Entrevista: Karen Castillo / La Dosis /  Arte Mamis

El pasado 11 de mayo, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), declaró  inconstitucional la penalización de la posesión de más de 5 gramos de marihuana, siempre y cuando esta sea para consumo personal.

A simple vista, esto fue visto como un gran avance para los derechos humanos de los consumidores de marihuana, sin embargo, activistas 4/20 han advertido que la sentencia de la SCJN mantiene la puerta abierta a  la criminalización del consumo de la marihuana ya que no eliminó el delito de posesión.

Contenido

«Los ministros aprobaron el proyecto de sentencia del amparo 585/2020, donde se propone que los criterios de protección del derecho al libre desarrollo de la personalidad de las personas que consumen cannabis no son aplicables a todas las personas sujetas al sistema penal por posesión simple de cannabis, y deja a los ministerios públicos y jueces la decisión de definir si la posesión de mariguana es para consumo o comercio y, por tanto, decidir si es castigable o no.» – Periódico La Dosis.

Activistas 4/20 han exigido por varios años que el delito de posesión sea eliminado ya que fomenta la criminalización del consumo de marihuana con fines lúdicos y recreativos permitiendo abusos por parte de elementos policiales en contra de mujeres y hombres jóvenes de estratos socioeconómicos bajos.

Fotografía de Mario Marlo durante el 4 de abril, día reconocido como a favor de la legalización del consumo de marihuana.

Esta es una entrevista con Aura, reportera de «La Dosis, el periódico de la comunidad Psicoactiva» y gestora de la colectiva «Arte Mamis» la cual ha comenzado una protesta cultural en favor del consumo de marihuana para mujeres; en esta entrevista hablamos con Aura sobre la sentencia de la SCJN y la posesión de marihuana.

Aura, dinos, qué es lo que piensas de esta sentencia y la forma en la que afecta a los consumidores de marihuana?

Aura: Es algo muy grave lo que sucedió para los y las consumidoras de marihuana, todos conocemos la historia de alguien que han detenido en la calle por fumarse un porrito o darse un pipazo. Sabemos que en el Estado en el vivimos, también se fabrican delitos para que gente inocente vaya a la cárcel. Esto vulnera a las usuarios y consumidoras, vulnera un derecho que deberíamos tener porque prohibir fumar marihuana ya es inconstitucional. Sin embargo no puedes portarla ni venderla. Entonces seguimos siendo delincuentes para el sistema penal. Además, las mujeres usuarias somos aún mas vulnerables a estas leyes y a la criminalización del consumo de la marihuana.

Relacionado a este tema de las mujeres, ¿ cómo afecta la criminalización de la marihuana en particular a las mujeres usarías?

Aura: Pensando en el tema específico de las mujeres, nos enfrentamos a lo que vivimos las mujeres con los policías, desde agresiones sexuales y que es más fácil para ellos amedrentarnos. Corremos más riesgos al estar en el espacio público, cuando nosotras comenzamos con esta protesta, aquí a organizar nuestras reuniones y a tendernos pues había mucho acoso policial, estas leyes sobre la portación de marihuana nos siguen diciendo que somos criminales.

La colectiva a la que pertenece Aura ha tomado un espacio público en donde reunen los martes para realizar taller públicos, vender productos que ellas mismas elaboran como aretes, ropa, separadores, ceniceros, etc.
Muchas gracias por comentar esto, además del tema de género, también se ha dicho que mientras personas con poder adquisitivo y/o inversionistas extranjeros, ya comienzan a abrir negocios en la Roma y Condesa con fines de consumo y venta de marihuana, mientras que las jóvenes de las periferias o de barrios siguen siendo encarceladas por consumirla, ¿Qué piensas sobre esto?

Aura: Esto que dices es bien importante, nos han dicho que el espacio público no lo podemos habitar y ocupar, hay criminalización en las calles. Si yo soy un jóven que no tiene el dinero para ir a estos lugares, o ir a comer a estos restaurantes  y que como mujeres esto aún aumenta por las condiciones económicas tan precarizadas para las madres y mujeres, una morra de la periferia o de cierto nivel socioeconómico entonces tiene que hacer uso del espacio público para consumir y por ende ser criminalizadas.

Nosotras también corremos más riesgo al comprarla, al consumirla, y por eso incomoda a la policía y al sistema y a la sociedad que como mujeres impulsemos los cambios desde abajo, desde las calles, que tomemos los espacios públicos para consumirla, eso esta aún más criminalizado.

Claro, y cuéntanos más sobre este espacio que están construyendo como colectiva Arte Mamis y cómo fomentan los derechos de las consumidoras de cannabis.
Aura: La colectiva es formada por tres mujeres, desde hace unas semanas comenzamos a reunirnos aquí en este espacio y a vender productos para apoyar nuestra economía, a ofrecer talleres públicos de arte, baile, hacer performances, y que se hable del consumo como algo que no es un crimen.
Esta espacia es una forma de protestar y de usar el arte que también esta bien degradada socialmente, entonces nosotras como morras y artistas – que muchas veces no nos reconocemos así también por lo degradada que esta el arte- decidimos crear este espacio para que como mujeres podamos consumir.
Además de la criminalización por consumir en el espacio público, también nos enfrentamos a las violencias machistas que hay en grupos mixtos de consumidores, y de espacios de activismo 4/20 en donde las mujeres han sido violentadas, abusadas, minimizadas e ignoradas; por eso la necesidad de tomar espacios en las calles para y por mujeres.
Las mujeres de varias colectivas feministas cannabicas fomentan la creación de espacios para mujeres en donde pueden ser libres de otro tipo de violencias presetes en espacios mixtos.

En 2017, la organización EQUIS, Justicia para las Mujeres publicó un estudio que demuestra que los casos de mujeres en cárceles por delitos contra la salud se duplicaron en tan solo dos años en México y que representan el 43% de los casos de las mujeres en prisión siendo el delito de posesión más castigado con la privación de la libertad.

Aún sin cumplir esta la promesa de campaña del gobierno de López Obrador de terminar con la grave problemática de criminalizar el uso de la marihuana de raíz.  Las sentencias y reformas a medias relacionadas al uso de esta planta permiten que miles de mujeres y hombres estén privados de su libertad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí