Desplazados de la Mixteca de Oaxaca, denuncian la muerte de una niña de tres años a causa de desnutrición por negligencia de gobierno

0

Por Erick Frias Lozano / @ErickFL_1993

El lunes 27 de marzo el Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas (CEDHAPI) comunicó que una niña, identificada como Benita “N”, murió a causa de un severo cuadro de diarrea por desnutrición. La CEDHAPI, dio a conocer que, la familia de Benita, fue desplazada junto a más integrantes de las comunidades de Ndoyonoyuji y Guerrero Grande del municipio de Atatlahuca, la causa de desnutrición comenzó entre los desplazamientos y la situación de pobreza de los familiares, pues el gobierno sólo les dio apoyo mientras estaban refugiados en el albergue del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI).

La familia de Benita, fue agredida en octubre del año pasado, por supuestos integrantes vinculados a la autoridad de Atatlahuca, quienes quemaron sus viviendas en Ndoyonoyuji y Gurerrero Grande. Estos atentados arrojaron cerca de 100 viviendas quemadas y desplazamiento interno forzado a más de 300 familias, algunas de estas, viven en situación de calle en Tlaxiaco y Huajapan.

El abogado y defensor de los derechos humanos Maurilio Santiago Reyes, explicó que la CEDHAPI, emitió la medida cautelar MC-1050-21 al estado mexicano, el 23 de diciembre del 2021 la cual, concretamente, dicta lo siguiente: “Proteger los derechos a la vida e Integridad personal de las familias indígenas de las comunidades de Guerrero Grande y Ndoyonuyuji a través de medidas culturalmente adecuadas dirigidas para proteger sus derechos y en especial de los niños, niñas, mujeres y personas mayores”.

Misma medida que no se cumplió, pues, cuando estaban desplazándolos el gobierno les llevó comida en diciembre del año pasado y los integrantes se quejaron de la falta de alimento desde enero.

Muchos de los integrantes que estaban en el albergue del INPI, denunciaron la falta de alimento y de apoyo, pues el último que les llegó fue del año pasado, la muerte de la niña Benita, fue lo que hizo decidir a las familias albergadas el acusar sobre la falta de apoyo que les dan.

Ante esta crisis, Maurilio mencionó que En el presente caso se violentan los derechos de los niños y de las niñas consagrados por los artículos 2 y 24 de la Convención sobre los derechos del niño.

Así pues, la Comisión Interamericana de Derechos Humano (CIDH), ha declarado que, tienen que importar los derechos de los integrantes y sobre todo, los derechosa la vida y la integridad de las (os) niñas (os) e integrantes de las comunidas de Ndoyonoyuji y Guerrero Grande del municipio de Atatlahuca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here