Texto: Karen Castillo  Fotografías:@Dinazahar García / @karencitatacha

El día de ayer, miles de mujeres en toda latinoamerica salieron a las calles con motivo de la conmemoración del #25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres.

Esta fecha es recordada desde 1981 debido al asesinato de las hermanas Mirabal que se oponían a la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo en Republica Dominicana, desde ese entonces las hermanas Mirabal son un simbolo de la lucha feminista en latinoamerica.

La presencia de mujeres jóvenes fue latente en todas las movilizaciones a lo largo del país. Muchas de ellas acuden encapuchadas para proteger su identidad.

En México, las protestas del #25N responden a las problemáticas que el feminismo ha posicionado desde hace años: justicia para familiares de víctimas de feminicidio, y desaparición forzada; eliminación de la violencia ecónomica que enfrentan mujeres de la periferia; legalización del aborto; eliminación de la violencia sexual infantil y un tema que se ha recrudecido desde la entrada de la #4T, la persecusión política que enfrentan activistas feministas en todo el país.

A la marcha acudieron muchas madres que se declaran feministas junto con sus infancias. Exigen una vida libre de violencia para las niñas.

Las movilizaciones dejaron ver la composición de un movimiento feminista diverso en edades, posicionamiento político, y estrategias de acción. Por un lado, estan las madres con demandas claras de justicia y verdad. Por otro lado, las mujeres que conforman las organizaciones de las sociedad civil y que apuestan por el cambio a través de las leyes y la incidencia gubernamental, y finalmente, las nuevas generaciones de mujeres jóvenes y adolescentes que buscan la ruptura con el Estado y que ven, en el uso político de la violencia, el camino para reclamar sus derechos.

#25N
Madres y familiares de víctimas de feminicidio estuvieron presentes, exigiendo justicia.
Las nuevas generaciones muestran una ruptura con formas tradicionales de organización, para ellas, tomar las calles y cosntruir espacios de mujeres es la forma de resistir el sistema.

El #25N este año se vio marcado por la presencia excesiva de las fuerzas de seguridad pública. En la Ciudad de México, el gobierno de Claudia Sheinbaum desplegó un megaoperativo policial que mantuvo rodeada a la marcha en todo su transcurso. También se documentó el uso de gas lacrimógeno en presencia de infancias, así como el lanzamiento de petardos a la plancha del zócalo.

Fuerte presencia de granaderos en la Ciudad de México.

El fin del #25N estuvo marcado por el repudiable asesinato de Marisol Cuadras en Guaymas, Sonora. Marisol se encontraba manifestandose en el Palacio Municipal con motivo del 25-N cuando un comando armado llegó al lugar y abrió fuego. Las autoridades han declarado que el ataque estaba dirigido contra el secretario de Seguridad municipal.

El asesinato de Marisol Cuadras visibiliza la epidemia de violencia en el país y que afecta en mayor medida a las mujeres y niñas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here