitando tu puedes ver y pasar por la calle y sentirte segura o sentirte feliz, entonces ya vete a otro espacio, pero si no pasa eso. Pues para que le buscas allá si acá hay mucha chamba que hacer.»

Porque intervenir calle es vivirla, gozarla y apropiarse de ella, aunque en ocasiones, la sociedad recrimina a la banda que sale a tomarla. Por eso es tomar la calle y por tanto el espacio público y el territorio como Nora Rabotnikof lo plantea en tres dimensiones: lo público como un interés colectivo, lo público como el derecho a conocer y lo público como lo que es de uso común para todos. Aquí nos quedamos con está última visión, pensar el espacio y territorio desde lo abierto para todos, y al menos eso es lo que se percibe con el proyecto de Templo Creativo Arte Callejero:

«Realizar este proyecto, surge con la propuesta: del compañero. Él es artista visual y entonces, yo dentro del activismo y él en su chamba de artista colaboramos con otras propuestas y empezamos a ver como la gente se estaba organizando, bueno la comunidad artística se estaba organizando para tomar los espacios. Pero de una forma constructiva y pues este, yo he hecho; hago mucho activismo en la calle y para mí la toma de los espacios es muy importante. La apropiación de los espacios, de habitarlos y más siendo una mujer, siendo un espacio más masculinizado.»

Finalmente, también lo que se busca con este tipo de propuestas; es mostrar que existen propuestas autogestivas para así poder construir desde lo local y desde la sororidad, porque la comunidad muchas veces no acepta este tipo de proyectos. Que conjunta un trabajo colaborativo; aunque es muy importante destacar lo que menciona María:

«Sí ha pasado que cuando viene mucha gente te habla de comunidad. Y en teoría la comunidad ¡uy! es un tema bien bonito. Pero ya en la práctica. Enfréntate a tu comunidad, tu comunidad es esa gente, que dice: que no le gusta el grafiti. Y que dice que está mal y es de malandros y de vagos y esa es tu comunidad. Hace falta mucha chamba y es dejar de ver a la gente como un obstáculo y verla como esa necesidad ¿no? que hay y sino sabes, el valor que tiene es porque tiene la necesidad de algo. Porque no conoces y porque estás enjaulado en una vertiente del arte que te venden. Que está en museos y no te sientes merecedor de tener arte así en tu barrio. Entonces esa es la chamba que hay que hacer con la gente y nuestra comunidad para que te vas a otra comunidad donde las has trabajado.»

Espacio público e intervención de calle: mujeres en resistencia y grafiti antipatria ultural Femenil.

Algo que, también María quiere agregar y que es importante destacar es lo siguiente:

«También hay que tener muy claro qué se está haciendo es como si fuéramos los albañiles de un futuro (en que sentido te refieres a los albañiles). En el sentido, que estamos construyendo un ambiente. Estamos generando un ambiente social, estamos como construyendo nuevas formas de convivencia ¿no? De involucrarse, este porque venimos de un encierro aparte que vivimos masivamente, pues ahora no hay que alejarnos; porque le mensaje parece ser ese hay que individualizarnos y así no nos va a pasar nada. Y es banda no, hay que reunirnos para generar espacios donde podamos estar todos conviviendo sin pedos, que sea al aire libre ¿no? Dejemos de ir a esos museos encerrados, pues donde no puedes, o sea donde tienes que pasar muchos cercos sanitarios.»

Al final solo nos toca a nosotros crear y apropiarnos de los espacios y los territorios y más de aquellos que buscan darles presencia a las mujeres, es largo el recorrido, pero al menos ya se está empezando y es hora de no soltarlos y asumirlos como nuestros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here