Huelga y agonía de Notimex

Por Enrique G. Gallegos*

1

Hace 664 días que las y los trabajadores del Sindicato Único de Notimex (SutNotimex) están en huelga. 664 días son alrededor de 22 meses, más de 94 semanas y casi 16 mil horas. 664 noches durmiendo en los campamentos. En el duro suelo de la rebeldía y la noche helada de la ciudad de México. 22 meses de huelga son más de 45 quincenas sin recibir salarios. Los salarios para pagar comida, renta, deudas, comprar zapatos y útiles escolares. Los salarios para sostener la alimentación de hijos e hijas y dependientes económicos.

El mecanismo de coacción para desalentar la huelga es justamente la retención del pago de los salarios. Mientras los funcionarios de Notimex siguen recibiendo sus salarios y están en la comodidad de su casa, las y los trabajadores del SutNotimex deben rascarse con sus propias uñas y apelar a la solidaridad de sindicatos y otras organizaciones sociales. No hay fondo de huelga que alcance para un movimiento huelguístico de casi dos años. La apuesta de los patrones es la misma: desgastar, cansar, desmovilizar, demonizar, desesperar y poner en aprietos económicos a los huelguistas. Lo vivimos en carne propia y observamos en 2019 con la huelga del SITUAM (que duró tres meses). La lucha es desigual entre el patrón y el huelguista; y por eso sostener una huelga de 664 es heroico. Se requiere de fuerza colectiva, corazón, resistencia, indignación y un enorme coraje contras las injusticias laborales. Por eso es épico. Para sostenerse las huelgas requieren de eso y más. Pero también requieren de la solidaridad de todos aquellos que luchan por un mundo mejor, sean sindicalista o no. Tenemos el deber ético, político y sindicalista de apoyar al SutNotimex. Tenemos el deber.

664 días de huelga y contando.

2

Un trabajador no se va a huelga porque un día amanece de mal humor o por simple capricho. Se va a huelga porque existen condiciones objetivas y subjetivas que lesionan sus derechos colectivos y porque las puertas de negociación se han cerrado. La violación de los derechos laborales y el contrato colectivo, el maltrato laboral, la intransigencia, la intolerancia, la imposición y la precarización laboral suelen estar entre los diversos motivos para estallar una huelga. La huelga es el último recurso que tienen los trabajadores para defender sus derechos sociales y colectivos.

Esas razones, que pueden sonar abstractas, se suelen cristalizar en motivo puntuales y en el caso del SutNotimex, son los siguientes: 1) La violación de Contrato Colectivo de Trabajo por parte de la dirección de Notimex, al pretender imponer nuevas formas de trabajo no previstas en ese instrumento, que incluyen 30 cláusulas y varios despidos injustificados; 2)  El desconocimiento de la bilateralidad en las relaciones laborales entre la empresa de noticias y el SutNotimex; 3) El reconocimiento de que los trabajadores en activos hicieron uso de su derecho constitucional a estallar la huelga; 4) La revisión contractual (o en su caso mantener el Contrato Colectivo de Trabajo en las condiciones actuales) y 5) La revisión salarial por los años 2020 y 2021. Evidentemente todas estas demandas son relevantes, pero los dos primeros son significativos para tener el control de la agencia de noticias (y en ese marco, es importante recordar que Notimex es un “organismo descentralizado de la Administración Pública Federal”,  “dotado de personalidad jurídica y patrimonio propio, así como de autonomía técnica y de gestión”, según se expresa en su Ley de creación).

¿Cómo explicar el comportamiento de una periodista de la trayectoria de Sanjuana Martínez Montemayor para con las y los trabajadores del SutNotimex? El caso de Sanjuana Martínez demuestra con puntualidad las contradicciones de un periodismo en crisis. Sanjuana Martínez ha sido Premio Nacional de Periodismo de México (2006) y en 2014 Reporteros Sin Fronteras la nombró “Periodista del Año”. Colaboró en periódicos como La Jornada, Proceso, Sinembargo y es especialista en temáticas sensibles como los derechos humanos, la violencia de género y el narcotráfico, con esos antecedentes ¿cómo explicar su insensibilidad, proceder abusivo y contradictorio con los derechos humanos, incluido el género habida cuentas que la mayoría de las huelguistas son mujeres? La respuesta —y es sólo una hipótesis que habría que indagar más fondo— tiene que ver tanto con sus perfil como con cierta concepción dominante del trabajo, aunque ambas respuestas están relacionadas. Pero su caso no es aislado, sino una constante. Tomemos el caso de las universidades públicas (y no se diga de las privadas): universidades dirigidas por doctores y y miembros del Sistema Nacional de Investigadores (la nata de la elite académica), pero eso no ha impedido que como Rectores practiquen una sistemática violación de los derechos laborales y de los contratos colectivos. Ahí están los casos del la UNAM y de la UAM, que han instalado todo un sistema de precarización de los académicos temporales.

Cuando Sanjuana Martínez es nombrada a la dirección de Notimex cree que ese cargo es suficiente para contratar y despedir libremente a trabajadores y modificar las condiciones de trabajo previstas en el Contrato Colectivo de Trabajo. Esa creencia descansa en una serie de capas residuales que se asientan en la racionalidad neoliberal que ha hecho del trabajo protegido, el sindicalismo y los contratos colectivos unos de los objetivos a eliminar y combatir. Cuando Thatcher llego al poder en 1979 delineó que su principal enemigo era el sindicalismo y sus derechos laborales, que consideraba como cargas y estorbos para el “progreso” del país (y se entiende que cuando la derecha habla de progreso, termina en destrucción). Esa visión del trabajo es la que está operando en Sanjuana Martínez y se ha ido endureciendo por el juego de vanidades a las que personajes públicos de su perfil suelen estar expuestos. Para la mentalidad neoliberal no cabe la idea de que existan derechos laborales y contratos colectivos que deben respetarse. No es exagerado afirmar que Sanjuana Martínez es una de las tantas nietas de la derechista Thatcher. En ese marco las cosas se complican porque Sanjuana Martínez comenzó a tomar el conflicto laboral como un asunto personal y practicar el consabido mecanismo freudiano de identificación: “Yo soy Notimex y Notimex soy yo”. Esto explicaría —pero no justifica—  la persecución política contra Adriana Urrea, líder sindical del SutNotimex y el inmoral recurso que consiste en manipular el derecho, como las denuncias por supuesto plagio de información, con el objetivo de amedrentarla.

La huelga es en gran medida realizada por mujeres. Imagen tomada del perfil de facebook de SutNotimex.

Esto también corrobora que la supuesta salida del neoliberalismo que algunos miembros de la 4T sostienen no es tal. No se sale del neoliberalismo de forma voluntarista. El neoliberalismo es capitalismo y para salir del aquel primero hay que transformar radicalmente al segundo. Pero no puede haber ninguna salida mientras se siga violentando los derechos laborales de los trabajadores.

Por supuesto, y dicho sea de paso, no debe olvidarse el contexto descrito en el informe de Signa Lab del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente y ARTICLE 19, dado a conocer por Aristegui, en el que se describen ataques supuestamente orquestados por directivos de Notimex contra críticos y ex empleados de la empresa noticiosa.

3

Una pregunta que conviene hacerse es la siguiente: ¿por qué el Gobierno de AMLO que lleva como principio “primero los pobres” ha dejado que las cosas llegan a ese punto de 664 días de huelga?  Por un lado, es indudable que AMLO, como liberal que es en ciertos temas, desconfía de las organizaciones intermedias (como los sindicatos y otras organizaciones) y además existe una tradición de un sindicalismo charro cetemista-priista, que ha afectado la imagen de sindicalismo mexicano. Pero, por el otro, también el gobierno de AMLO ha aumentado significativamente el salario mínimo (2019, del 16%; 2020 del 20%; 2021 del 15 y 2022 del 22%), echando por la borda que incrementos de ese porcentaje generarían una crisis. Estableció un programa de para reestructura de UMAS a pesos en ciertos créditos hipotecarios del FOVISSTE. Cuando la abogada sindicalista Susana Prieto fue detenida por el gobierno de Tamaulipas y una vez que fue liberada, la recibió como un mensaje implícito de apoyo a la luchadora sindical. Constitucionalizó la pensión universal para adultos mayores (y otras becas). Se aceptó, finalmente, del Convenio 189 de la OIT, relativo a las condiciones laborales para quienes se dedican al trabajo doméstico. Hay esfuerzos, aunque insuficiente y contradictorios, por regular la subcontratación y mejorar el sistema de pensiones.

Sanjuana Martínez, directora de Notimex.

Ciertamente estas medidas son insuficientes si tomamos en cuenta las tendencias estructurales del neoliberalismo que precarizan las condiciones laborales y las mismas contradicciones del actual gobierno, pero, con todo, si bien las anteriores medidas y otras muestran cierta sensibilidad en el Presidente, también es cierto que se está cometiendo una terrible injusticia y atropello con las y los trabajadores del SutNotimex al mantener de forma intransigente la huelga por parte de Notimex. La estrategia de SutNotimex debería de pasar por considerar y visibilizar estos aspectos y sus contradicciones. Pero evidentemente cada medida y estrategia sindical debe venir acompañada de un contenido de fuerza material y social. No se puede escapar a la dialéctica del conflicto social.

Adriana Urrea, líder del sindicato: «Ni un paso atrás». Imagen tomada del perfil de facebook de SutNotimex.

También cabe preguntarse, la Cámara de Senadores ¿no puede intervenir, mediar y mandar llamar a la directora de Notimex? Si bien de acuerdo al artículo 16 de la Ley que crea Notimex, sólo puede objetar el nombramiento de la directora realizado por el Ejecutivo Federal, ampliamente podría establecer un canal para que las partes se sienten a negociar; el Senado puede hacer más cosas y también será responsable por omisión del deterioro de Notimex.

4

En pleno inicio de la fase neoliberal del capitalismo, en 1981, se celebró un festival de poesía en Morelia. Acudieron importantes poetas de todo el mundo, entre ellos el beatineak Allan Ginsberg. Cuando le tocó su turno de leer sus poemas, comentó que en la plaza de Morelia había una manifestación de campesinos. “Desconozco porqué se estén manifestando —relatan que dijo—, pero como están más cerca de la tierra que nosotros, sus causas deben ser legitimas y justas.” Algo así podemos decir de las y los trabajadores del SutNotimex: sus causas deben ser legítimas y justas porque están cerca del trabajo, del día a día para conseguir el pan y la sal; y ya llevan 664 días de huelga —la más larga en la historia. Y no podemos ser indiferentes.

*Profesor en la UAM y sindicalista del SITUAM

Nacional

La tortura una práctica generalizada en México: Guillermo Fernández comisionado de la ONU-DH

La tortura en México no solo es una violación a los Derechos Humanos, es una práctica generalizada y extendida

La IV Edición del Festival de Cine de Barrio llega a Xochimilco

El Festival de Cine de Barrio (FECIBA), lanzó su convocatoria para participar en su cuarta edición, misma que se llevará  a cabo del 29 de Julio al 30 de Julio del presente año.

México, uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo

Con el asesinato de Antonio de la Cruz suman ya 12 periodistas que han sido asesinados en México.

“Si hay represión habrá movilización”; Puente Madera y APIIDTT denuncian despojo de territorio en Oaxaca

Puente Madera y la Asamblea de los Pueblos Indígenas del Istmo mantienen una lucha en defensa de su cultura y territorio. 

Newsletter

No te pierdas

La tortura una práctica generalizada en México: Guillermo Fernández comisionado de la ONU-DH

La tortura en México no solo es una violación a los Derechos Humanos, es una práctica generalizada y extendida

La IV Edición del Festival de Cine de Barrio llega a Xochimilco

El Festival de Cine de Barrio (FECIBA), lanzó su convocatoria para participar en su cuarta edición, misma que se llevará  a cabo del 29 de Julio al 30 de Julio del presente año.

México, uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo

Con el asesinato de Antonio de la Cruz suman ya 12 periodistas que han sido asesinados en México.

“Si hay represión habrá movilización”; Puente Madera y APIIDTT denuncian despojo de territorio en Oaxaca

Puente Madera y la Asamblea de los Pueblos Indígenas del Istmo mantienen una lucha en defensa de su cultura y territorio. 

El Festival Cervantino cumple 50 años

El Festival Cervantino, uno de los festivales más emblemáticos de México, cumple en octubre, 50 años de llevar la cultura Guanajuato, y tendrá como invitados de honor este año a Corea del sur y a la Ciudad de México.

La tortura una práctica generalizada en México: Guillermo Fernández comisionado de la ONU-DH

La tortura en México no solo es una violación a los Derechos Humanos, es una práctica generalizada y extendida

La IV Edición del Festival de Cine de Barrio llega a Xochimilco

El Festival de Cine de Barrio (FECIBA), lanzó su convocatoria para participar en su cuarta edición, misma que se llevará  a cabo del 29 de Julio al 30 de Julio del presente año.

México, uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo

Con el asesinato de Antonio de la Cruz suman ya 12 periodistas que han sido asesinados en México.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí