Luego de 18 meses, UACM recibe de nuevo estudiantes en Casa Libertad

0
Luego de 18 meses, UACM recibe de nuevo estudiantes en Casa Libertad

Por Redacción/@Somoselmedio

Con la presencia de Paco Ignacio Taibo II, Director del Fondo de Cultura Económica,  la Dra. Tania Rodríguez Mora, rectora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), y otros funcionarios universitarios, dieron la bienvenida a la generación de estudiantes 2021 del plantel Casa Libertad, quienes se encontraban en las instalaciones por primera vez, debido a las condiciones de pandemia y clases no presenciales.

Durante el evento “Autonomía, lectura y libertad”, realizado en dicho plantel, el Dr. Luis Ariosto Mora, coordinador del plantel, al recibir al titular del FCE, extendió una felicitación por el programa 21 para el 21, bajo el que se regalarán libros a la ciudadanía del país: “Es una iniciativa sin precedentes en la historia de México: darle libros a todas las personas sin importar su condición”.

Por su parte, Elia Echevarría –del Programa de Integración– aprovechó la oportunidad para dar también la bienvenida a las y los estudiantes. “Me emociona mucho que ustedes, como representantes de la generación 2021, marcan el regreso paulatino que tendremos a las actividades presenciales de la universidad, después de casi dos años de pandemia, y forma parte de los festejos por los 20 años de nuestra casa de estudios y su emblemático proyecto educativo”.

Pilar Padierna – titular de la Coordinación de Servicios Estudiantiles– dio una breve bienvenida a las y los estudiantes presentes, así como a quienes estaban viendo de manera remota a través de las redes institucionales, y expresó su emoción de estar de regreso en el plantel, ya que ha sido el suyo desde que ingresó a la UACM como profesora-investigadora. “Estoy muy contenta de que conozcan el plantel emblema de la Universidad. Aquí se creó, es la casa de la libertad y será un espacio para abrirles muchas puertas: las de la lectura, la imaginación, el conocimiento de otros mundos e ideas que nunca se les hubiese ocurrido que existen”.

Durante su intervención, la Dra. Tania Rodríguez Mora recalcó que “durante 18 meses la pandemia nos hizo la vida de cuadritos, literalmente. Por eso, el volvernos a reunir es tan importante, porque la fuerza de estar juntos es lo que ha mantenido viva a esta universidad”. Agregó que “los libros, la cultura y la educación no son un privilegio, son un derecho, nos vuelven críticos y libres”, e  instó a las y los y estudiantes a luchar no sólo por su educación y la libertad, sino por una ciudad y un país mejor.

“Nos ven tan emocionados de tenerlos aquí porque éste es el sentido profundo de esta institución, recibirlos y abrir nuestras aulas y planteles es un mensaje que dice que la Autónoma de la Ciudad está viva y abierta”, explicó a las y los asistentes. “Este evento se llama ‘Autonomía, lectura y libertad’ porque Autonomía, educación y libertad es la consigna que hemos adoptado desde hace veinte años en esta universidad que, además, dice en lucha, en lucha la Autónoma de la ciudad, porque siempre estamos defendiendo a nuestra universidad y su proyecto universitario”.

Posteriormente, dio la palabra a Paco Ignacio Taibo II, quien saludó a las y los presentes y, en medio de bromas y saludos, dijo que “les dimos unos libros, los agarraron, los vieron con desconfianza, se dijeron a sí mismos ‘además de todo lo que voy a leer tengo que leer esto’; no se sientan obligados, lean si quieren, lean por placer, pero no vamos a enfrentar el poder de la lectura contra otras posibilidades de comunicación”, dijo el escritor.

“No podemos poner membretes al derecho y fomento de la lectura. Antes iban con campañas autoritarias en negativo que casi insultaban a los jóvenes. Ustedes tienen la desventaja de venir de generaciones donde la educación media ha perdido la importancia de la lectura por placer, se ha privilegiado la lectoescritura, la de comprensión, lectura forzosa para hacer un resumen”, añadió.

El autor recalcó que, aunque la educación superior refuerza la lectura obligatoria para el aprendizaje, es necesario que también se haga un esfuerzo para dar el espacio a la lectura por placer, por subversión y por aprender algo nuevo por el gusto de aprender. “Si van a leer sólo un libro al año, que sea uno bueno. Esto no es una batalla por la cantidad, es por la calidad”. Invitó a las y los estudiantes a dejarse atrapar por las novelas de dragones, por la ciencia ficción, por Ray Bradbury, novelas que hablan de sexo, los libros prohibidos como La sombra del caudillo, los 20 poemas de amor y una canción desesperada de Neruda.

Recordó el gusto que le dio marchar con las y los uacemitas durante el conflicto de 2012, porque “creo en una universidad pública, crítica y gratuita para esta ciudad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here