Más de 15 mil mujeres marcharon en Guadalajara junto a familias buscadoras

1

“Hoy hemos entendido que la guerra está allá afuera y no entre nosotras” así lo reconoció la Red YoVoy8deMarzo en su pronunciamiento por el Día Internacional de las Mujeres. Y es que, en una movilización histórica, mujeres y colectivas feministas de diferentes frentes, se sumaron a las exigencias y al caminar de las madres y familiares buscadoras de sus seres queridos desaparecidos en Jalisco, -el estado número uno a nivel nacional con más víctimas de este delito-.

Más 15 mil personas informó el Gobierno de Jalisco en una comunicación oficial, salieron a tomar las calles este 8 de marzo desde la Glorieta de las y los desaparecidos hasta la Antimonumenta de en el centro histórico de la capital del estado.

Luego de dos años sin tomar las calles por el escenario de pandemia y crisis sanitaria, mujeres, jóvenes, niñas, disidencias, familias buscadoras, familias de víctimas de feminicidio, sobrevivientes, defensoras, personas aliadas marchando “en contra de todas las violencias”, recordándole al Estado que no olvidan y que nunca se fueron.  

Texto y fotos por Dalia Souza / @DaliaSouzal / @ZonaDocs

“Hoy salimos a gritar juntas por las que nos faltan, que no les quede duda, aquí estamos, siempre con las trans, con nuestras hermanas asesinadas, con las buscadoras y con todas las que aún no se animan a salir” anunciaron en su manifiesto antes de tomar las calles más de 2 mil mujeres que se dieron cita al arranque de la marcha por el Día Internacional de las Mujeres en Guadalajara.

Fueron convocadas a concentrarse en la Glorieta de las y los desaparecidos, sitio emblemático para la lucha de las familias que diariamente buscan y exigen el regreso de quienes les arrebataron un día frente a la omisión y la impunidad del Estado.

Más de 15 mil mujeres marcharon en Guadalajara junto a familias buscadoras

“No están solas”, “somos el grito de las que ya no están” y “vivas se las llevaron, vivas las queremos” y “ni una más” fueron los coros y consignas que más se repitieron durante la movilización, junto a los nombres de Caro, Alondra, Rosa, Perla, Betsabé, Imelda, Dulce, Sandra, Daniela, Mónica, Gaby, Imelda, Monse, Sibia, Brenda, María Guadalupe, Vanessa, Nayeli, Lucero, Zuleima, Iza Kristina, Tania y Itxell Pamela, Valeria mujeres víctimas de desaparición y feminicidio en Jalisco.

Más de 15 mil mujeres marcharon en Guadalajara junto a familias buscadoras

Ahí también estuvieron presentes los rostros y nombres de Carlos Arturo, César Ulises, Yesui, Diego, Jorge, Ángel Iván, Aaron, Emmanuel, Abraham, Daniel, Miguel Ángel y Juan Carlos hombres y jóvenes desaparecidos en Jalisco, a quienes les buscan incansablemente sus madres, sus hermanas y sus esposas.

Más de 15 mil mujeres marcharon en Guadalajara junto a familias buscadoras

A todas ellas y a sus familias las acuerparon mujeres y colectivas desde otros muchos frentes: desde las mujeres que luchan contra la violencia vicaria, hasta quienes también demandan alto a los transfeminicidios, a la misoginia, a la transfobia, a la violencia fundada en el odio.  

Más de 15 mil mujeres marcharon en Guadalajara junto a familias buscadoras

En esta movilización que recorrió av. Chapultepec, av. Hidalgo y finalmente av. Juárez también se sumaron las sobrevivientes, quienes en medio de un contexto generalizado de violencia machista y feminicida hoy cuentan su historia para que el Estado les garantice su derecho a la no repetición, pero también a la justicia que, en muchos de esos casos ,permanece pendiente, impune. Niñas que hoy son adolescentes o mujeres adultas que vivieron violencia sexual o física; que se enfrentaron al yugo de un hombre que decidió arrebatarles la tranquilidad de sus días y que esta tarde decidieron gritar ¡nunca más!

A los reclamos de justicia siguieron los que urgen derrocar a la sociedad patriarcal y machista que ha considerado históricamente a las mujeres como objetos y no como sujetas de derecho.  Aquí se hizo presente el reclamo por el derecho a decidir y la despenalización legal y social del aborto, así como, por el derecho a salir a las calles sin miedo, a tener una vida libre de todas las formas de violencia y el anhelo de una sociedad totalmente feminista y pacífica.

A decir del Gobierno de Jalisco, este contingente que salió unos minutos después de las 5:00 p.m. de la Glorieta de las y los desaparecidos, poco a poco tomó la fuerza de la marea violeta y verde hasta alcanzar más de 15 mil asistentes en su punto de llegada: la Plaza Imelda Virgen en el centro histórico de Guadalajara.

Imelda Virgen fue asesinada por Gilberto, su pareja, el 29 de septiembre de 2012 en un acto por demás premeditado y violento, recordaron sus hermanas en un pronunciamiento frente a la Antimonumenta de Guadalajara y en el lugar que ahora lleva su nombre.

A una década del feminicidio de su hermana, reflexionaron respecto a la violencia institucional que les ha hecho acudir a interminables audiencias y tribunales; esa misma que “no facilita a las familias de otras víctimas de este delito el acceso a los expedientes de sus hijas” y que todavía “no reconoce que se encuentra rebasada”.

Imelda Virgen se convirtió en el primer feminicidio, por tipo penal, invisibilizado de las estadísticas oficiales gracias a las autoridades de Jalisco. Y es que, recordaron que fue Tomás Coronado, procurador de justicia en esa época, quien “decidió no consignar por feminicidio” y sí por parricidio, ya que “no estaban listos los protocolos de actuación”.

“Insistimos y luchamos porque no fuera ni uno más, porque si en 2012 la vida de siete mujeres era arrancada por un feminicidio, al día siguiente fuera ninguna. Pero llegamos a 2022 y son los ojos de 10 mujeres los que son apagados por feminicidas diariamente en nuestro país” reclamaron.

“Decidimos caminar con ellas”

“Este 8 de marzo nos sumamos a la exigencia de justicia de las familias, por las mujeres asesinadas, desaparecidas y todas las víctimas de violencia que ha dejado esta guerra contra el narco, las acompañamos y decidimos caminar con ellas”.

Para la Red YoVoy8deMarzo, quienes año con año agrupan a colectivas feministas, agrupaciones de mujeres y mujeres a título personal para salir a las calles y realizar acciones de visibilización y defensa de los derechos humanos, esta movilización cobra sentido en virtud de “esas mujeres que hoy nos acompañan y que al final del día son las únicas que realizan las tareas de búsqueda y exigencia de justicia”.

“Los colectivos de familias están integrados en su inmensa mayoría por mujeres, madres, abuelas, hermanas e hijes, pero a falta de alguna de ellas quien ocupa ese lugar es un hombre” advirtió Eveline Herrera, integrante de la red y quien busca a su hermana Nayeli Herrera desde que fue desaparecida el 1 de mayo de 2018.

Al respecto, explicó que las mujeres desaparecidas sufren “una triple condena”: ser desaparecidas, ser revictimizadas y ser olvidadas bajo el supuesto de “una ausencia voluntaria”.

Eso la sebe la señora Rosy Quezada, integrante del colectivo de familiares en Jalisco Por Amor a Ellxs y madre de Tania Berenice Quezada Rosas, quien fue desaparecida el 20 de octubre del 2018 en Zapopan, Jalisco.

Su testimonio refleja el dolor y la impotencia de ser mujer y madre buscadora en medio de un Estado donde se revictimiza y estigmatiza: “me enfrente al estigma de ser mujer, ser pobre y venir de la periferia. Fue particularmente difícil el proceso de la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas por todos los obstáculos que han puesto en la investigación y por la revictimización que hemos recibido” precisó al micrófono.

Ahora es ella quien no sólo se encarga de buscarla “por cielo, mar y tierra a su hija” , sino que, también es la responsable de cuidar a su nieta, la pequeña niña a la que también le arrebataron a su madre.

Así, reconociendo que “el trabajo de cuidados que realizan las mujeres se ha extendido a las labores de búsqueda en vida y en fosas clandestinas, a las labores periciales y de investigación, a la exigencia de verdad y justicia para las mujeres asesinadas, al activismo y a la constante presión a las autoridades”, se comprometieron a acuerpar a los colectivos de familias buscadoras.

Hablar del protagonismo que las madres buscadoras tienen en un país como México, llevó a colectivas y agrupaciones feministas de distintos frentes y corrientes, así como a colectivos de familiares de personas desaparecidas, a movilizarse en un evento histórico donde marcharon “juntas por todas las que no están y también por nosotras y las que vienen”.

“Hoy hemos entendido que la guerra está allá afuera y no entre nosotras” finalizaron.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here