De plantas, premios y políticas culturales

0

«El arte tiene que jugar un papel decisivo en la lucha de ideas:
no debemos abandonarla», Manuel Porto

Por Humberto Robles/@H_Robles

A fines de agosto, lo que era el Fonca (Fondo Nacional para la Cultura y las Artes), subió a su página de Facebook un video en tiempo real intitulado “Planta”, performance realizado por Tania Solomonoff, miembro del SNCA (Sistema Nacional de Creadores Artísticos), quien, durante más de seis (interminables y soporíferos) minutos intentó “establecer contacto con una alocasia de gran tamaño”.

Todo indica que, debido al alud de comentarios en contra -los cuales fueron desde la burla, hasta la indignación e incluso las amenazas-, la institución optó por retirar el video. A raíz de esta pifia, The Secret Cactus Society escribió en Facebook: “Después de ver esto nos deja una decepción, coraje, desinformación, mofa y hasta tristeza por lo que produce el arte mexicano y una organización como el FONCA […] Quizás no tenemos la capacidad para comprender lo que la artista quiso decir y el problema está en nosotros, tampoco buscamos debatir si para ganarse una beca del FONCA hay que tener un apellido rimbombante, lo que sí queremos es que, en un país con tanta desigualdad, con tantas causas que necesitan apoyo, se hagan acciones de impacto real con lo que se supone es de todos. El concepto de las ‘becas para ninis’ no está con el proyecto Jóvenes Construyendo el Futuro, está con estos vividores, con los que dicen divulgar arte e información científica y sólo usan el dinero para las cervezas del bar o la vanidad artístico-personal.”

Si actualmente predomina el muy deplorable entretenimiento vacío, hay que decir que también pulula un arte elitista y burgués -igual de superfluo que el entretenimiento antes mencionado-, aquel con propuestas pretenciosas, narcisistas y que no aportan nada a la comunidad; e independientemente de la estética, abundan las tomaduras de pelo. Eso es lo que solían subvencionar los gobiernos neoliberales, por eso, en esta nueva etapa, el Estado debe patrocinar un arte que, sin ser complaciente ni ramplón, dialogue con el pueblo, pues es el que financia los estímulos por medio de sus impuestos. Porque si una artista snob desea pasearse una eternidad cargando a cuestas una alocasia, está en todo su derecho (aunque es una pena la muerte de la planta, podría intentar establecer contacto con algún otro objeto), pero que lo sufrague de su bolsillo, no con dinero del erario.

Y ya que hablamos del SNCA, a mediados de septiembre se hicieron públicos los resultados de este programa donde, en administraciones pasadas, solían repetirse los nombres de becados y de jurados, quienes parecían turnarse para beneficiarse unos a otros, privilegiando a unos cuantos reiteradamente. Por fortuna, en esta ocasión el 65% de los becarios nunca había recibido un apoyo con anterioridad, como informó el titular de SACPC (Sistema de Apoyos a la Creación y Proyectos Culturales), Juan Carlos Bonet, quien declaró “Esto no es algo que ocurría normalmente. Es un vuelco drástico en la numeralia y los hechos”. Lo anterior es sumamente encomiable y debe continuar para financiar a más creadores, y así poner un alto a la deshonesta endogamia que se ha dado.

Por lo anterior, vemos que poco a poco, se están dando los cambios que tanto se anhelaban para enmendar las fallidas políticas culturales de antaño. Como sea, se debe seguir trabajando en las reglas operativas, porque aún fueron favorecidos dos dramaturgos por cuarta ocasión, quienes además han recibido otros estímulos estatales, y asimismo, debido al método de insaculación, se tuvo como jurado a alguien que ha sido señalado repetidas veces por ejercer diferentes formas de violencia de género contra decenas de alumnas, algo que fue denunciado por Liliana Papalotl, integrante de la Liga de Mujeres de Teatro. Es por ello que, en los fructíferos diálogos que han sostenido varios creadores con las actuales autoridades culturales, se ha insistido en fijar un tope máximo para que un artista pueda recibir apoyos, así como como para ser jurado. Y algo imprescindible es que haya normas donde un presunto acosador, abusador o violador no entre a ningún sorteo, al menos hasta que se esclarezcan los delitos que se le imputan.

En otro orden de ideas, luego de tres meses de paro llevado a cabo por las Morras de la ENAT (Escuela Nacional de Arte Teatral), quienes han denunciado acoso y diversos tipos de violencia por parte de estudiantes y docentes, las alumnas se pronunciaron en contra del reciente nombramiento de Gabriel Hernández Negrete como director de la escuela. Ellas consideran incongruente esta elección debido a los acuerdos que la Comunidad de Alumnas había conseguido con las autoridades de la SGEIA, el INBAL y la Secretaría de Cultura, y un retroceso a los cambios positivos logrados durante los pasados meses de lucha. “Como alumnas, futuras actrices, escenógrafas, maestras y gente de teatro, nos oponemos a una dirección llena de misoginia, con discursos de odio y sin perspectiva de género. Nos queremos sentir seguras dentro de las aulas para crear y crecer profesionalmente dentro de un entorno libre de violencia”, escribieron las estudiantes a las autoridades en turno.

A propósito de violencia, retomamos el caso de Iván N, director municipal de Cultura de Saltillo, Coahuila, quien hace un año violentó a dos compañeros del medio cultural, Luis Falcón y Andrea Galindo; las víctimas lo acusaron por discriminación en la modalidad de vejación, acoso y abuso sexual. En una audiencia pública, la jueza Lilia Sánchez determinó que el agresor tendrá que reparar el daño a las víctimas en términos económicos, deberán recibir atención de salud mental y el agresor tendrá que tomar terapia psicológica.

Falcón y Galindo exigieron una disculpa pública al agresor, pero este no admitió su responsabilidad y habló de “malentendidos”. Por supuesto, las víctimas no aceptaron la disculpa. “Eso era lo que tenía más importancia para nosotros, más que una reparación u otra cosa”, expresó Luis Falcón, “La disculpa entonces, no satisface nuestra medida de reparación más importante. Sin embargo, es el derecho de Iván N no reconocer responsabilidad de los delitos. Omisión que, además, salvaguarda sus intereses políticos.” También subrayó: “El caso de discriminación de Andrea es el primero denunciado y vinculado a proceso en Coahuila. Además, vincular por tres delitos a un funcionario público sin duda es un precedente que hay que tomar en cuenta. Este es un logro ciudadano.”

Para finalizar, es muy lamentable que se haya declarado desierto el Premio Bellas Artes Baja California Luisa Josefina Hernández 2021, donde tres jurados no pudieron encontrar un texto que fuera digno del galardón, esto de entre 106 propuestas de dramaturgos mexicanos, tres argentinos y uno francés. Como el dictamen es inapelable, nos quedará la duda si no existe un buen nivel de dramaturgia a nivel general o el jurado fue incapaz de hallar una obra merecedora de tan importante premio.

Se permite la reproducción total o parcial, citando la fuente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here