Convocatoria para elecciones en el SITUAM. Crónica de la reactivación política desde la base

1
574
SITUAM

Por Enrique G. Gallegos

Era la segunda llamada.

La primera fue el 18 de mayo en la que al amparo del artículo 107 de los Estatutos, el Consejo Seccional de Delegados de Rectoría General lanzó la convocatoria para la celebración del Consejo General de Delegados Extraordinario. Urgía salir del espasmo sindical. La base lo sabía. De Norte a sur, de este o este. Lo sabía. Muchas cosas estaban en juego y el tiempo seguía su marcha. Los terribles dioses del tiempo, Cronos y Kairos, pendían sus espadas. Pero la mente clara de la base trabajadora sabía la urgencia. Estaban dadas las condiciones subjetivas y los estados de ánimo para reactivar la vida sindical después de largos meses de desmovilización. Las cosas no podían seguir en el mismo impasse. La base sabe que el sindicato es la única arma de lucha que tienen para defender los derechos laborales, el Contrato Colectivo de Trabajo y el sentido de pertenecer a una colectividad políticamente organizada. Más aún: el modelo de una universidad que ha sido poco a poco transformado en una universidad con fuertes orientaciones neoliberales y gerenciales. Años de lucha, largas jornadas de negociación, dolor y desvelos, sangre de nuestra sangre, alimento de nuestros hijos: eso es el Contrato Colectivo de Trabajo que está en juego. La base sabe que la patronal no se tocará el corazón para tratar de aprovechar cualquier descuido y echarlo abajo. Lo sabe la base. Eso que ni que.

El artículo 107 de los Estatutos señala lo siguiente: “Cuando las circunstancias así lo determinan o debido a que por causas de fuerza mayor no se pueda cumplir lo establecido en el artículo 102 de los presentes Estatutos, el CG, el CGD o el Comité de Huelga, según sea el caso, acordará la realización de elecciones extraordinarias, las veces que sea necesario, hasta cumplir lo previsto en el artículo 102. En esta situación, los períodos de publicación de la convocatoria, el registro de planillas y la realización de las elecciones, serán acordadas por la instancia que emite la convocatoria, y además la Comisión Electoral será constituida en el seno del órgano que haya tomado el acuerdo.”

Los que nos dedicamos a la filosofía conocemos ese tipo de artículos como “dispositivos” que posibilitan una “línea de fuga”. Antes de que el tanque explote, se busca la línea de fuga para que la colectividad se reorganice, reactive y vuelva a articular. En lenguaje llano: salir del atascamiento. Las circunstancias y causas de fuerza mayor son incuestionables: la pandemia con su estela de dolor y muerte que ha dejado tras de sí. Pero también la larga noche de desmovilización.SITUAM

El 18 de mayo se reunieron 137 delegados y en virtud de que no existió el quórum, se lanza la segunda convocatoria para el martes 24 de mayo. Las expectativas sobre qué pasaría en el Consejo General de Delegados Extraordinario eran inciertas. Después del 18 de mayo, cuando se hizo la segunda llamada, los mensajes, correos, discusiones y conversaciones en redes sociales y chats era intensa. Algunos muros de los centros de trabajo de la UAM daban cuenta de ello. El simbólico papel kraft pegado en los muros de la universidad lo anunciaba. El kraft también era símbolo de otra cosa: de que la vida sindical en las unidades se estaba reactivando.

Martes 24 de mayo. Tarde. El cielo se nubla. El calor sofoca. Aquí y allá caen gotas. Trabajadoras y trabajadores, delegadas y delegados, salen corriendo de los centros de trabajo de la UAM. Saben que sobre sus hombros descansa una enorme responsabilidad. En algunas zonas de la ciudad una lluvia intensa parecía bendecir el atardecer. El calor intenso de los días previos sofocaba al tiempo que cedía. Delegados y delegadas comenzaron a llegar al local ubicado en Av. Tlalpan 1112 para celebrar la reunión estatuaria. Apoyos solidarios y coperachas hicieron posible rentar ese local.

Nadia sabía que pasaría ese 24 de mayo, pero se sentía un ambiente, en general, de cierto entusiasmo. Y en política, las emociones también cuentan. Pero sobre todo la estrategia colectiva. Y la asesoría legal del abogado Manuel Fuentes fue clave.

Por momento había una larga fila para el registro de delegados. E inicia la cuenta: 1, 2, 3, 4, 5, 6… 20… 50…100… 123…alguien en el presidio informa: hemos llegado a 152 delegados. 15 más que la vez pasada. Y la base corea ¡SITUAM, SITUAM, SITUAM! 152 delegados que saben a triunfo. Después de la huelga más larga del sindicato. Después de una pandemia que trajo dolor y muerte. Después de meses de incertidumbre y desmovilización. Eran 152 delegados empapados por la amorosa lluvia y el entusiasmo y compromiso de sacar adelante al sindicato. 152 delegados y delegadas conscientes de la importancia de estar en el local ese día y a esa hora. 152 delegados que representen a cientos de trabajadoras y trabadores administrativos y académicos de una de las universidades más importantes del país: la UAM.

Inicia la reunión. Una vez que se declaró el quórum legal, las y los delegados votan y el eligen a los miembros del presídium. Ese mínimo gesto inicial muestra la raíz democrática del SITUAM: cualquier delegado se puede proponer, pero su elección es por votación directa y pública.

Se inicia la discusión, se leen las ponencias, se hacen evaluaciones y propuestas, se debate de forma franca y abierta. Finalmente se entra al meollo de la convocatoria: “análisis, discusión y en su caso aprobación de las elecciones del Comité Ejecutivo en términos del artículo 107 del Estatuto”. Se sugiere una contrapropuesta de elecciones de toda la estructura del sindicato. Los argumentos van y vienen. Finalmente la mesa del presídium somete a votación las dos propuestas. La voluntad de las y los delegados se expresa de forma contundente: 101 delegados se expresan a favor de la vía del artículo 107 del Estatuto para que se convoque a elecciones del Comité Ejecutivo. Acto seguido eligen la comisión electoral y la CAVEF. La convocatoria será el 7 de julio y las elecciones los días 11 y 12 de agosto. Afuera del local ya anochece, pero para el SITUAM amanece de nueva cuenta.

La base retomó las riendas de la vida sindical. Por supuesto, la base también sabe qué GICS y Comisiones estuvieron en pie para que esto fuera posible, porque demandó un esfuerzo colectivo intenso, con meses de sopesar opciones y vías de salida. Pero es el primer paso. Un pasito, pero fundamental. Queda un largo trayecto de varios meses con algunas tareas vitales para el sindicato. Preparar las elecciones, la toma de nota, validar el Contrato Colectivo de Trabajo, modificar los Estatutos, preparar la negociación y hacer una reflexión amplia y profunda sobre lo que paso en esa noche oscura de desmovilización, reflexionar sobre el tipo de cultura política que tenemos y el horizonte en el que se moverá el sindicato de cara a los varios problemas del país y del mundo. Pero que no nos quede ninguna duda: esta vez la base habló y fuerte. Y nos dio una lección política. Y eso es mucho para quienes nos dedicamos a la docencia: pasamos de profesores a alumnos.

1 COMMENT

  1. Texto literario satiríco, de risa No es posible que ahora se vean como los redemptōris (redentores) del SITUAM, incluso como aquella imagen en donde el redentor sale entre un gran desplandor! Existen más de cinco mi afiliados, no salgan con que unos cuántos fueron los que decidieron que hacer con nuestro Estatuto, que a conveniencia propia interpretan, a conveniencia propia aplican, es cambio de toda la Estructura Sindical. No vengan ahora externos a interpretar también el Estatuto y auto aplaudirse con su ilegalidad.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here