Justicia Rota en Ecatepec, 47 años de prisión por dos feminicidios, eran madre e hija

Jueza del Estado de México dicta una sentencia de 47 años y 6 meses a implicados en los feminicidios de Angélica Ramírez y Karla Estévez, madre e hija asesinadas en Ecatepec después de asistir a un baile // Por Paco Dorado

0

Ecatepec, Estado de México, a 07 de octubre de 2021

El pasado miércoles 06 de octubre una juez de los Juzgados del Penal de Chiconaulta, en Tecámac, Estado de México, dictó sentencia de 47 años y 6 meses de prisión a dos de los asesinos confesos de Angélica Ramírez y Karla Estévez, madre e hija asesinadas en Ecatepec en abril de 2019 después de haber asistido a un baile. Un tercer implicado ya habría sido sentenciado a 4 años y 22 días de prisión, toda vez que al momento de los hechos era menor de edad. Las autoridades no tipificaron el delito como feminicido y lo juzgaron como homicidio calificado; la sentencia dictada ha sido por el asesinato de ambas mujeres.

Ante esto, la familia de Angélica y Karla aseguran que seguirán exigiendo justicia, esperan que todas las autoridades las escuchen, pues las mujeres merecen justicia. En entrevista para Somoselmedio.com Angélica Estévez, hija de Angélica y hermana de Karla explica que a partir de la presente sentencia se siente triste y decepcionada, “me siento enojada, porque esa no era una condena que ellos (los asesinos) se merecieran, para ellos era la pena máxima por feminicidio, que es de 70 años de prisión por cada una y no por las dos; se merecían la pena máxima por la manera tan brutal en que asesinaron y dejaron a mi mamá y a mi hermana”.

Angélica Ramírez y Karla Estévez eran madre e hija, tenían 41 y 16 años respectivamente, el sábado 20 de abril de 2019 salieron de su casa en Ecatepec para ir a bailar a una tardeada y divertirse en un baile sonidero en el Parque del Triangulo, en la sección Montes de la colonia Jardines de Morelos, pero fueron asesinadas. Fue al siguiente día cuando su familia localizó sus cuerpos en un predio baldío de Chiconautla, muy cerca de donde se había realizado el baile. Las habían abandonado ahí, las golpearon, las torturaron, las degollaron y las asesinaron apuñalándolas, además ambas tenían signos de violencia sexual.

Una semana después, el 29 de abril, la Fiscalía General de Justicia del Estado de México informó sobre la detención de tres individuos como presuntos responsables: Cristian Yair García, alias “el charly”, de 18 años; Braian Gerardo Trejo Quiroz, alias “el crush” y Cristian Omar López Nava, ambos de 26 años; ellos habían convivido con Angélica y Karla durante el baile. En sus testimonios filtrados a medios de comunicación por las mismas autoridades, Brian, “el crush”, confesó el feminicidio y refirió que conocía con anterioridad a Angélica, que tenían una relación sentimental por Facebook y vía telefónica.

Posteriormente, durante el mes de noviembre de ese mismo año Cristian Yair, de 18 años, fue sentenciado a 4 años y 22 días de prisión por su participación en el homicidio de la joven madre y su hija, pues al momento de los hechos él era menor de edad. La sentencia fue dictada por una juez estatal adscrita al Distrito Judicial de Ecatepec, él se encuentra actualmente en el Tutelar de Menores de Zinacantepec, en Toluca.

Las autoridades del Estado de México no tipificaron como feminicidio los asesinatos de Angélica y Karla; la sentencia de 47 años y 6 meses de prisión para los imputados fue por ambos asesinatos. Fueron juzgados por homicidio calificado sin importar que existan al menos tres causales que el Código Penal del Estado de México identifica como Razones de Género para acreditar el asesinato de una mujer como feminicidio, de acuerdo a su artículo 242 Bis.

Al respecto, Angélica Estévez nos comenta que las autoridades procedieron de esta forma porque tanto el Ministerio Público, como el abogado defensor, un abogado de oficio, “decían que los asesinos no conocían a mi mamá, ni a mi hermana y que si lo tipificaban como feminicidio, podría ser que les dieran menos tiempo de condena”; siendo que de las mismas autoridades fue de donde se filtraron las primeras declaraciones de los imputados donde uno de ellos aseguraba que tenía una relación sentimental con Angélica Ramírez.

Ecatepec es uno de los municipios con mayor incidencia feminicida a nivel nacional, de acuerdo a información oficial de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, de los 514 feminicidios ocurridos entre 2015 y 2020 en el Estado de México, 52 corresponden a esa entidad, supera el 12 por ciento del total ocurridos en los 125 municipios conformantes del estado.

Por ese motivo desde el 2015 cuenta con dos Alertas de Violencia de Género contra las Mujeres, un mecanismo gubernamental con presupuesto federal para erradicar la violencia feminicida, los feminicidios y las desapariciones de niñas y mujeres en la entidad, sin embargo poco o nada ha cambiado la situación, pues diariamente siguen asesinándolas por razones de género, sin acceso a la justicia, ni para las víctimas, ni para sus familias, con procesos legales plagados de omisiones, impunidad y negligencia.

Hasta la audiencia de ayer la familia de Angélica y Karla no contó con ningún tipo de apoyo por parte de las autoridades del municipio a pesar de que el presidente municipal, Fernando Vilchis, se había comprometido con ellos desde hace un par de años junto con la titular del entonces Instituto Municipal de las Mujeres e Igualdad Ecatepec para ejercer todo el peso de la ley a los responsables. Sin embargo Angélica Estévez comenta que para ella Vilchis es una “pésima persona”, pues nunca cumplió su promesa de apoyarles.

Durante el proceso legal para el acceso a la justicia para su mamá y su hermana nos comenta que el caso pasó por dos abogados de oficio, puesto que el primero no les brindó la atención como debía ser, no acudía a las audiencias y no tienen certeza de que haya hecho correctamente su trabajo, al igual que el Ministerio Público, pues no presentaron todas las pruebas que la familia había aportado y que de acuerdo a ellas seguramente serían suficientes para que sentenciaran a los feminicidas con la pena máxima que dicta la ley.

Ahora, los asesinos sentenciados van a apelar dicha condena, de hecho existirá una audiencia de apelación dentro de algunos días y “aunque el abogado defensor y el ministerio público me dijeron que ellos no iban a asistir porque ya no era importante y que si no quería no acudiera, yo si voy a ir”, comenta.

Ante lo anterior desea expresar a las autoridades encargadas de la impartición de justicia en todo el país que “hagan bien su trabajo, que investiguen como debe ser, con la debida diligencia, porque hay muchos casos, no solo el de mi mamá y mi hermana, hay bastantes casos. Es importante que presenten las pruebas suficientes para que condenen con la pena máxima a todos los que asesinan a mujeres, para que no vuelva a pasar

Además expresa que durante el proceso se ha sentido intimidada y con miedo, porque durante estas audiencias los familiares de los imputados la “voltean a ver feo, de hecho el papá del asesino que está en Zinacantepec me dice de cosas, me ofende y me ha dicho groserías y los asesinos que acaban de ser sentenciados, se burlaron de mí cuando les dictaron su pena. Yo no soy quién para juzgarlos, pero sé que de la justicia divina nadie se salva, Dios es justo y él va a ver las cosas como son”.

Como familia seguirán exigiendo justicia por Angélica y Karla, por eso están convocando a una movilización para el próximo lunes 11 de octubre a las 12:00 Hrs. en Ecatepec, de Casa Morelos a la casa del gobierno municipal en San Cristobal. Una marcha e intervención performática junto con otras madres y familiares de víctimas de violencia feminicida y feminicidio, serán acompañadas por diversas organizaciones de la sociedad civil como la Red Denuncia Feminicidios Estado de México, Mujeres de la Periferia para la Periferia, Furia Periférica y Raíces Violetas.

De igual forma Angélica Estévez invita a la sociedad y a las mujeres en general para que se sumen a las acciones en exigencia de justicia, “me gustaría decirles a todas las mujeres que no se callen, que sigan con su lucha, así como yo voy a seguir luchando si es necesario toda mi vida por mi mamá y mi hermana, voy a marchar por ellas, voy a seguir exigiendo justicia. No estamos solas, entre nosotras podemos apoyarnos. Quiero pedirles que no se callen, que no tengan miedo porque las mujeres debemos vivir sin miedo”, concluye.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here