Lo último

Violencia en Pantelhó: Las Abejas de Acteal exigen acciones urgentes al gobierno local y federal

Las Abejas de Acteal exigen al gobierno federal y local una pronta intervención para detener el derramamiento de sangre y garantizar la seguridad de la comunidad.

Marcha en el marco del Día Internacional de las Presas y los Presos Políticos

En el marco del Día Internacional de las Presas y los Presos Políticos, se llevó a cabo una marcha del Ángel de la Independencia a la SEGOB para exigir justicia.

Fermín Guzmán: “Para mí la fotografía de calle es la intersección entre la antropología, la historia y la magia”

Fermín Guzmán, nacido en la Ciudad de México pero criado y residente del municipio de Chimalhuacán en el Estado de México es un fotógrafo de Street Photography con 15 años de experiencia. Aprendiz de Jesús Villaseca y Mark Powell en el FARO de Oriente, Fermín visibiliza el barrio de Chimalhuacán y las calles de la Ciudad de México a través de su mirada. 

Por Andrea Amaya/ @and_amaya

Fermín Guzmán, nacido en la Ciudad de México y residente del municipio de Chimalhuacán, Estado de México, ha hecho de las calles de su entorno, su lienzo y su pasión. Su historia en el mundo de la fotografía comenzó en 2008, cuando decidió explorar este arte a través de cursos y talleres en lugares emblemáticos como el FARO de Oriente, el FARO Tláhuac y el Centro de la Imagen. Desde entonces, ha estado comprometido con la tarea de capturar la esencia de México a través de su lente.

A lo largo de su trayectoria, Fermín ha explorado una variedad de géneros fotográficos, pero su corazón siempre ha latido más fuerte por la fotografía callejera y documental. Su cámara se ha convertido en su aliada inseparable en su búsqueda de momentos únicos y mágicos que solo se pueden encontrar en este diverso país. Desde su punto de vista, nos muestra su entorno, resaltando los detalles que a menudo pasamos por alto en la rutina diaria.

El trabajo más relevante de Fermín se centra en la street photography (fotografía callejera), y su enfoque se inclina hacia lo urbano y el barrio. Sus imágenes nos llevan a un recorrido por las ciudades del oriente de la Ciudad de México, como Chimalhuacán, Nezahualcóyotl y Texcoco. A medida que pasaba el tiempo, Fermín llegó a ver lo cotidiano y monótono en su entorno, pero gracias a su cámara, ha logrado redescubrir la riqueza visual que lo rodea. Cada día, encuentra situaciones particulares que plasman la vida en su territorio.

Además de su trabajo personal, Fermín Guzmán es un apasionado difusor de la Fotografía Callejera Mexicana. Es el fundador del grupo “La Pura Street Photography Mexicana”, que se dedica a promover esta forma de arte en México. Además, es miembro activo de “La Estrit”, un colectivo de fotógrafos callejeros mexicanos comprometidos con la captura de la autenticidad de las calles de este país.

Foto: Fermín Guzmán

¿Cómo impacta el lugar del que provienes en tus fotografías?

Chimalhuacán es un lugar muy especial. No quiero decir que sea marginal, pero la verdad es que la situación es bastante difícil. Los índices de violencia y pobreza son críticos, y hay personas que viven en la pobreza extrema. Sin embargo, también hay gente muy trabajadora que sale todos los días a ganarse el pan y a estudiar. También hay personas buenas. En realidad, esto impactó mucho en mis fotos, ya que el barrio es diferente a la ciudad. Por ejemplo, en la ciudad, ves calles bien pavimentadas y bonitas, y otro tipo de personas, como oficinistas o estudiantes.

Pero en Chimalhuacán no es así. Allí ves a la gente del barrio. Por ejemplo, cuando empecé a tomar fotos en 2008, mi profesor Jesús Villaseca nos recomendó que comenzáramos documentando nuestro propio barrio. Entonces, eso fue lo que hice. Chimalhuacán es un municipio que no tenía la mayoría de sus calles pavimentadas hace apenas unos 10 años, así que documenté todo ese cambio. Tengo muchas fotos de las calles sin pavimentar y de todo el lugar. Esto realmente tuvo un gran impacto en mí, porque no es lo mismo fotografiar la ciudad que el barrio. En el barrio, tienes que tener cuidado y aprendes mucho, especialmente cuando caminas por las calles con la cámara en la mano.

Los personajes simplemente no son iguales, ya sean de allá o de acá. Creo que eso me marcó mucho, ser de un barrio como Chimalhuacán.

Foto: Fermín Guzmán

¿Hace cuánto y por qué iniciaste en la fotografía?

Empecé en 2008; exactamente este año cumplo 15 años siendo fotógrafo de calle. He realizado fotografía documental y fotoperiodismo, pero la verdad es que lo mío es la fotografía de calle, por eso no me he involucrado completamente en otros géneros.

Comencé en el FARO de Oriente porque, bueno, antes estudiaba lingüística en la ENAH y me enteré de que en el FARO de Oriente ofrecían cursos de náhuatl impartidos por un profesor originario de Milpa Alta. Estuve yendo allí varios meses, pero cada vez que iba veía el túnel lleno de gente, jóvenes y chicas. El profesor Villaseca ponía su proyector y mesas, pero la verdad es que nunca me llamó la atención porque decía: ‘Yo vengo por mis clases de náhuatl’. Hasta que un día vi demasiada gente, más de lo habitual, y noté que estaban viendo un documental. No recuerdo el nombre, pero trataba sobre las sexoservidoras de la India. Me acerqué y me gustó mucho, la verdad. Pregunté e investigué de qué se trataba, y desde entonces empecé a tomar cursos de fotografía básica, fotoperiodismo y foto documental con el Maestro Jesús Villaseca. Fue allí mismo donde conocí a Mark Powell, quien impartía clases de fotografía digital y fotografía de calle. Ese fue el momento en que comencé mi carrera como fotógrafo.

¿Cómo descubriste esa pasión por la fotografía de calle?

Todo eso ocurrió gracias a las clases del Maestro Jesús Villaseca, quien tiene una forma de enseñar muy interesante. Él logra inspirarte y las clases son muy prácticas. Todo lo que dice también te cautiva. Él nos decía: ‘Documenten su barrio, lo que sucede en su barrio, documenten a los personajes’. Fue en 2008 cuando, precisamente, no dejé de fotografiar, continué con la fotografía callejera.

Jesús Villaseca me transmitió la pasión por la fotografía, pero un año después conocí a Mark Powell, un fotógrafo callejero con un trabajo documental muy impresionante. Fue gracias a él que empecé. Mientras que con Chucho, al documentar mi barrio, lo hacía de una manera más documental, con Mark Powell aprendí lo que es la fotografía callejera.

Por ejemplo, nos decía que la fotografía callejera es aquella que se toma en cualquier espacio público, pero deben ser fotos espontáneas, no planeadas, deben ser fotos naturales, sin ninguna pose.

A veces, cuando retrato a las personas en la calle, me gusta pedirles que posen. Los fotógrafos de calle más puristas afirman que las fotos de calle no deben ser posadas, pero yo siento que la fotografía callejera debe evolucionar, porque al final, las personas que vemos en la calle son los protagonistas, no se pueden dejar de lado solo por algo espontáneo.

¿Te inclinas por alguna temática en tus fotografías? 

Siempre me han preguntado eso, ¿cómo lo hago o qué busco? Y mi respuesta es que no hay una receta mágica para la fotografía callejera. La única receta mágica, que siempre les digo, es caminar. Porque si quieres hacer fotos en la calle estando en un solo lugar, pues no, tienes que explorar la calle, la ciudad, el barrio, ser un buen observador y fotografiar lo que te llame la atención, porque no hay otra forma.

Por ejemplo, en la fotografía documental, trabajas bajo un tema específico. Yo creo que en la fotografía callejera no trabajas en un tema especial. Puedes encontrar miles de cosas en una caminata: personajes, colores, sombras, patrones, un graffiti, algún símbolo.

Pero fíjate, siempre he dicho, y hasta ahora lo estoy viendo y lo he visto en muchos fotógrafos que son mis influencias, que eso se va dando a lo largo de los años, cuando tienes un cuerpo de trabajo grande, te das cuenta.

No sé si sea de manera subconsciente. Por ejemplo, en mi trabajo, tengo muchos aspectos religiosos, porque obviamente es en el barrio. Ahí hay muchas cruces, muchas vírgenes. Entonces, eso es muy común en mi trabajo.

 

¿Para ti quiénes son los precursores de la fotografía callejera en México?

Este es un aspecto que sigo explorando. Considero a Agustín Casasola, quien documentó las calles de la Ciudad de México en 1900, y también a Manuel Ramos, que es originario de San Luis Potosí pero vino a la ciudad entre los años 1920 y 1940, y documentó muchas partes de la Ciudad de México.

Otros fotógrafos que considero los precursores más importantes en México son Nacho López, Héctor García y Manuel Álvarez Bravo.

¿Qué buscas comunicar con tus fotografías?

Lo que busco es visibilizar el estilo de vida que existe en barrios como Chimalhuacán, porque al fin de cuentas, la fotografía en general es un documento histórico.

Me emociona ver fotografías que representan cómo era la ciudad en otras épocas, cómo se vestía la gente, qué estaban haciendo y cómo era antes. Por eso, me esfuerzo en lograr que Chimalhuacán se visibilice y quede documentado para la posteridad.

Foto: Fermín Guzmán

¿Cuál ha sido la mejor experiencia que te ha permitido vivir la fotografía? 

Esto es algo que me pasó recientemente. Como parte del séptimo aniversario del colectivo fotográfico La Estrit, decidimos realizar una exposición fotográfica callejera, colocando imágenes en las calles de Chimalhuacán.

Pegué una imagen en la avenida del Peñón, en un puente peatonal. Al lado se encuentra una base de mototaxis. Durante varias semanas, monitoreé para asegurarme de que la imagen no se despegara, hasta que un día regresé y ya no estaba. Me sentí mal, pero comprendí que ya había cumplido su función.

Tiempo después, otra integrante del colectivo encontró la foto pegada en una casa en el barrio de Tlatel Xochitenco en Chimalhuacán. La curiosidad la llevó a tocar a la puerta de la casa para preguntar por qué la fotografía estaba allí. El dueño le comentó que él era mototaxista de la base que estaba al lado del puente, y una vez llevó a su hija pequeña a la base. Fue ella quien vio la imagen y le dijo: “Mira, papá, una feria”. El señor se acercó a ver la foto y exclamó: “Aaah, es el barrio donde vivimos, pero hace muchos años”. El señor se sintió muy feliz y nostálgico al ver la foto de cómo era su barrio hace muchos años, ya que ha cambiado bastante. Por esto, decidió llevársela y pegarla en la puerta de su casa.

Esta anécdota me llenó de alegría porque ese era el propósito de aquella exposición: que la gente del barrio disfrutara de esas imágenes, personas que no pueden ir a una galería o museo por falta de tiempo, dinero o por cualquier otra razón. El señor se apropió de la foto y llevó la exposición a otro nivel.

Ese momento de esa foto ya validó mi trabajo. Para mí, la fotografía callejera tiene un concepto definido:

Para mí, la fotografía de calle es la intersección entre la antropología, la historia y la magia. La considero antropología porque documenta la interacción del ser humano en su entorno público y sus relaciones sociales. Es magia porque permite capturar momentos irrepetibles y únicos que están fuera de lo cotidiano, y es historia porque estas fotos perdurarán en el subconsciente visual de las futuras generaciones.

Esta foto es una de mis favoritas de todas las que he tomado, ya que captura un momento muy especial. Mientras la tomaba, estaba nervioso pensando: “No se vaya a caer, podría lastimarse”, pero el chico estaba disfrutando mucho en el juego mecánico. Es algo propio del realismo mágico mexicano, que te hace decir: “No lo puedo creer, ¿qué está pasando aquí?”.

Tomé la fotografía en 2011, y fue hasta 2023 que el señor la vio. Estos barrios han cambiado mucho desde entonces, y me alegró mucho que el señor reconociera su barrio. Por lo tanto, es historia debido a la interacción capturada en la imagen, donde estos personajes disfrutan del juego mecánico llamado el dragón. Quién sabe si en el futuro ese juego seguirá existiendo, y la acción del señor al llevarse la imagen le dio un nuevo significado.   

Chimalhuacán 2011, Fermín Guzmán

Cuéntame más acerca de tus proyectos fotográficos, ¿Cuáles son, cómo surgen estos proyectos? ¿Cuánto tiempo le dedicas a cada proyecto?

Soy administrador del proyecto La Pura Street Photography, surgió en el año 2017 porque tenía la ansiedad, el interés, el sentir de promover y reconocer el trabajo de otros fotógrafos de calle en México. Lo que hago actualmente es darle la cuenta de Instagram a un fotógrafo o fotógrafa de calle y ellos publican su trabajo y su visión.

Un proyecto que estoy trabajando actualmente es sobre fotografía de calle nocturna en el centro de la Ciudad de México. También he hecho proyectos de fotografía documental, tengo un trabajo sobre un centro de rehabilitación de adicciones y en ese si dure como 3 años haciéndolo, otro proyecto que tengo es un trabajo de parteras en Chimalhuacán en ese me tarde como un año en concluirlo.

En el colectivo La Estrit realizamos el primer concurso de fotografía de calle “Conexión calle”, surgió en el marco del séptimo aniversario del colectivo. Este proyecto busca promover e incentivar la foto de calle mexicana para que se vaya enriqueciendo y vaya creciendo.

Esta primera edición del concurso tuvo buena respuesta, hubo más de 100 participantes entre hombres y mujeres, los proyectos que llegaron estaban muy chidos, fue muy difícil elegir al ganador.

¿Qué consejo le darías a alguien que va iniciando en la fotografía?

Que se deje llevar por su curiosidad, por lo que le llama la atención y lo básico como te decía: La única receta para mí es caminar, tiene que caminar las calles obviamente con cuidado, hay que saber dónde meterse tampoco no jugarle al héroe como dicen, no querer impresionar a nadie, ni tratar de entrar a un núcleo o a un colectivo. Primero tiene que satisfacerse a sí mismo, explorar para conocer su voz: Háganlo como si fueran un niño o una niña, con su curiosidad.

***

Acompañe a Fermín Guzmán en una de sus tantas caminatas fotográficas en el Centro Histórico de la Ciudad de México y las siguientes imágenes son solo un poco del resultado:

 

Nacional

Violencia en Pantelhó: Las Abejas de Acteal exigen acciones urgentes al gobierno local y federal

Las Abejas de Acteal exigen al gobierno federal y local una pronta intervención para detener el derramamiento de sangre y garantizar la seguridad de la comunidad.

Marcha en el marco del Día Internacional de las Presas y los Presos Políticos

En el marco del Día Internacional de las Presas y los Presos Políticos, se llevó a cabo una marcha del Ángel de la Independencia a la SEGOB para exigir justicia.

Presentan “Hasta encontrarles. Crónica de una esperanza en Jalisco: Lulú, madre buscadora”

El colectivo de artistas independientes de la Rueda Cartonera se unieron en solidaridad con las familias buscadoras en Jalisco para editar el libro:  “Hasta encontrarles. Crónica de una esperanza en Jalisco: Lulú, madre buscadora”. 

Tu donación a Somoselmedio permite que sigamos siendo una voz en la defensa de los derechos humanos.

Cada aporte cuenta para mantener nuestra independencia y continuar nuestra misión.

Newsletter

No te pierdas

Violencia en Pantelhó: Las Abejas de Acteal exigen acciones urgentes al gobierno local y federal

Las Abejas de Acteal exigen al gobierno federal y local una pronta intervención para detener el derramamiento de sangre y garantizar la seguridad de la comunidad.

Marcha en el marco del Día Internacional de las Presas y los Presos Políticos

En el marco del Día Internacional de las Presas y los Presos Políticos, se llevó a cabo una marcha del Ángel de la Independencia a la SEGOB para exigir justicia.

Presentan “Hasta encontrarles. Crónica de una esperanza en Jalisco: Lulú, madre buscadora”

El colectivo de artistas independientes de la Rueda Cartonera se unieron en solidaridad con las familias buscadoras en Jalisco para editar el libro:  “Hasta encontrarles. Crónica de una esperanza en Jalisco: Lulú, madre buscadora”. 

“Wirikuta no se vende, se ama y se defiende”: 13 años en defensa del territorio sagrado de los Wixárikas

Después de 13 años de constante batalla, el Consejo Regional Wixárika por la Defensa de Wirikuta exige la cancelación de concesiones mineras que amenazan su tierra sagrada. 
Andrea Amaya
Andrea Amaya
Periodista y fotógrafa residente en la Ciudad de México.

Violencia en Pantelhó: Las Abejas de Acteal exigen acciones urgentes al gobierno local y federal

Las Abejas de Acteal exigen al gobierno federal y local una pronta intervención para detener el derramamiento de sangre y garantizar la seguridad de la comunidad.

Marcha en el marco del Día Internacional de las Presas y los Presos Políticos

En el marco del Día Internacional de las Presas y los Presos Políticos, se llevó a cabo una marcha del Ángel de la Independencia a la SEGOB para exigir justicia.

Llaman al Congreso de Jalisco a ampliar los plazos de la convocatoria para la elección del Consejo Ciudadano de Búsqueda

El Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (CEPAD) manifestó su preocupación frente al lanzamiento de la convocatoria para el proceso de elección del...

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here