“Si me siguen gritando, no les voy a atender”: responde gobernador de Jalisco a familiares de personas desaparecidas

0
“Si me siguen gritando, no les voy a atender”: responde gobernador de Jalisco a familiares de personas desaparecidas

Durante una manifestación convocada por el Colectivo Luz de Esperanza, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, fue interceptado por las familias quienes le reclamaron el poco trabajo que hace su gobierno para localizar a sus seres queridos desaparecidos.

Ante sus exigencias, el mandatario en varias ocasiones señaló que si le seguían gritando se iría y no les atendería, además aseguró que su administración a localizado a miles y que lo único que pide es su confianza porque si se están buscando a todos los desaparecidos que faltan.

Durante la administración de Enrique Alfaro, en Jalisco, han desaparecido 6 mil 352 personas, el 42% de todas las personas desaparecidas que hay en el estado.

Por Darwin Franco / @DarwinFranco / @ZonaDocs

“No me griten, esas no son maneras”, “Si me siguen gritando me voy a ir”, “No me griten porque así no las voy a atender” fueron algunas de las expresiones que utilizó el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, cuando fue interceptado por familiares de personas desaparecidas del Colectivo Luz de Esperanza que realizaban una protesta frente a Palacio de Gobierno, la mañana del 28 de marzo.

Las familias reclamaron al gobernador el nulo trabajo que hace la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas para localizar a sus seres queridos; además le recriminaron que las mesas de trabajo que se instalaron luego de la marcha que realizaron en febrero han resultado una simulación, pues no han resuelto ninguna de sus peticiones y los casos de las más de 100 familias que integran el Colectivo no manifiestan avance alguno.

-¡Gobernador busque a mi hijo!-, exigió una de las madres al gobernador que pese al ver a la familias no detenía el paso hacia Palacio de Gobierno.

-Si me siguen gritando, si me siguen gritando, no les voy a atender-, exclamó molesto el gobernador.

-¡Busque a mi hijo!-, volvió a gritar la madre del Colectivo Luz de Esperanza.

-Señora, yo busco a los hijos de todas siempre-, expresó el gobernador.

-¡No los busca!, replicó la madre.

-Estoy aquí para atenderlos, yo vine a platicar, pero no me grite-, solicitó el gobernador.

Esto pasó mientras las madres comenzaron a rodearlo para pedirle les atendieran porque consideran que nadie en su gobierno realmente presta atención a sus demandas; así fue como el gobernador detuvo su paso y pidió hablar con el representante del colectivo.

La palabra fue tomada por Héctor Flores -padre de Héctor Daniel Flores Fernández, quien fue desaparecido de su propia a casa, el 18 de mayo de 2021-, éste le explicó que en su anterior manifestación les prometieron que solucionarían sus demandas mediante mesas de trabajo; sin embargo, para quienes integran el Colectivo Luz de Esperanza éstas han sido sólo una simulación, pues ahí los funcionarios dicen que harán caso a sus peticiones, pero ya en las dependencias nadie les presta atención ni cumple los acuerdos.

-Todos los días estamos en eso, créame no hay una ruptura de la mesa de trabajo. Seguimos trabajando, y así hemos encontrado a miles-, afirmó el gobernador.

“¿Cuáles miles?, ¿De qué habla?”, fueron algunos de los reclamos que se le hicieron al gobernador, quien para salir al paso se comprometió -como muchas otras veces lo ha hecho con otras familias- a darle seguimiento personal al caso y a reactivar de manera efectiva “las mesas de trabajo” para el próximo 30 de marzo.

– Estamos muy metidos en esto, buscado a todos los que nos faltan; así que entiendo siempre su dolor y estoy a sus órdenes-, les reiteró el gobernador mientras buscaba abrirse paso entre las familias que portaban las fichas de búsqueda de sus desaparecidos.

-Nos vemos el miércoles y yo los atiendo con mucho gusto, pero espérenme a que regrese de mi viaje-, insistió el mandatario.

-¡Por favor entienda nuestro dolor!¡Póngase tantito en nuestros zapatos-, le gritó otra de las madres.

-¡Ustedes creen que yo no quiero encontrar a su hijo, Ustedes creen que yo no hago lo que esté a mi alcance!-, les reclamó el gobernador.

-Lo que creemos es que en verdad no los quiere encontrar-, le replicó otra integrante del Colectivo Luz de Esperanza.

Ante ese último reclamó, Alfaro Ramírez retomó el paso y firmó de recibido el pliego petitorio que llevaron las familia. Al final sólo se retiró del lugar diciendo: “Saludos”.

Monserrat Zamora -madre de Yesui Rogelio Hernández Zamora, quien fue desaparecido el 3 de noviembre de 2021 en la colonia Los Agaves en Tlajomulco de Zúñiga- molesta señaló el poco tacto y sensibilidad que mostró el gobernador Alfaro, a quien no le estaban preguntando sino exigiendo que cumpla con la obligación de localizar a sus hijos:

“No es posible que nos reciba de esa manera, que nos hable de esa manera, si lo único que queremos es que cumpla con su obligación de  buscar a nuestros desaparecidos, pero de éste sólo obtuvimos reclamos y malos tratos”.

En su caso han pasado más de cuatro meses y no tiene ningún tipo de avance, tan malos han sido los resultados que la investigación para localizar a su hijo tardó dos meses en iniciar y los resultados de sus pruebas de ADN ni siquiera le han sido entregados.

“Yo ido 19 veces al SEMEFO, pero las respuestas han sido las mismas: no hay personal, no hay pruebas, no tenemos presupuesto. Lo único que queremos es que las autoridades hagan valer nuestros derechos como víctimas, pero aquí nadie te apoya, nadie te ayuda en nada… así que nos hacemos mediáticas para que nos hagan caso, pero si no sólo nos juegan el dedo en la boca”.

La señora Monserrat tiene claro que lo que está mal en Fiscalía es que no hay investigación, pues no se sigue ninguna de las pistas que ofrecen; así mismo denuncia que la criminalización persiste porque primero se investiga a sus familiares antes que investigar y detener a quienes se los llevaron: “No hay avance, no buscan, ellos no hacen nada”.

Señora Monserrat Zamora, madre de Yesui Rogelio Hernández Zamora. Foto: Darwin Franco

A nuestros desaparecidos no les sobra tiempo

El Colectivo Luz de Esperanza se creó en 2021 y, a la fecha, está integrado por más de 100 familias que buscan a sus hijos desaparecidos tanto en la Zona Metropolitana de Guadalajara como en otros municipios del estado.

Desde su creación han buscado ser un remanso y un apoyo para quienes tiene un ser querido desaparecido, además de ser un espacio de acción y búsqueda tanto en vida como en muerte; por ello, han organizado jornadas de búsqueda en vida, pegas masivas de fichas de búsqueda y se han sumado a la búsqueda de fosas clandestinas, como la realizada hace más de un mes por las Madres Buscadoras de Sonora.

Alejandra, madre de Julio César Aguayo Cruz (Foto: Darwin Franco).

Una de sus integrantes es Alejandra Cruz, ella busca a su hijo, Julio César Aguayo Cruz, quien fue desaparecido el 31 de mayo de 2021 en San Juan de Ocotán, Zapopan, luego de que el joven saliera de casa rumbo a su trabajo.

Desde ese día, lo ha buscado pese y con el pesar de las autoridades que no le han brindado ningún tipo de avance:

“Para la autoridad, nuestros desaparecidos sólo son números, expedientes o carpetas, pero no son eso, son personas, son nuestros seres queridos. La atención que a mí me han dado es mala, no hay avance de nada. Yo les he pedido los videos del C5, la sábana de llamadas y me dicen que no hay nada, que lo consiga yo… cuando ese es su trabajo”.

Carolina Rodríguez, esposa de Issac Márquez Castro (Foto: Darwin Franco).

Junto con su hija también acudió a la manifestación Carolina Rodríguez, quien busca a su esposo Issac Márquez Castro, a quien desaparecieron el 17 de abril de 2021 en la colonia Nueva España en Zapopan.

“Mi esposo casi tiene un año desaparecido y Fiscalía no hace nada. Todo lo hago yo por mis propios medios, pues ellos no me dan ninguna noticia de él. Fiscalía siempre me dice que todo está en trámites, que todo está en proceso… Yo di nombres, datos y todo, pero ellos me dicen que ya lo harán, que esperan la orden del juez, pero no hacen nada”.

Lo que ella quiere de la autoridad son respuestas y trabajo, pues considera que no es posible que las autoridades estén tan tranquilas, que el gobernador esté tranquilo:

“Siempre nos piden tiempo, pero nuestros desaparecidos no tiene más tiempo. No hay tiempo para un desaparecido, pues siempre nos dicen que esperemos, pero en mi caso ya llevo esperando casi un año y nada”.

Elizabeth Luna, hermana de José Manuel Alejandro López Calvillo (Foto: Darwin Franco).

Elizabeth, quien también integra el Colectivo Luz de Esperanza, resume todo de manera muy contundente: “Todo con las autoridades ha sido un martirio“, pues en los cuatro meses de búsqueda de su hermano José Manuel Alejandro López Calvillo -quien fue desaparecido el 9 de diciembre de 2021 en la carretera a Saltillo y Avenida de los Deportes en Zapopan-, los resultados que les han dado las autoridades han sido pobres y, asegura, que además no existe siquiera una línea clara de investigación.

“Nada más nos tienen en mesas de trabajo, pero ahí no se hace nada. No más hacen eso para que ya no protestemos, pero no pasa nada. Ya en la Fiscalía, los ministerios públicos no más nos dicen que como es nuestro familiar que nosotros investiguemos y que ya después les digamos qué averiguamos, y pues uno va y se mete a lugares donde no debemos, y ya con eso les llevamos pruebas y testigos, y dicen que los vamos a retomar, pero sabemos que sólo lo traspapelan”.

Por tanto, sus exigencias son claras:

“Queremos que pare todo esto, que se detengan las desapariciones, y a quienes ya estamos en esto que se nos atienda como se debe. Y por eso estamos aquí como colectivo presionando para que se nos escuche y se respeten nuestros derechos”.

Carmen Cortés, madre de César Leal Cortés, quien fue desaparecido el 11 de agosto de 2015 en el crucero de Cofradía de La Luz en la carretera Guadalajara-Barra de Navidad, se unió al Colectivo Luz de Esperanza porque aquí ha encontrado un apoyo y un abrazo que no ha obtenido en otro espacio; así mismo ha encontrado un espacio donde hacer valer sus denuncias y exigencias.

“La ayuda de la autoridad ha sido nula, pues ellos no tienen oídos, no tienen ojos, ellos quieren que les hagamos todo el trabajo y cuando uno les da información o pruebas, de todos modos no pasa nada. Para mí no hay justicia, pues les damos todo y nada, parece que están todos coludidos”.

Lo que ella quiere, es lo único que pide, es que le digan qué pasó con su hijo o dónde fue que dejaron su cuerpo: “yo sólo quiero encontrarlo, es lo único que exijo”.

Hasta hace una semana en Jalisco, conforme al Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas, existían 16 mil 222 personas desaparecidas; hoy las personas que se reconocen como desaparecidas son 14 mil 915; es decir, en una semana desaparecieron del registro mil 307 personas reportadas como desaparecidas. Quizá son esas las miles de personas localizadas que Enrique Alfaro presumió frente a las integrantes del Colectivo Luz de Esperanza.

***

Si desea sumarse o apoyar al Colectivo Luz de Esperanza puede hacerlo en este link:

https://www.facebook.com/LuzdeEsperanzaColectivo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here